Opinión

Rivales literarios

Quienes son estos caballeros: Góngora, cordobés nacido en 1561, de familia bien relacionada.: Quevedo, madrileño, nacido en 1580 en hogar de alcurnia.


Entendemos por Barroco, el movimiento que insurge en el siglo XVI, a manera de crítica, contra el  clasicismo del siglo anterior con una proposición estética diferente que, en el barroco español y, en especial la poesía se manifiesta en dos tendencias muy marcadas que dieron origen a dos escuelas literarias distintas: el conceptismo y el culteranismo.

Es aquí cuando se nos presentan los epígonos de estos dos movimientos, que no son otros que Luis de Góngora y Francisco de Quevedo, poetas de alto vuelo, representantes prominentes en este período de la poesía española que, por lo demás, no llegaron a conciliar en ningún momento, desde el punto de vista personal.

A vuelo de pájaro veremos quienes son estos caballeros: Góngora, cordobés nacido en 1561, de familia bien relacionada. Su vida transcurrió con obligaciones de carácter religioso, que a veces no desempeñó a cabalidad, pues le llamaba más la atención la vida de mozo enamoradizo, los toros, las tertulias y las comedias; esta situación la aprovechó para viajar por diferentes ciudades de España, hasta aterrizar de nuevo en Córdoba, donde falleció en 1627.

En la esquina opuesta: Quevedo, madrileño, nacido en 1580 en hogar de alcurnia y abolengo quien va a tener una vida azarosa, motivada a sus relaciones con la Corte: unas veces excelente y otras caía en desgracia, que le ocasionaron carcelazos y destierros, amén de que era pendenciero y duelista. Por esto no es de extrañar que al hombre más culto de su tiempo《 filósofo y teólogo, escriturario y humanista, historiador y político, novelista, dramaturgo y poeta 》, un libelo ultrajante, lo califique de《 maestro de errores, doctor en desvergüenza, licenciado en bufonería, bachiller en necedades, catedrático de vicios y protodiablo entre los hombres 》¿Qué tal? Sería porque derrochaba en chistes indecentes su capacidad literaria, aparte de dedicarse a la intriga política y al amor por las prostitutas y, por si fuera poco, incorporó al idioma la jerga de maleantes y palabras impronunciable del vocabulario. ¿Sería una proyección de su cojera y su miopía, por lo que fue muchas veces objeto de burla?

Ciertamente, bastaron 65 años, murió en 1645, para que este hombre dejara imperecedera huella en su paso por este mundo donde se encontró con un formidable rival.

Literariamente el equilibrio clásico entre forma y contenido, es roto por estas dos figuras.

Quevedo se caracteriza porque rompe el equilibrio haciendo privar el contenido sobre la forma o expresión, es decir, procesa las ideas y los conceptos. Por eso es más intelectual que sensorial; lo conciso en vez de lo desmesurado y  donde la agudeza, el ingenio, el humorismo y la sátira son el correlato lógico de un hombre como Quevedo. (Conceptismo).

Góngora, por el contrario, mantiene un refinamiento de la forma y, aun cuando los temas son sencillos, pecan de ornamento excesivo, cargado de metáforas y voces cultas que le dan cierta incomprensión y oscuridad, amén de neologismos, temas greco-latinos y un uso exagerado del hipérbaton. (Culteranismo),

En donde sí se nota la diferencia es en el plano personal pues, llegan a tener graves enfrentamientos. De Góngora se dice que era un hombre de un genio de los mil demonios, era violento, muy irritable y《era riguroso para el ataque verbal alevoso》, hombre de pocas pulgas y pocos amigos. ¡Imagínense!, toparse con un chocarrero como Quevedo, hombre de carácter festivo, jocoso, burlón y sarcástico debía  terminar en un alejamiento entre estos dos personajes.

Lope de Vega que pretendió terciar en este choque de trenes, tampoco era bien visto por Góngora.

Nota bene: en nuestramerica algo similar paso con dos《nobelistas》, algún parecido es pura coincidencia.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar