Internacionales

EE.UU.|El ganador podría no saberse hasta jueves o viernes

El aspirante republicano necesita el triunfo en Pensilvania y Arizona, por lo que se espera un camino estrecho para reelegirse como presidente. 


El voto anticipado sigue marcando la historia de estas elecciones presidenciales en Estados Unidos. Hasta ahora casi 93 millones de estadounidenses depositaron su voto, de 250 millones que están habilitados para votar.

Las cifras de participación se concentran en estados claves como Florida, que además muestra una tendencia de votantes demócratas.

Debido al aumento sin precedentes del voto por correo, el candidato que parezca liderar la contienda durante la noche de este martes puede que no termine siendo el ganador.

Florida, Carolina del Norte y Arizona, donde la votación anticipada se realiza en persona, podrían contar «más rápidamente votos que las boletas que se envían por correo», dijo Meena Bose, decana ejecutiva de políticas públicas y servicio público en la Universidad de Hofstra.

Agregó que son las papeletas de votación anticipada, lo que se está contando actualmente. «Ahí es donde todos tienen las miradas puestas», señaló.

El conteo de las boletas válidas ausentes lleva algún tiempo, sin embargo, en Pensilvania se podría esperar resultados dentro de tres días.

“Eso podría volverse crítico”, manifestó.

Carolina del Norte, por su parte, tiene nueve días para aceptar las papeletas. Esto «nuevamente afectará los números finales», indicó la experta durante una conferencia virtual en la gira electoral del Centro de Prensa Internacional de Estados Unidos.

Florida es decisiva para el demócrata Joe Biden y para el aspirante republicano a la reelección. «Donald Trump necesita el triunfo en Florida, Pensilvania y Arizona para ganar las elecciones; es un camino estrecho para que el presidente gane la reelección», alertó la profesora de Ciencias Políticas.

El estado del sol, que comenzó a contar votos hace dos semanas, podría proyectar resultados más temprano que otros estados este martes.

Según la académica, es probable que para las 11:00 pm se esperen algunos resultados preliminares, aunque también es posible que haya que esperar para ver los recuentos de votos en estados como Pensilvania y Michigan, o si hay problemas con el recuento de votos en Florida.

Sin embargo, si no está claro el resultado habría que esperar hasta el jueves o viernes. Después de Florida, Pensilvania, Michigan, Arizona y Carolina del Norte serán claves en los resultados finales.

De un total de 538 votos electorales que están en juego en los 50 estados, de los cuales Florida tiene 29, la cifra mágica para ganar la Presidencia es de 270 votos. El primer candidato que obtenga este número es el que llega a la Casa Blanca, independientemente de lo que pase con el voto popular.

Una encuesta de la Universidad Quinnipiac coloca a Biden en una posición ganadora en Florida, 47% frente a Trump con 42%, un estado que ha votado por el triunfador en las últimas seis elecciones presidenciales.

Por ejemplo: el republicano ganó en 2016, con 49% de los votos, lo que significó 1,2 puntos y 113.000 votos más que Hillary Clinton, en un estado que registró 9,4 millones de votos.

No solo la mayoría de los votantes ya decidió su voto en Florida sino que también lo emitieron. Más de nueve millones de personas han enviado boletas de voto anticipado hasta el lunes. Eso es cerca de 80% del total de los que votaron en el estado en 2016.

No cabe duda que este estado es importante, porque además de proporcionar más de 10% de los delegados necesarios para hacerse con la presidencia, en las últimas décadas se ha revelado como un estado imprescindible.

Desde 1992, ningún candidato ha alcanzado la Casa Blanca sin vencer en Florida. Y en 2000, George W. Bush derrotó a Al Gore, que había ganado el voto popular en el conjunto del país, gracias a los 537 votos de ventaja, sobre un total de casi seis millones, que obtuvo en un controvertido recuento decidido por el Tribunal Supremo.

Las elecciones en Estados Unidos se llevan toda la atención en el mundo entero, tras la incertidumbre sobre si Trump reconocerá los resultados de una posible derrota. Sus reiteradas acusaciones sobre un eventual fraude generan muchas expectativas.

Está también la juramentación de la jueza Amy Coney Barrett a la Corte Suprema, lo que inclinó la balanza de la justicia hacia el lado conservador, algo clave.

En caso de una reñida elección sería el Tribunal el encargado de decidir quién será el presidente del país más poderoso del mundo.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar