Especiales

Ciclovías, esenciales para una cultura doble rueda

Aunque en Venezuela ha aumentado el uso de la bicicleta como medio de transporte para solucionar los problemas de movilidad y mejorar la calidad de vida, en la mayoría de los estados no existe un programa que promueva su uso y circulación de manera organizada.


La bicicleta es uno de los medios de transporte más antiguos de la historia; su primera versión remonta al año 1839 —aunque hay indicios de que surgió mucho antes— y con el pasar del tiempo ha ido evolucionando en forma y tamaño hasta los modelos que existen hoy en día.

Pese a su antigüedad, en el mundo fue rápidamente desplazada por otros sistemas de transporte mucho más rápidos como la motocicleta y el automóvil, los principales causantes hoy en día de la congestión del tráfico, la contaminación del aire y de las emisiones de gases que provocan el cambio climático.

Foto/ Edgar Gómez

Conscientes de esta situación, varios países como Dinamarca, Holanda, Alemania, Bélgica, Estados Unidos, México, Brasil y Colombia vienen fomentado desde hace algunos años la cultura de la bicicleta como un medio de transporte limpio y para mejorar, además, la movilidad urbana, desarrollando para ello una infraestructura que facilite su uso.

En el año 2018, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ubicó a Holanda como la nación con mayor tasa de movilidad en bicicleta del mundo y en el caso de Latinoamérica, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) menciona a Bogotá (Colombia) y Rosario (Argentina) como las ciudades con mayor cantidad de infraestructura para bicicletas con el 5,0 y 5,3%, respectivamente.

La pandemia y la bicicleta

Con la llegada de la pandemia del coronavirus y la medida de cuarentena implementada para controlar la propagación del virus, el uso de la bicicleta en estos y muchos otros países tomó mayor fuerza. Tal es el caso de República Dominicana, específicamente en Santo Domingo, donde el pasado 3 de junio se instaló la primera ciclovía; mientras que en la Ciudad de México están adecuando 66 kilómetros en importantes avenidas y en Gran Bretaña otorgan bonos de 65 dólares para reparar bicicletas; dan clases para aprender a usarlas; construyen miles de kilómetros de ciclovías y crean estacionamientos.

En otros países como Estados Unidos, Inglaterra y Alemania, las ventas de bicicletas han aumentado hasta en un 700%, en comparación con el año pasado.

Caso Venezuela

Venezuela también se ha sumado a esta tendencia mundial y a pesar de que en el país prevalece un clima soleado, no hay una cultura sobre su uso como medio de transporte eficiente ni ciclovías en la mayoría de los estados, la circulación de una mayor cantidad de bicicletas en las vías es evidente, esto como paliativo también a la crisis que se presentó con la gasolina.

En este sentido, hoy es común ver rodando en diferentes ciudades del país no solo al ciclista que usa la bicicleta por deporte; sino al trabajador que necesita movilizarse para poder cumplir con su deber; al ciudadano común que debe comprar alimentos y medicinas para su hogar; y a quienes descubrieron en esta práctica del pedaleo una excelente oportunidad para cuidar su salud, mantenerse en forma y distraerse.

ALTA DEMANDA: Debido al protagonismo que ha tomado la bicicleta en la mayor parte del país, hoy más que nunca urge la necesidad de la demarcación de ciclovías.

A propósito, organismos como la OMS y el BID fomentan el uso de la bicicleta como medio de transporte urbano, por lo que recomiendan a los gobiernos locales normar su uso de manera que la movilidad en las ciudades sea más organizada, se cree una cultura doble rueda, pero además se resguarde la integridad de los ciclistas.

Además, el BID destina recursos a planes, programas y proyectos inmersos en los Objetivos del Desarrollo Sostenible, donde la bicicleta ha retomado espacios.

Base legal

Pese a esta realidad y a que en el artículo 84 de la Ley de Transporte Terrestre, publicada en la Gaceta Oficial Nº 38.985, se establece que en Venezuela “las autoridades administrativas competentes implementarán los sistemas de tránsito peatonal y de vehículos, tipo bicicleta o cualquier otro de tracción a sangre, a fin de garantizar su circulación y prioridades de paso por las vías públicas y demás zonas especialmente acondicionadas para ello (…)”, son muy pocos los estados del país donde existe una regulación para promover el uso de bicicletas, a excepción de algunas ciudades principales y el Distrito Capital, donde desde septiembre del año 2013 hay algunas ciclovías, siendo inaugurada la primera de ellas en el municipio Libertador y Maracaibo, estado Zulia, donde el pasado 12 de octubre el bulevar 5 de Julio fue convertido en una ciclovía por la alcaldía a través de un decreto.

Realidad en Paraguaná

En el caso del estado Falcón, específicamente de la península de Paraguaná, donde el “boom” de la bicicleta como medio de transporte no se ha quedado atrás, tampoco existe aún la infraestructura ni una normativa legal que promueva su uso y vele por la seguridad vial de los ciclistas.

Los presidentes de los tres concejos municipales de Carirubana, Los Taques y Falcón son conscientes de esta realidad, pero coincidieron en que hasta la fecha, debido a las limitaciones por la pandemia, aún no tienen nada adelantado en la materia sin descartar que próximamente este sea un tema de discusión.

Nunca es tarde para promover una vida urbana armoniosa mediante políticas de transporte que incluyan a la bicicleta como un bien de primera necesidad e impulsen su uso de manera organizada mediante un plan nacional de producción y distribución encaminado a mejorar la movilidad y la salud de todos.


¿Qué implica una cultura doble rueda?

-Respeto y buen trato entre ciclistas, peatones y conductores;

-Mantenimiento de vías, con una adecuada capa asfáltica y el bacheo de calles;

-Demarcación de ciclovías;

-Parqueaderos de bicicletas en los locales, centros comerciales, instituciones públicas, universidades, centros educativos e iglesias;

-Estructuras o lugares seguros para estacionarlas;

-Colocar cámaras de seguridad y/o vigilantes para evitar su robo y en caso de que esto ocurra, poder ubicarlas con mayor facilidad;

-Señalización de rutas de bicicletas;

-Pólizas de seguro contra accidentes para ciclistas;

-Políticas crediticias para adquirir bicicletas con la tasa más baja de interés; etc.


La ciclovía es una infraestructura pública que se demarca en las ciudades para la circulación exclusiva de bicicletas.


El dato:

Las ciudades con mayor número de viajes en bicicleta reportados por día (611.472) son Bogotá y Santiago de Chile, con 510.569; mientras que Montevideo (Uruguay) registra un 40% de viajes en bicicleta realizados por mujeres (el porcentaje más alto).

Etiquetas
Mostrar más

Anailys Vargas

Periodista y Msc. en Gerencia de RRHH. Actualmente, editora de la versión impresa y digital del diario Nuevo Día.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar