Ciencia

Demuestran eficacia de plasma de convalecientes ante el COVID-19

El estudio destacó que el uso de plasma de quienes superaron el Covid-19 logra disminuir el impacto del coronavirus.


Científicos argentinos demostraron que el uso de plasma de personas que superaron la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19) en mayores de 65 años, con no más de tres días desde el inicio de los síntomas, logra reducir el impacto de la enfermedad en ese sector de la población.

Expertos de la Fundación Infant presentaron en conferencia de prensa los resultados del estudio «Uso Temprano de Plasma Convaleciente en Adultos Mayores con COVID-19», el cual determinó que la administración de plasma de convaleciente dentro de las primeras 72 horas alcanzó una eficacia del 61 por ciento en evitar la enfermedad grave.

«Esto cambia el foco de a quiénes administrarles plasma. Es una intervención para esa población que estará disponible mucho antes de la llegada de una vacuna para COVID-19 en el país», dijo Fernando Polack, científico principal de la investigación, en el evento realizado en el estadio Antonio Liberti, del Club Atlético River Plate, al norte de Buenos Aires.

El estudio demandó seis meses de labores, con una inversión de 180.000 dólares.

El científico resaltó que la investigación «tiene la característica central de administrar el plasma en los primeros días de infección. Nosotros siempre pensamos el plasma como administración temprana».

El estudio abordó la utilidad terapéutica del suero de plasma rico en anticuerpos contra el virus SARS-CoV-2 en 160 pacientes adultos mayores con y sin otras afecciones para reducir el impacto de la enfermedad.

«En marzo empezamos a pensar esto. Se generó una lista de voluntarios para que donaran plasma, se eligió a los que tenían más anticuerpos y se les extrajo», dijo el infectólogo.

Respecto de los receptores, el especialista explicó que el procedimiento iniciaba cuando un grupo avisaba que estaba teniendo los primeros síntomas de COVID-19, entonces «se los visitaba en sus casas y se los hisopaba».

«Los positivos eran llevados a hospitales. La mitad recibía placebo y la mitad plasma. Se monitoreaban durante 15 días, hasta ser dados de alta. Se los visitaba diariamente en sus casas para ver los resultados», puntualizó.

El estudio fue «doble ciego», por lo que ni médicos ni pacientes sabían cuál de las dos opciones se le había administrado a quién.

«El plasma funciona si el donante tiene los anticuerpos suficientes. Funciona cuando es administrado antes de las 72 horas. Funciona para pacientes leves, no graves. Hay un tiempo donde se puede administrar y, si no, es demasiado tarde», remarcó Polack.

El científico dijo que el plasma de convalecientes «funciona en los mayores de 65 años con comorbilidades y en mayores de 75 años en general, que además configuran la población que más lo necesita. Transforma la COVID-19 en un mal catarro (inflamación viral de las membranas mucosas del aparato respiratorio, especialmente de garganta y nariz) e impide que devenga en una neumonía que requiere oxígeno».

El plasma sanguíneo es el suero o porción líquida que queda después de removerse glóbulos rojos, plaquetas y otros componentes celulares de la sangre. El plasma de convalecientes se destaca por transportar además los anticuerpos generados en una persona durante la afección.

Argentina registró su primer caso de la enfermedad el 3 de marzo pasado y confirmó hasta el miércoles 1.273.356 positivos y 34.531 decesos.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar