Opinión

Comunicando valores| Los jóvenes y el miedo al compromiso

Los jóvenes son entusiastas, protagonistas, creativos, entre otros, por eso la Biblia suele decir que ellos son para Dios.


El primer grupo apostólico al que pertenecí dentro de la Iglesia Católica lleva por nombre JER (Juventud Eucarística Reparadora) y gracias a este movimiento tuve la oportunidad de ir a varias convivencias, retiros y encuentros a nivel regional y nacional.

Recuerdo aquel año que tuvimos la oportunidad de visitar Mérida y fui seleccionado en esta actividad para realizar un conversatorio sobre el compromiso de los laicos; para eso, preparé una lámina de papel bond donde dibujé a un hombre temblando de miedo y al fondo del mismo un templo, y fue así como inicié mi intervención.

Los jóvenes son entusiastas, protagonistas, creativos, entre otros, por eso la Biblia suele decir que ellos son para Dios y para los hombres “divinos tesoros” a pesar de estas virtudes, muchos temen al compromiso dentro y fuera de la Iglesia.

Es normal esto, a mi modo de ver pues sentir ese miedo es humano, pero cuando vemos la responsabilidad como un servicio, aquello que puede ser un obstáculo se puede desvanecer porque estamos siguiendo con amor los pasos de Jesús quien nos animó a seguir adelante, y a quien no le importó que lo llamaran loco, y murió en una cruz por todos nosotros.

Aquí quiero resaltar unas palabras que dijo San Juan Pablo II el día que inició su Pontificado en el año 1978 al decir “No tengan miedo”.

Este temor no puede habitar en el corazón de todo aquel que quiere trabajar por el Reino del Señor.

Yo siempre he dicho que, si el Doctor José Gregorio Hernández le hubiera dado importancia al miedo, no habría predicado la Palabra de Dios a todos los enfermos que visitaba, igual ejemplo lo tiene la Madre María de San José, pues si hubiera tenido miedo no fundaría tantos hospitales a nivel
nacional y, menos aún, crear la congregación de las hermanas Agustinas Recoletas del Sagrado Corazón de Jesús.

Son muchas las experiencias de hombres y mujeres que forman y formaron parte de nuestra Iglesia Católica, que nos han demostrado que vale la pena ser fuertes, optimistas y valientes. Ellos se dejaron envolver por esta cita bíblica de Pablo: “… confíen en Dios, que nos proporciona todo generosamente para que gocemos de ello” ( 1 Timoteo 6, 17).

Los hombres y mujeres que participan en los diferentes movimientos apostólicos de la Iglesia tienen un gran compromiso con el Señor, ellos tienen la responsabilidad de extender el Reino de Dios en todos los ambientes (la familia, el trabajo, la universidad, con los amigos, vecinos, entre otros), es allí donde tenemos que hablar del evangelio.

Al respecto, Nicolás Rueda (1986, p. 13) en su libro: El compromiso de los Laicos, nos dice: “Ser valiente siempre es un gran signo humano y lleva a una mayor responsabilidad, elementos esenciales del compromiso, cualquier cobardía de la responsabilidad significa limitar, marcar distancias al compromiso aceptado y adquirido”.

Amigos laicos, dejemos a lado el miedo, piensa en todos aquellos, que, por tener miedo al compromiso, no vamos hacer nuestro trabajo apostólico, llenémonos de valor y confianza en Cristo Jesús, Él, es nuestro auxilio y escudo.

Tú, que formas parte de los diferentes grupos apostólicos que nos regala la Iglesia Católica, tienen un compromiso, no con el coordinador del movimiento, ni con el Párroco, sino con Dios que te ha llamado con tus carencias y virtudes para que juntos como comunidad eclesial puedan seguir extendiendo el Reino de Dios nuestro Padre.

Les invito también a que imiten a María, quien fue una mujer fuerte, valerosa, llena de confianza y de amor a Dios que llegó a decir: “Yo soy la servidora del Señor, hágase en mí lo que has dicho” ( Lc 1, 38).

Etiquetas
Mostrar más

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar