Especiales

Que tu boca no se entere

El diabético al tener su sistema inmunológico comprometido va a ser más propenso a infecciones, siendo la cavidad bucal uno de los lugares del organismo con más bacterias.


La diabetes reduce la resistencia a las infecciones y ralentizar los procesos de curación.

Por consiguiente afecta la salud bucal, causando enfermedades como: enfermedad de las encías, parece ser más frecuente y más grave en las personas con diabetes;  infecciones por hongos, debido a que la diabetes afecta al sistema inmune; infección y retraso en la curación, si se va a someter a una cirugía bucal de envergadura, el dentista deberá recetar antibióticos para minimizar el riesgo de infección.

Mantener los valores de glicemia o glucosa elevados va a producir alteraciones en todo nuestro organismo. La molécula de glucosa libre en exceso en el torrente sanguíneo produce daño a nivel de la microcirculación (vasos sanguíneos más pequeños) y terminaciones nerviosas que nutren e inervan los tejidos. Por eso hay afectación de la visión, de los riñones y también de los tejidos bucales incluyendo dientes y tejidos de soporte (encías y huesos).

 ¿Cómo afecta la diabetes la salud bucal?

En el paciente diabético no compensado se observan cambios clínicos en las características de la encía, tornándose más friable (frágil) cambios de coloración,  y cambios en la respuesta a la injuria, como la cicatrización tardía.

Es más propenso a la gingivitis y periodontitis, también a la caries dental, explicó la odontóloga Mirian Saúl, quien agregó que puede ocurrir además la aparición de abscesos dentoalveolares agudizados difíciles de tratar, ya que es un paciente con sistema inmunológico comprometido.

También en pacientes no compensados se reduce la sensibilidad dental, “lo que muchas veces enmascara caries profundas”.

Cuando el paciente no tiene por hábito asistir a consulta con el odontólogo, puede asistir de manera tardía, ya con muerte o necrosis pulpar (muerte del nervio dental), con procesos infecciosos  instalados, alertó Saúl, quien ocupa el cargo de secretaria de la junta directiva del Club de Leones Coro, 2020-2021.

De las infecciones fúngicas, por hongos como candidiasis, Saúl advierte que los pacientes más propensos son lo portadores de prótesis dental.

El diabético presenta a veces xerostomia o boca seca, por disminución de la producción de saliva. A esto se suma la alteración del Ph de la saliva.

A su vez tales síntomas favorecen la aparición de caries y enfermedades de los tejidos blandos de la cavidad bucal.

Si eres diabético ¿por qué es importante el cuidado dental?

El diabético al tener su sistema inmunológico comprometido va a ser más propenso a infecciones, siendo la cavidad bucal uno de los lugares del organismo con más bacterias.

La placa bacteriana y cálculo o sarro dental son acúmulos de bacterias que pueden viajar a través de nuestro torrente sanguíneo y alojarse en tejidos distantes  generando infecciones en pacientes diabéticos con valores elevados. Las bacterias en nuestra boca están asociadas a enfermedades cardiovasculares y a la diabetes como tal.

La presencia de restos radiculares (raíces, dientes fracturados) y caries profundas en pacientes diabéticos generan abscesos dentoalveolares que al agudizarse causan grandes edemas e inclusive fístulas extraorales, que pueden ameritar hospitalización.

La presencia de prótesis dentales mal adaptadas genera mayores problemas en estos pacientes. Es necesario tener una buena salud bucal en el paciente diabético para evitar complicaciones sistémicas.

Estos pacientes pueden realizarse todo tipo de tratamiento odontológico, siempre y cuando estén compensados: con glicemias por debajo de por lo menos 150 mg/dl.

Cuando ameriten tratamiento más invasivos (exodoncia) o que generen sagrado, como la limpieza dental, debe ser cubierto con una medicación antibiótica profiláctica, y seguir todas las indicaciones post procedimiento esto garantiza la salud del paciente y el éxito del tratamiento, instruyó la doctora Saúl.

Guía para tener una boca sana

1.- Buena higiene bucal, esto incluye

  • Cepillado dental: debe realizarse por lo menos dos o tres veces al día, con una técnica correcta, un buen cepillo dental que debe cambiarse cada tres o cuatro meses, para que sea efectivo, una buena pasta dental con flúor.
  • Uso diario de hilo dental: por lo menos una vez al día.
  • Uso de enjuague bucal: según las indicaciones del odontólogo basado en las necesidades de cada paciente.
  • Visitar al odontólogo: el número de visitas al año también varía según las necesidades del paciente, se debe ir por lo menos una o dos veces al año.
  • Tener una alimentación balanceada: que incluya todos los grupos alimentarios, para fortalecer y mantener sanos, tejidos blandos y duros

2.- En el paciente diabético es fundamental: además de las anteriores,  mantener niveles adecuados de glicemia, para no comprometer su salud general y bucal, siguiendo todas las recomendaciones médicas.

3. No fumar: ya que en el paciente diabético empeora el riesgo de enfermedad de la encía.

Señal de muerte del nervio dental

  •  Disminuye la respuesta al frío

Tip de prevención

  • Mantener el control médico y odontológico, con niveles controlados de glucosa y una buena higiene bucal.



MIRIAN SAÚL, ODONTÓLOGO: “Es necesario tener una buena salud bucal en el paciente diabético para evitar complicaciones sistémicas”.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar