Especiales

Ayudar a los niños alegra el corazón

Michel Moreno, Edith Guanipa y Roraima Bracho tienen una meta clara: continuar entregando alimentos a los niños el año que viene y aumentar su capacidad de atención.


Desde hace aproximadamente dos meses, Michel Moreno, Edith Guanipa y Roraima Bracho vienen realizando una labor hermosa: llevarle alimento a niños que presentan condición de desnutrición en la península de Paraguaná.

“Nosotras nos enfocamos en ellos, porque la cantidad de niños con desnutrición es increíble; desearíamos poder ayudarlos todos los días, pero aunque sea un domingo que uno se acueste con la imagen de haberles causado una sonrisa y la satisfacción de que al menos les garantizamos una de las tres comidas de ese día, ya es ganancia”, explicó Moreno.

Reveló que la iniciativa surgió un domingo a las siete de la noche, cuando acostada con su hija y esposo viendo televisión, notó que tenía en su WhatsApp a muchas mujeres emprendedoras que quizás podrían ayudarla para preparar unas arepas con queso y llevárselas a los niños.

“Me atreví a crear un grupo para pedirles ayuda a 40 de ellas y dijeron que sí, así que el lunes fui a buscar las harinas, a comprar el queso y el hielo, ya que otra muchacha me donó dos sobres de Nestea y yo tenía los vasos en mi casa. En total salieron 80 arepas y jugos, y me fui el siguiente domingo a repartirlas junto a mi niña en El Taparo, municipio Carirubana, donde entregué 40 y el resto, a los niños del sector La Salineta de Las Piedras, también en el municipio Carirubana, donde en una oportunidad fui con mi esposo y la necesidad es hasta peor”, relató.

De inmediato, Guanipa y Bracho manifestaron su deseo de unirse a esta noble causa.

Iniciativa: Michel Moreno, abogada de profesión, junto a Edith Guanipa y Roraima Bracho, están juntas en esta causa que surgió hace aproximadamente dos meses.

A juicio de Moreno, la colaboración de Edith y su mamá es lo más importante porque son las manos que preparan las arepas; mientras que la participación de Roraima es fundamental tanto para la logística como para promocionar esta labor mediante las redes sociales y así lograr más donativos. 

“Dios multiplica”

“Michel nos presentó la iniciativa y enseguida le agarramos cariño; nos llevó las harinas y las mortadelas que habían quedado para unas 60 arepas, pero salieron 80 y nosotras felices, se sintió un aura tan bonita, la magia de Dios, así que al otro día nos fuimos a hacer la repartición en El Taparo y luego a La Salineta, donde los niños lloraban por más; les prometimos que regresaríamos y desde esa misma semana nos activamos por el WhatsApp y el Instagram para llegar a un mayor número de personas que nos colaboraran con esta causa”, puntualizó Bracho.

Ya van por la quinta entrega y de 80 arepas pasaron a distribuir 200 con la ayuda de esos ángeles —como los llama Moreno— que han aparecido con sus diferentes donativos. “La tercera la hicimos en El Hato, municipio Falcón, donde hubo tres casas afectadas por las lluvias. Roraima consiguió unos súper ángeles que hicieron un donativo importante para entregar 40 bolsas de comida seca, más de 200 arepas, 200 jugos y chupis”, recursos que de acuerdo con Bracho consiguen “a granel, de dólar en dólar, una harina, medio kilo, lo que puedan ofrecernos; también hay muchos amigos de Chile y Perú que nos han enviado su colaboración y con eso hemos comprado los jugos. Dios es el que nos ha abierto todos los caminos”, subrayó.

Ayudar a los niños alegra el corazón
Foto/ Cortesía

La acción social de estas tres mujeres cerrará este año con una entrega de arepas y juguetes el domingo 20 de diciembre en el sector La Salineta, donde “Dios mediante esperamos llevar más de 100 juguetes y cotillones, porque allí hay aproximadamente 120 niños, la mayoría de ellos desnutridos, descalzos y con problemas en la piel”, acotó Roraima Bracho.

Pero su intención es continuar el año que viene y aumentar su capacidad de atención. Adicionalmente, tienen el deseo de acondicionar un lugar para recibir a los niños. “Mi mamá siempre dice que ‘Dios multiplica’ y es cuestión de organizarse, ya que cada una tiene sus ocupaciones, pero sí se puede. Además, sabemos que no somos las únicas personas que estamos haciendo una labor social, así que tratamos de ir a lugares donde quizás otros no han llegado o la ayuda no es constante, para que no haya ese choque tampoco y así entre todos podamos ayudar a más personas necesitadas”, recalcó Edith Guanipa.

Más que agradecimiento, a cambio de esta entrega desinteresada lo que ellas solo piden es el favor de orar por ellas para que las sigan apoyando y poder continuar con las entregas, “ya que muchos quieren pero pocos pueden o muchos pueden pero no quieren y con la oración se les ablanda el corazón”, exhortó Molina.


Intégrate

Quienes deseen sumarse y conocer más detalles sobre esta causa, pueden hacerle seguimiento en Instagram @roraimabracho o a través de los números de teléfono y WhatsApp: (0424) 620 07 70 / (0414) 682 69 57.


La frase

Mi mamá siempre dice que ‘Dios multiplica’ y es cuestión de organizarse, ya que cada una tiene sus ocupaciones, pero sí se puede. Edith Guanipa.


Acción

La acción social de estas tres mujeres cerrará este año con la entrega de arepas y juguetes este domingo en el sector La Salineta.

Etiquetas
Mostrar más

Anailys Vargas

Periodista y Msc. en Gerencia de RRHH. Actualmente, editora de la versión impresa y digital del diario Nuevo Día.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar