Internacionales

COVID-19|Europa confinada ante el aumento de contagios

Los países europeos se acercan a las restricciones de primavera e implantan confinamientos totales para frenar el aumento de casos y muertes.


Cada día más ciudadanos europeos viven bajo nuevas restricciones, prohibiciones y recomendaciones para contrarrestar una segunda ola de contagios y muertes por COVID-19 que los países intentan frenar antes de Navidad. 

El director de la oficina de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Europa, el belga Hans Kluge, admite que el continente vive una «explosión» de casos, con una tasa de mortalidad que «crece poco a poco».

En una entrevista con la agencia francesa AFP, asegura que según los datos de la OMS «vemos una explosión (…) en el sentido de que solo han sido necesarios un par de días para ver cómo la región europea registraba un incremento de más de un millón de casos».

Aunque las nuevas medidas son en general menos restrictivas que en primavera, ya que los colegios, por ejemplo, suelen mantenerse abiertos, los gobiernos comienzan a implantar, ya sea de manera nacional, regional o local, confinamientos estrictos que, salvo excepciones, obligan a quedarse en casa todo el día.

La medida más extendida, además del cierre del ocio y de los comercios no esenciales, es el toque de queda, con nuevas restricciones en los países que lideran la tasa de contagio en la segunda ola, como Bélgica y República Checa, en los que han registrado récords de casos -Austria y Hungría- o muertes -Portugal-, y en aquellos que están alcanzando sus números diarios de la primera ola, como Reino Unido, Francia e Italia.

Reino Unido

Ante unos datos al alza que dejan al Reino Unido rozando los 1,1 millones de casos y casi 48.000 muertes desde el inicio de la pandemia, el Parlamento británico ha aprobado el confinamiento de Inglaterra desde la medianoche hasta al menos el 2 de diciembre, con el apoyo tanto del gobernante Partido Conservador como del opositor Laborista. 

56 millones de habitantes deberán quedarse en casa salvo por motivos concretos (entre los que se incluye, además de ir al médico o cuidar a mayores, el ejercicio al aire libre) y durante cuatro semanas estarán cerrados establecimientos no esenciales (tiendas de ropa, gimnasios y peluquerías) y los bares que no ofrezcan comida para llevar, pero guarderías, escuelas y universidades permanecerán abiertas, al contrario que en el primer confinamiento.

Italia

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, anunció el cierre desde el viernes de las regiones de Lombardía, Piamonte, Valle de Aosta (norte) y Calabria (sur) y un toque de queda a nivel nacional a partir de las diez de la noche y hasta las cinco de la mañana, para frenar la segunda ola en un país con más de 790.000 contagios y más de 39.000 muertes desde que comenzó la pandemia.

Las nuevas medidas, que estarán en vigor hasta el 4 de diciembre y que incluyen el cierre de cines, teatros, gimnasios, museos, exposiciones y salas de conciertos, divide además Italia en tres zonas con restricciones más o menos severas en función del riesgo de contagio que presentan: rojo (elevada gravedad, con un confinamiento más restrictivo), naranja (riesgo medio-alto, cierre entre municipios) y amarillo (riesgo moderado).

Los presidentes de las regiones clasificadas «zonas rojas» han expresado su indignación por la medida, con el presidente de Lombardía, cuya capital es Milán, calificando de «bofetada para todos los lombardos» esta decisión y discutiendo los parámetros que han guiado al Ejecutivo, unas dudas que también han planteado los consejeros regionales de Calabria y el presidente de Piamonte.

Portugal

Desde el miércoles, 121 municipios que aglutinan a 7,1 millones de personas, el 70 % de la población lusa, e incluyen a Lisboa y Oporto, están bajo un confinamiento parcial que establece el «deber cívico» de quedarse en casa a menos que sea para realizar actividades esenciales.

Las escuelas, el comercio, la hostelería e incluso los centros culturales permanecen abiertos.

Portugal registró en la última jornada un máximo diario de positivos (casi 7.500) y 59 muertes, mientras el presidente Marcelo Rebelo de Sousa mantiene reuniones con los partidos y agentes sociales para conocer sus posiciones sobre un nuevo estado de emergencia, el nivel de alerta máximo en el país.

Aunque las restricciones no serían tan estrictas como en primavera, la declaración del estado de emergencia otorgaría cobertura legal al Gobierno luso para avanzar con más medidas, una petición del primer ministro, el socialista António Costa.

Grecia

Tras registrar ayer su peor jornada desde el inicio de la pandemia, con 2.600 contagios en un día -alcanzando un total de 47.000-, Grecia se prepara para adoptar más medidas a partir de hoy.

Especialmente preocupante es la situación en el norte, con la segunda ciudad del país, Sálonica, en un confinamiento casi total que además de prohibir la salida de la provincia, incluye el cierre de los comercios, restaurantes, la enseñanza secundaria, la cultura y el deporte.

Solamente algunos de estos cierres también se han implantado en Atenas, aunque el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, se plantea medidas más restrictivas en la capital ante el posible colapso de la sanidad. En todo el país rige además un toque de queda desde la medianoche hasta las cinco de la mañana. 

Austria

Con máximos de contagios diarios y un sistema hospitalario al borde de su capacidad, Austria impuso el martes un nuevo confinamiento parcial que incluye el cierre de las actividades de ocio, incluidos bares y restaurantes, y un toque de queda entre las ocho de la tarde y las seis de la mañana. Museos, teatros, cines y piscinas están cerrados y se han anulado los tradicionales mercados de Navidad, las bodas y los cumpleaños.

Bélgica

Las autoridades hablan de «confinamiento», pero de momento no hay limitaciones a la movilidad durante el día en el país de Europa con mayor incidencia del virus (1.775 nuevos casos por 100.000 habitantes).

En cambio, el 19 de octubre entró en vigor un toque de queda desde la medianoche hasta las cinco de la mañana, aunque su inicio se adelanta en Bruselas a las diez de la noche.

Desde el lunes, todos los comercios no esenciales están cerrados y el teletrabajo se ha convertido en la norma. Tras meses de incremento constante de las infecciones, este miércoles registró una reducción de los nuevos contagios y de los ingresos hospitalarios.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar