Opinión

¿Cómo queremos este nuevo año? Reflexionemos lo vivido

Nada es más importante para el ser humano que demostrar a través del cuidado y el comportamiento lo que tenemos en el corazón.


Cada fin de año muchos comienzan a reflexionar sobre todo lo ocurrido durante todo su transcurso, de hecho hacemos cartas al Niño Jesús pidiendo que el próximo año sea mucho mejor que este; efectivamente es así.

Entonces empezamos a pasar facturas afectivas a quienes no fueron como nosotros queríamos, no solo a nuestros amigos, parejas, sino también hermanos, padres y hasta nuestros hijos.

Cada acontecimiento es en sí mismo, un único momento para dar gracias a Dios porque cada uno significa una prueba del amor de Dios; no por el hecho de saberlo sino por el hecho de vivirlo.

Durante este año hemos publicado variados escritos que han sido de gran reflexión, entre los cuales menciono “Educar para la felicidad” en él, preguntaba: ¿la felicidad es posible en esta vida?, pues la respuesta es SI; nada debe ser más importante para nosotros que nuestra propia vida, el amor propio nos da la verdadera felicidad.

¿Cómo podemos amar a otros sino partimos de nuestra propia experiencia?, ¿De qué sirve poner en manos de otros nuestra felicidad si cuando falta ese ser querido creemos que lo hemos perdido todo?.

Debemos hacernos estas preguntas y responderlas de inmediato para poder caminar con la verdad perseverando en el camino de Dios.

También otro escrito fue “Comunicación en familia Vs Envejecer en familia”, en el reflexionamos sobre el hecho que en la familia todos necesitamos de todos, el padre del hijo para envejecer, el hijo del padre para aprender, el abuelo del nieto para nietecer (envejecer con los nietos – Luis B. Prieto F), el abuelo del nieto para volar, el hermano del hermano para compartir, y mi familia de tu familia para caminar.

Igualmente publicamos otro titulado “Vivimos más si compartimos más” en este hacíamos hincapié en la necesidad de actuar con caridad en todo momento, que seamos oportunos en la palabra, que dejemos pasar el juicio hacia el otro.

Nada es más importante para el ser humano que demostrar a través del cuidado y el comportamiento lo que tenemos en el corazón.

Del mismo modo publicamos otro que llamamos “El ánimo de envejecer animado”, en este escrito, señalamos que cada uno es responsable de lo que sale de su boca, bien dice la biblia: “no daña lo que entra por nuestra boca, sino lo que sale de ella”, seguro lo que entra por nuestra boca llega a nuestro cuerpo y sale de él pronto.

Pero lo que sale de nuestra boca puede construir y hasta destruirnos o destruir a otros, porque es la exteriorización del pensamiento y por ende lo que está en nuestro corazón, en todo momento debemos como cristianos “vivificar el alma y el cuerpo” es decir infundir vigor al viviente; porque mortificar es dar muerte al cuerpo.

Otro escrito fue el de “Saber perdonar es saber amar”, en este señalamos que la muerte de un ser querido, la lejanía de un familiar, la ida de un hijo son entre otras cosas parte importante de las experiencias que van sumándose a nuestra vida y que nos sirven para madurar y preparar una vejez acompañada libre de culpas y deudas de amor.

Hoy es el momento de saber perdonar para saber amar, saldemos las deudas que tenemos con nuestros padres, hijos, hermanos, amigos que tenemos a nuestro alrededor, y también aquellos que aunque ya no están con nosotros han significado mucho en nuestra vida.

Parece que nos pasamos la vida buscando culpables de lo que nos sucede, tenemos en realidad muchas deudas afectivas.

En nuestras manos está poder saldar estas deudas, dejemos a un lado el orgullo, la soberbia, el miedo, seguro que el otro está esperando por ti, no esperemos reconciliarnos en la lápida fría de un campo santo.

Por todo esto amigo lector tengo unos consejos que decidí compartir contigo para este nuevo año: riamos más, esto nos hace más jóvenes; caminemos más, esto nos hace más vigorosos; leamos más, esto nos ayuda retrasar el envejecimiento mental; compartamos más, esto nos ayuda a fortalecer las relaciones con la familia y los amigos.

Seamos más felices, ser feliz considero es una decisión; hagamos planes, eso nos ayuda a mantenernos activos; ayudemos más, esto nos fortalece en la fe; cuidemos lo que decimos, esto puede destruir o construir a  los demás; perdonemos más, esto nos hace más cercanos a Dios, saldemos las deudas afectivas, esto nos lleva a la paz emocional; démonos un cariñito, esto nos hace reconocer que somos importantes para nosotros mismos.

La decisión está en tus manos, eres la única persona que puede hacerte feliz.

Dios bendiga nuestros hogares.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar