Especiales

38% de las muertes nacionales son por diabetes

El especialista en Endocrinología general e infantil doctor Alex Nasillo explicó que para prevenir la diabetes hay que desarrollar estilos de vida saludables.


El número actual de personas con diabetes en el mundo se ha triplicado en los últimos 20 años “y ese número se estima que se duplicará en los próximos 25 años”.

Así lo afirmó el director de la Unidad de Prevención de Enfermedades Metabólicas de la Clínica de Endocrinología y Nutrición Doctor Eduardo Pena en Vigo, España, doctor Alex Nasillo, con más de 30 años de experiencia profesional, académica y científica.



Alex Nasillo: “La tecnología desarrollada actualmente tiene un alto impacto innovador que favorece el manejo más preciso de los pacientes con diabetes”.
           

Diabetes y COVID-19

Aunado a esta realidad, el paciente diabético está propenso a contraer el coronavirus y, si adicionalmente es obeso, su cuadro clínico es mucho más complicado. El expresidente de la Policlínica de Especialidades, con sede en Punto Fijo, destacó que estudios recientes han demostrado que la obesidad es el factor predictor más potente de riesgo de mortalidad por COVID-19 antes de los 50 años de edad (Obesity, 2020) y el segundo predictor después de los 65 años (Pretrilli, C. M. Medrxib, 2020).

“Al igual que la diabetes, la asociación entre ambas enfermedades es altamente peligrosa (diabesidad), lo que favorece la prevalencia de una alta tasa de complicaciones y de mortalidad, ya que tanto la diabetes como la obesidad pueden presentar uno o varios de los siguientes factores predisponentes: inflamatorios (citoquinas), químicos (hiperglucemia, hipercoagulación), mecánicos (función pulmonar disminuida), inmunológicos (activación de receptores para la COVID-19), hormonales (deficiencia de vitamina D), cambios de la composición corporal (pérdida de masa muscular o sarcopenia), trastornos de la coagulación, entre otros”, expuso.

Ante esta realidad, el doctor Nasillo recomienda reforzar las medidas generales de prevención de la COVID-19, como: el lavado de manos; el uso de mascarilla; no tocarse con las manos los ojos, nariz y boca; asegurar una buena ventilación en el ambiente; evitar grandes aforos; realizar autoconfinamiento o aislamiento según el caso; consultar oportunamente al médico; y evitar contactos con personas sintomáticas o enfermas, entre otras.

Tecnología aplicada a la diabetes

Adicionalmente, destaca el uso de la tecnología en tiempos de pandemia para mantener el control de estos pacientes, como: los nuevosinfusores continuos de insulina (conocidos también como bombas de insulina o páncreas artificial); los monitores continuos de glucosa (mcg) que vienen a complementar y sustituir a los conocidos glucómetros convencionales que miden la glucosa mediante un pinchazo en la yema de los dedos; las nuevas plumas inteligentes (smart insulin pens), diseñadas para hacer más precisa la inyección de insulina subcutánea; el desarrollo de aplicaciones (apps) para facilitar las tareas de autocontrol o gestión de la diabetes como social diabetes, diabetes a la carta o diabetes menú; o el uso de EZSCANR, un software desarrollado en Francia y utilizado en más de 19 países por pacientes con prediabetes, que presentan una alteración temprana de la conducción de las fibras sudoríparas que inervan la palma de las manos y plantas de los pies.

Si bien no está al alcance de todos como debería ser, en definitiva la tecnología aplicada a la diabetes ha llegado para quedarse. No solamente se está aplicando al uso de nuevos equipos, sino a la investigación de nuevos fármacos, los cuales nos ayudan no a controlar la glucosa y también a disminuir el riesgo eminente de padecer enfermedades cardiovasculares y renales asociadas, incrementando la protección vascular y permitiendo que el paciente consiga un mejor control y tratamiento de su glucemia y un disfrute de una vida con menos complicaciones, menos atada a su padecimiento, más longeva y con una mejor calidad física y mental”, destacó.

Pero al final, la mejor manera de prevenir la diabetes o controlarla es mediante hábitos de estilo de vida saludable para evitar la obesidad y sus enfermedades relacionadas.

“Es imprescindible optimizar la nutrición, realizar ejercicio físico y evitar el sedentarismo; combatir la obesidad; controlar la glucemia alta y tensión arterial elevada (cuando están presentes); corregir estados de insuficiencia o deficiencia de vitamina D); evitar hábitos tóxicos (cigarrillo, alcohol) y la automedicación, entre otras”, exhortó.


ALERTA: Caso Venezuela

El porcentaje de personas en riesgo de diabetes en el país escaló de 22% a 39,8% (más de 8 millones de venezolanos).

Las cifras se duplican y esto es un indicador muy alto de enfermedad. Se calcula que un 38% de las defunciones en el ámbito nacional se debe a la diabetes o sus complicaciones.




Cifras: Este es el número estimado de adultos con diabetes y su proyección.
Etiquetas
Mostrar más

Anailys Vargas

Periodista y Msc. en Gerencia de RRHH. Actualmente, editora de la versión impresa y digital del diario Nuevo Día.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar