Especiales

La beatificación de José Gregorio Hernández “es un logro que nuestro pueblo necesita”

A juicio del doctor César Rengifo, hay sanaciones milagrosas registradas en todo el mundo, que científicamente no pueden demostrarlas, “así que definitivamente hay una intervención de Dios”, sostiene.


“Definitivamente los milagros sí existen” y la próxima beatificación del doctor José Gregorio Hernández así lo demuestra. Tal afirmación la hace el también doctor César Rengifo, médico toxicólogo que hace vida en la península de Paraguaná, para quien hay curaciones que no tienen explicación desde el punto de vista científico.

“Hay muchos casos de sanaciones milagrosas documentadas a lo largo y ancho del mundo, que médicamente no hay manera de demostrarlas, así que definitivamente hay una intervención de Dios mediante algún santo que conocemos; en mi caso, yo soy católico y así lo creo”, afirmó.

Rengifo aclaró que la Medicina tiene un alcance limitado; “uno hace un diagnóstico, hay unos tratamientos establecidos, pero también hay un porcentaje alto de enfermedades que no los tienen y estos son los casos donde muchas veces vemos estas sanaciones con las cuales mucha gente que es escéptica, puede certificar que los milagros sí existen”, dijo.

“Nosotros curamos, mas no sanamos”

Por ende, sostiene que es una equivocación “endiosar” a los médicos y creer que la Medicina lo puede curar todo, porque “hay una cantidad de enfermedades que como médicos podemos diagnosticar, mas no podemos hacer nada más allá y estos son los casos cuando Dios de alguna manera se manifiesta para que haya una sanación”, reiteró.

A su juicio, “lo primero que un médico debe entender es que somos un instrumento de Dios y que nosotros curamos, mas no sanamos, quien cura es justamente la espiritualidad, uno simplemente quita un síntoma con una medicación, pero la sanación es a otro nivel, porque después no ves ningún tipo de rastro ni de secuela como resultado de su actuación; mientras que en la Medicina es todo lo contrario, muchas veces quedan efectos secundarios por el tratamiento y la operación. Por eso para mí la sanación es integral”, sostuvo.

Y tal es el caso de la niña Yaxury Solórzano, de 10 años de edad, quien en el año 2017 recibió un disparo en la cabeza cuando junto a su padre fueron asaltados en el estado Guárico y perdió masa encefálica, por lo que su salud tenía pronóstico reservado y todo indicaba que viviría con una discapacidad severa. Su madre pidió la intercesión del «Siervo de Dios» y cuatro días después de la operación, la pequeña comenzó a reaccionar favorablemente y unos 20 días estaba completamente sana.

“Un anhelo esperado”

Después de someter a consideración este último caso, en junio de este año la plenaria de cardenales celebrada en Roma, y luego el papa Francisco, finalmente aceptó como válido este milagro y aprobó su beatificación.

“La beatificación del doctor José Gregorio Hernández es un logro que nuestro pueblo necesita, además que hay mucha gente devota y es un anhelo esperado desde hace mucho tiempo”, subrayó.

El doctor Rengifo hace vida cristiana en la parroquia Cristo Rey de Judibana, municipio Los Taques y forma parte de la comisión para la beatificación del doctor José Gregorio Hernández en la Diócesis de Punto Fijo, encabezada por el obispo de Paraguaná, monseñor Carlos Alfredo Cabeza.

Aunque reconoce que su selección para integrar este comité lo tomó por sorpresa, ya que “en la casa somos devotos de la virgen de Guadalupe y tampoco me propuse para que me escogieran”, se siente agradecido porque “fueron cosas de Dios y por supuesto que acepté sin pensarlo, porque es una bendición y todo tiene un propósito”.


“La Medicina no lo puede curar todo; los médicos somos un instrumento de Dios”.


La frase:

 “Definitivamente los milagros sí existen”.

Etiquetas
Mostrar más

Anailys Vargas

Periodista y Msc. en Gerencia de RRHH. Actualmente, editora de la versión impresa y digital del diario Nuevo Día.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar