Internacionales

EE.UU.|Trump y Biden viven un agitado cierre de campaña

En un último llamado a los votantes, los dos candidatos a la presidencia de Estados Unidos intercambiaron críticas.


Es el último intento de convencer a los indecisos y de asegurar a los propios. Para Donald Trump y Joe Biden, después del lunes 2 de noviembre, no quedará más que esperar el conteo de votos, proceso que se asoma lento y discutido.

El último día de campaña es diferente para ambos candidatos, aunque ambos apuntaron a estados en disputa, que pueden ser clave para la definición de la presidencia.

Mientras Trump encabeza cinco actos finales en cuatro estados, Biden se abocó a dirigirse a Ohio para cerrar una campaña que se caracterizó por un ritmo mucho más aquietado que el de su rival y alejado de las grandes aglomeraciones de personas, una acción coherente con su discurso de precaución frente a la pandemia de COVID-19.

Al mismo tiempo, 96 millones de estadounidenses han votado de manera anticipada, un récord en la historia del país.

Una opción que ganó fuerza por las restricciones y los temores frente al coronavirus y que ya entrega cuestionamientos y amenazas de recurrir a la justicia, sobre todo del lado republicano.

Foto / Cortesía

Trump encara una maratónica jornada de actos proselitistas con amenazas legales

En Fayetteville, Carolina del Norte, el presidente Donald Trump encaró el primero de sus cinco actos planificados en cuatro estados con un discurso fiel a su estilo, alegando un panorama casi apocalíptico si triunfa Joe Biden.

«Un voto por Biden es un voto para ceder el control del gobierno a los globalistas, comunistas, socialistas, los ricos hipócritas liberales que quieren silenciarlos, censurarlos, cancelarlos y castigarlos», aseveró el mandatario.

El lunes 2 de noviembre para el presidente estadounidense también implicó viajes por Pensilvania, Wisconsin y Michigan, estados en los que ganó por estrecho margen en 2016, pero que hoy, según las encuestas, lo muestran por detrás de Biden. Su cierre será en Grand Rapids, Michigan, al igual que en 2016.

Trump quiere evitar convertirse en el primer presidente en ejercicio que no logra la reelección desde el republicano George H. W. Bush en 1992 y, para ello, ha intensificado sus cuestionamientos a la validez del voto por correo y sus amenazas de acudir a la justicia para discutir incluso decisiones de los estados.

El presidente apuntó a un recuento de votos que se extendiera más allá del martes, lo que calificó como una «cosa terrible» y sugirió que, tan pronto como se cierren las urnas, «vamos con nuestros abogados».

«No creo que sea justo que tengamos que esperar un largo período de tiempo después de las elecciones», aseguró Trump ante los periodistas.

Foto / Cortesía

Posteriormente, en un acto en Scranton, Pensilvania, el mandatario agregó que «deben tener un día, no pueden extender las fechas» para el conteo de votos porque esa es una «situación peligrosa».

En algunos estados, incluyendo los claves Pensilvania y Wisconsin, el conteo de los votos no iniciará hasta el día de las elecciones, lo que ralentiza el proceso.

También amenazó con litigios legales para detener la tabulación de las boletas que llegan después del día de las elecciones, una situación que puede darse en Pensilvania, donde las papeletas del «voto ausente» se reciben por correo en los tres días posteriores a los comicios.

La campaña de Trump también emitió un duro comunicado en el que prometió combatir lo que calificó de intentos demócratas de «subvertir los plazos estatales para recibir y contar los sufragios».

A lo largo de su campaña, el mandatario ha repetido en varias ocasiones, sin entregar pruebas, que los votos por correo son propensos al «fraude masivo», algo desestimado por muchos expertos electorales.

Biden reparte su día final entre Ohio y Pensilvania

El candidato demócrata Joe Biden intensificó sus críticas a Donald Trump en un acto en Cleveland, Ohio. El exvicepresidente calificó al mandatario de «débil» y una «desgracia» y remarcó que «mañana tenemos la oportunidad de poner fin a una presidencia que ha dividido a esta nación».

Biden ha encarado la recta final de su campaña a la ofensiva, con la mayoría de sus viajes a estados que Trump ganó en 2016 y las duras críticas a la respuesta del presidente contra la pandemia de COVID-19 en el centro de su discurso.

Foto / Cortesía

En Ohio, el postulante demócrata expresó su apoyo al doctor Anthony Fauci, principal experto en enfermedades infecciosas de Estados Unidos y asesor de la Casa Blanca en la pandemia, a menudo enfrentado públicamente con Donald Trump.

Mientras el mandatario sugirió que podría despedir a Fauci después de las elecciones, Biden arengó en Cleveland: «Elíjanme, voy a contratar al Dr. Fauci y vamos a despedir a Donald Trump».

El resto del último día de campaña tendrá a Biden, su compañera de fórmula Kamala Harris y sus cónyuges enfocados principalmente en Pensilvania, un estado que se ha vuelto vital para las esperanzas demócratas.

El aspirante a la presidencia se reunirá con integrantes de un sindicato y votantes afroamericanos cerca de Pittsburgh y cerrará la jornada con un mitin nocturno de la cantante Lady Gaga.

En un encuentro con sus seguidores en Monaca, al oeste de Pensilvania, Biden advirtió que «lo que suceda mañana determinará cómo será este país durante generaciones».

Por su parte, el expresidente Barack Obama, del quien Biden fue vicepresidente durante sus ocho años en la Casa Blanca, lideró un encuentro en Atlanta y cerrará con otro acto vespertino en Miami.

Récord de voto anticipado: más de 97 millones de estadounidenses acudieron a las urnas antes del martes

La votación anticipada continúa elevándose a niveles nunca antes vistos y, según el Proyecto de Elecciones de Estados Unidos, un récord de más de 97 millones de votos anticipados han sido emitidos, ya sea por correo o presencial.

Esta cantidad de personas equivale al 70% de la participación total de votantes en las elecciones de 2016 y representa cerca de un 40% de todos los ciudadanos habilitados para votar.

Este nivel sin precedentes de votos anticipados -alimentado por las precauciones frente al coronavirus- incluye 60 millones de boletas por correo que podrían demorar varios días en contarse en varios estados, por lo que es posible que no se declare un vencedor en las horas posteriores al cierre de las urnas el martes 3 de noviembre por la noche.

Elecciones EE.UU
Foto/ Cortesía

Ante este panorama, el presidente Donald Trump viene agitando los fantasmas de un posible fraude electoral bajo este sistema y el recelo es mayor entre los republicanos.

De hecho, un juez federal en Texas rechazó una solicitud republicana de alrededor de 127.000 votos ya emitidos en los sitios de votación por automóvil ubicados en el área de Houston, de tendencia demócrata.

Frente a este escenario de tensiones -que se ha visto replicado en el tapiado de edificios en varias ciudades, incluso en la Casa Blanca, y en incidentes como el rodeo que una caravana de seguidores de Trump ejerció contra un autobús del personal de campaña de Biden en Texas-, ocho fiscales generales de los estados de Illinois, Michigan, Minnesota, Nevada, Nuevo México, Carolina del Norte, Pensilvania y Wisconsin advirtieron que no tolerarían la intimidación de los votantes.

«La intimidación a los votantes es ilegal en todos los estados, ya sea en persona o desde un automóvil. Las personas que presencian un comportamiento preocupante deben informarlo de inmediato a las autoridades policiales», subrayó el fiscal general de Carolina del Norte, Josh Stein.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar