Tendencias

Prácticas y Sabrosas| Receta fácil de albóndigas

Hay algunas cosas que debes conocer para llegar a la receta más fácil y deliciosa.


Una de las comidas más deliciosas, versátiles, sencillas y fáciles de preparar
son las albóndigas. ¡Esas deliciosas bolitas de carne van perfectas en un
sándwich, con pasta o simplemente con una ensalada! Pero quizás no eres muy asiduo a la cocina, así que te enseñaremos cómo prepararlas fácilmente.

Lo primero será equipar correctamente tu cocina y aquí te enseñan modelos de ollas, sartenes, robots y baterías de cocina que te podrían servir.

Posteriormente, hay algunas cosas que debes conocer y que te iremos enseñando paso a paso a lo largo de este artículo hasta llegar a la receta más fácil y deliciosa que podrás usar para preparar tus albóndigas.

¿Con qué carnes puedo hacer albóndigas?

Lo cierto es que encontrarás todo tipo de albóndigas en el mundo, desde carne de res, que es la más común, hasta albóndigas de cerdo y de venado. 

No existe un parámetro a la hora de hacer tus bolitas de carne, solo necesitas combinar muy bien los sabores, las texturas y asegurarte de darle buenos tiempos de cocción de acuerdo a su naturaleza.

En este sentido, te diremos cuáles son los cortes de carne más apropiados para hacer una buena albóndiga de acuerdo a sus diferentes tipos:

 Res: la carne de res es más gruesa y dura, por lo que lo más recomendable
es hacer las albóndigas con corte ganso o pulpa negra. En este punto hay
la combinación perfecta entre grasas y carne para generar un sabor
excelente.

 Ternera: la ternera es res también, pero en este caso, como se trata de
reses jóvenes, su carne es mucho más tierna, ligera y con poca grasa. En
este sentido, el mejor corte para hacer albóndigas es la falda o la paleta.

 Pollo: las albóndigas de pollo deben ser poco grasas, por lo que deberás
retirarle toda la piel y moler la pechuga. De allí se obtendrá la mayor
cantidad de carne con un sabor delicioso.

 Cerdo: la espaldilla es perfecta para hacer unas buenas albóndigas con
mucho sabor y una textura inigualable. Lo que debes hacer es cocinarlas
más tiempo de lo que normalmente cocinarías unas de res, ya que el calor
debe eliminar las bacterias propias del cerdo.

Aquí te hemos hablado de los cortes y tipos de carne más comunes, sin embargo, si quieres algo un poco más exótico, puedes preguntar en tu carnicería favorita qué tipo de carne sirve para moler y da buena consistencia para tus albóndigas.

Cómo moler perfectamente la carne para las albóndigas

Si bien es muy probable que puedas comprar la carne molida en tu carnicería favorita, un excelente secreto de chef es que entre más fresca esté la carne para tus albóndigas, mejor será su sabor.

Cuando la carne entra en contacto con las cuchillas, no deja de estar fresca inmediatamente, pero sus componentes pierden la frescura mucho más rápido.

Por eso, si quieres una verdadera carne fresca y deliciosa, debes molerla justo antes de hacer tus albóndigas. Así que aquí te dejaremos algunos tips:

Qué hacer

 Cortar la carne en trozos medianos y pequeños.
 Retirar cualquier tipo de cartílagos y componentes duros que puedan
permanecer en la carne.
 Usar el triturador, procesador de alimentos o incluso la licuadora en
velocidad máxima hasta alcanzar la textura deseada.
 Añade los trozos en porciones, para que la carne se muela de manera
uniforme y no queden pedazos enteros.
 Si tu herramienta se traba, apágala inmediatamente, toma un tenedor y
saca el pedazo de carne que está generando la obstrucción.
 Añadir condimentos que le den sabor a tus albóndigas, como cebolla, ajo,
ajíes, pimentones y otros condimentos.

Qué no hacer

 Intentar moler pedazos de grasa gruesos, huesos, cartílagos y otros.
 Ponerle agua a la preparación. La idea de la molienda casera es conservar
la textura de la carne, si añades agua perderás la consistencia necesaria.

Receta fácil de albóndigas en salsa

Ya que sabes lo necesario, ¡es hora de comenzar a cocinar!
Para las albóndigas
 1 kg de tu carne favorita.
 2 chorizos ahumados o un trozo de chuleta ahumada.
 2 huevos.
 100 gr de harina de trigo.
 Condimentos al gusto.

Para la salsa
 1 tomate.
 250 ml de pasta de tomate.
 1 cebolla.
 1 pimentón.
 1 ají dulce o picante.
 Condimentos al gusto.
 200 ml de agua.

Instrucciones:

  1. Muele la carne colócala en un bol.
  2. Añade al bol los 2 huevos y los condimentos a tu gusto (sal, pimienta, ajo
    en polvo, orégano y lo que te desees).
  3. Si la preparación es muy blanda y no tiene consistencia firme, añade la
    harina hasta que tenga la consistencia suficiente para poder hacerles la
    forma. Si quieres que estén crujientes, puedes añadirles también miga de
    pan.
  4. Forma bolitas entre 2 a 3 cm y fríelas con poco aceite en un sartén hasta
    que estén doradas.
  5. En la licuadora mezcla el tomate, la pasta de tomate, la cebolla, el
    pimentón, el ají, el agua y los condimentos.
  6. Cuando las albóndigas estén doradas, añade al sartén la salsa de
    tomate y tapa la preparación, dejándola cocinar entre 15 y 20 minutos.
    Cuando la salsa esté de un color rojo intenso, pruébala y pon más
    condimentos si lo consideras necesario. De lo contrario ya tendrás unas deliciosas albóndigas listas para comer.
Etiquetas
Mostrar más

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar