Falcón

Presbítero Johnny Pelayo: «Pongámonos en manos del único Dios»

La liturgia correspondiente al segundo domingo de Navidad, es una de las más teológicas, en la que Juan el evangelista enuncia el misterio trinitario y la encarnación del verbo.


En la parroquia La Resurrección del Señor de Bella Vista, el presbítero Johnny Pelayo celebró la santa eucaristía dominical, acatando las normas y protocolo de bioseguridad, contra el COVID-19.

En su homilía explicó la particular relevancia del evangelio de San Juan en el que se reúnen dos ideas fundamentales de la fe y la dogmática cristiana; la preexistencia de Jesucristo desde la creación, y la encarnación verdadera el verbo.

Expresó que Jesús es verdadero Dios “no creado”, que se hizo humano por la encarnación,  por lo tanto es de la naturaleza de Dios Padre y de la misma naturaleza carnal del hombre.

Expresó que la liturgia enfoca o explica el origen o naturaleza de Dios; el evangelista expresa “ en el principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba con Dios, desde el comienzo estaba con Dios; todo lo hizo Dios por medio de ella”.

Foto / Nuevo Día

Esto indica que la Palabra era Dios, y existe desde el principio; la palabra se hizo carne a través del hijo y habitó entre los humanos. Comentó además que por el misterio de la Santísima Trinidad, el padre y el hijo fueron creadas en el inicio de los tiempos.

Ese Dios que existe desde el comienzo, sigue llamando a las personas, para que les reconozcan como el único Dios, que no hay otro que lo pueda superar ni sustituir.

Foto / Nuevo Día

El sacerdote exhortó a los creyentes que se pongan en las manos de Dios que todo lo puede, el Dios de lo imposible.

Hoy la Iglesia clama y reconoce que Dios está desde el principio, se encarnó, vivió entre nosotros, y sigue demostrando que estará entre nosotros hasta el fin.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar