Sucesos

Hambre y enfermedades, letales en prisiones de Falcón

Este 2020 hubo más presos muertos por desnutrición, tuberculosis y otras complicaciones de salud, que por hechos violentos.


Un total de ocho reclusos murieron en el 2020 en la Comunidad Penitenciaria por desnutrición, tuberculosis y otros problemas de salud, en tanto que en el retén de Polifalcón en Coro, mataron a un preso por diferencias en la repartición de un kilo de espagueti, evidenciando que las dificultades que atraviesan los venezolanos son peores intramuros

En cuanto a los reclusos muertos en la Comunidad Penitenciaria, la lista incluye a Antonio Morillo, de 43 años, producto de tuberculosis; Marcial López Quiñonez, de 66 años, por desnutrición e insuficiencia renal; Euro Benavides León, de 62 años, por desnutrición; el británico Joseph Luke Royer, de 73 años, por problemas de hipertensión; José Garrido Molleda, de 29 años, por amebiasis y desnutrición; Elvis Ventura Túnez Bravo, de 37 años, por cirrosis hepática; el colombiano Oscar Stell Romero Palomino, de 33 años, por tuberculosis, y Deivis Segundo García Ramírez, de 35 años, de hambre, desequilibrio producto de una hipoproteinemia y desnutrición aguda severa.

En la Comunidad Penitenciaria de Coro se registraron ocho muertes por hambre y complicaciones de salud, dos homicidios y una presunta muerte accidental. Foto: Carlos García

Homicidios penitenciarios

En cuanto a homicidios en los recintos penitenciarios, hubo cuatro, tres en el curso de riña y uno apaleado en el caso de José Antonio Polanco Díaz, de 31 años, en la Comunidad Penitenciaria.

Tras resultar chuceados en riñas murieron Robinson Alberto Argueta, de 38 años, en el retén de Polifalcón en Coro, pelea surgida por la repartición de un kilo de espagueti; Jhon Michel Petit, de 23 años, en el Centro de Coordinación Policial 2 del municipio Carirubana y Didiel Darío Trejo Salazar, de 23 años, en la Comunidad Penitenciaria de Coro.

Se registró una muerte presuntamente por accidente, la de Ronny Ramón Garcés Seferén, de 38 años, quien sufrió un severo traumatismo craneal que se atribuyó a una caída durante un ataque de epilepsia, aunque fuentes extraoficiales refirieron que la herida habría sido por golpe con objeto contundente.

De 16 fugados cinco terminaron muertos

Respecto a presos o reclusos fugados, se cuantificaron 16, de los cuales cinco terminaron muertos, abatidos en presuntos enfrentamientos. El 3 de enero se fugó del Cicpc Tucacas y fue ultimado el preso Carlos Alonso González Morillo; el 26 de abril se fugaron por un boquete tres presos del retén de Polifalcón y los mismos fueron ultimados en presunto enfrentamiento por Polifalcón en las ruinas de un burdel ubicado en la variante Norte; mientras que el 17 de agosto fue ultimado en Coro José Alexander Medina Castellanos, de 19 años, quien se había fugado del retén de menores donde seguía cumpliendo condena por homicidio.

El primero de marzo se registró la fuga de seis presos del retén de la Policía Nacional Bolivariana de El Tocuyo de la Costa, siendo la de mayor cantidad de evadidos en un mismo hecho, aunque todos fueron recapturados. 

Cerca de una decena de requisas se efectuaron durante el año en los retenes, la mayoría de Polifalcón. Foto: Cortesía

En mayo y durante una semana se registró una huelga general de presos. La iniciaron los de Tocuyo de la Costa, PNB y se sumaron los de Polifalcón en el resto de CCP, PNB y Cicpc durante la cual los presos denunciaban  retardo procesal, pedían asistencia médica y libertad bajo régimen de confianza.

Como consecuencia de esta protesta y en lo que respecta a los meses siguientes, representantes del Tribunal Supremo de Justicia y Ministerio Público, llevaron a cabo ornadas de abordaje judicial, así como asistencia médica  de los presos, procediendo en algunos casos a otorgar libertades bajo régimen de confianza y según correspondía por penas cumplidas.

Chuzos, celulares y droga siguen entrando a los retes

En lo que respecta a requisas, hubo cerca de 10 tanto en los retenes de Polifalcón de Coro como de Punto Fijo, donde se incautó armas blancas, celulares, cargadores, drogas, pipas para fumar droga, balanzas, hasta divisas.  En el CCP-2 se detectó que entre presos y un policía había componenda para pasar armas y objetos ilícitos al recinto.

Durante el año  se efectuaron jornadas de alimentación en algunos recintos, entrega de artículos de aseo personal, incluso recientemente de artículos deportivos como fue el caso del Centro de Coordinación de Punto Fijo donde se organizó para los presos, un torneo de baloncesto.

En general el clima en los recintos penitenciarios y centros de detención preventiva del estado Falcón es de hambre, desnutrición, enfermedades, retardo procesal y “pranatos” instaurados.

Etiquetas
Mostrar más

Gerardo Morón Sánchez

Periodista falconiano, a cargo de la fuente de sucesos, policial y judicial, también información general. Becario de la FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra".

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar