EconomíaFalcón

El Gobierno debe garantizar bienestar para los trabajadores

El salario mínimo es de 800.000 bolívares mensuales y el kilo de harina de maíz, arroz o azúcar sobre pasa el millón de bolívares.


De acuerdo con el economista Douglas Jatem es necesario levantar la producción nacional, recuperar la confianza de los inversionistas y que los comerciantes puedan tomar decisiones propias dentro de sus empresas, las cuales les permitan generar ganancias para beneficiar a los trabajadores con un salario digno y acorde a la realidad económica que vive el país.

El especialista en economía, resaltó que, todos los países deben proporcionar a cada ciudadano la oportunidad al trabajo y al bienestar, sin embargo, lamentó que esto no sucede en Venezuela porque desde hace varios años la actividad productiva cayó drásticamente y se volvió insuficiente para satisfacer la demanda impidiendo el desarrollo económico de la nación.

Esperanzas: la clase obrera añora un salario justo y acorde a la realidad económica del país.

Jatem refirió que, el Estado venezolano vive una difícil situación donde la demanda es mayor que la oferta, asimismo explicó que, en la economía de todo país debe haber la capacidad de producir lo que se consume.

“Si no existe este proceso difícilmente pueda existir un crecimiento económico que permita un salario digno para mejorar la calidad de vida de los trabajadores”, argumentó.

Posibilidad y oportunidad económica

Para el economista es importante restablecer el equilibrio económico para alcanzar la posibilidad y la oportunidad de que los empleados devenguen de un salario suficiente para cubrir sus necesidades.

“No se trata de que el Gobierno le regale nada a los trabajadores sino que les brinde la oportunidad al trabajo con un salario merecedor de los esfuerzos”, expuso.

Señaló que, el Ejecutivo debe buscar estrategias y posibilidades que permitan a los productores, las empresas y los comerciantes adquirir lo que necesitan para producir, distribuir y vender, ya que esto quizás le dé “un respiro” a la economía, agregó que las empresas necesitan libertar para tomar decisiones propias, pero “el Gobierno se entromete en las decisiones y allí se tranca el serrucho”, acotó Douglas Jatem.

Jatem: “Las empresas necesitan vender para poder contratar empleados y cancelar el salario a los que ya tienen, pero sin producción nacional y la constante inflación jamás se podrá alcanzar el salario digno”.

A su modo de ver, el país necesita que los trabajadores tengan ingresos justos, pero a las empresas les urgen tener los insumos para producir y confianza a la hora de invertir, ya que regular los precios de algunos productos sin pensar en lo que invirtieron los productores genera desconfianza en el sector y dejan de producir, situación que genera la masa de desempleo que hoy existe en Venezuela.

Políticas económicas equivocada

Jatem, con muchos años de experiencia económica, asegura que el Gobierno del presidente Nicolás Maduro acude a políticas económicas equivocadas, como ocurre en cualquier país calificado como socialista.

“El Ejecutivo toma actitudes que no dejan nada bueno para el país, en especial para la clase obrera que devenga un salario de 800.000 bolívares al mes y un paquete de harina cuesta el doble”, puntualizó.   

Indicó que, aun cuando los comerciantes pagan bonos a sus empleados a parte del sueldo mínimo, no es suficiente para cubrir las necesidades básicas.

“ciertamente algunos empleadores toman esa iniciativa, pero no es justo porque no deben depender de un bono, sino de un salario que compense su esfuerzo y dedicación a una empresa”, expresó el economista.

Jatem, aseveró que, en Venezuela hace falta una economía que funcione en condiciones de mercado: oferta y demanda para recuperar el aparato económico del país.  

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar