Emprendimiento

Emparaguaná: Ejemplo de unión y constancia

Emparaguaná es un emprendimiento familiar y ejemplar de unidad, trabajo y constancia que demuestra que en tiempos de dificultades se puede avanzar.


La situación económica que atraviesa el país ha servido para que muchas familias se reinventen de acuerdo a sus necesidades para ajustarse a las condiciones de vida del país y seguir adelante, dando lo mejor de ellos en función del desarrollo del país.

Tal es el caso de la familia Martínez Mackense quienes vendían empanadas en una cantina escolar en Punto Fijo para el sustento de su hogar y con la desaparición del dinero en efectivo la situación les “apretó” y tuvieron que reinventarse.

La familia integrada por Mariú Mackense y Pedro Martínez decidieron continuar con el negocio un 2 de febrero del 2018, pero en esta oportunidad en un pequeño espacio en la casa de su mamá  de él, con tres mesas en la calle Acueducto del sector Caja de Agua del municipio Carirubana.

La constancia, entrega y disciplina los llevó a ampliar su negocio que lleva por nombre Emparaguaná. Adecuaron el garaje de la casa, así como también aumentaron el personal de trabajo ante la demanda y receptividad de las comidas que ofrecen.

En el pequeño espacio “Emparaguaná” comenzó con cuatro empleados y actualmente suman 14. Un equipo de trabajo liderado por Mariú y Pedro, y sus hijas Eleamar, Elianyelis y Eleannys, así como las hermanas, sobrinos y abuelos.

Mariú y Pedro definen su espacio comercial como un negocio familiar el cual ha sido una bendición al general empleo para la familia y vecinos allegados, ofreciendo empanadas de diversos sabores, almuerzos y sopas, las cuales se han convertido en las favoritas de la ciudad.

Constancia y disciplina

Para la familia Martínez Mackense la situación económica que atraviesa el país y la pandemia han sido motivos para ellos salir adelante en tiempos de crisis. “No hay que tener miedo para emprender. Con sacrificio, esfuerzo y responsabilidad, todo es posible”, asegura Pedro Martínez.

Para Pedro, el apoyo de la familia ha sido fundamental para salir adelante y “para salir a trabajar fuerte en otro país, me quedo en Venezuela trabajando por el desarrollo de mi región”,  diferenció.

En el contexto del tercer aniversario de “Emparaguaná” inauguraran un negocio rodante el cual adecuan actualmente para ponerlo en funcionamiento en diferentes municipios y particularmente en las zonas costeras de la Península donde los visitantes tengan la oportunidad de escoger variedad y calidad.

Asimismo,  en el sector Puerta Maravén trabajan en la construcción de un local que también funcionará como sede de “Emparaguaná”. Son dos proyectos que a pesar de las dificultades que atraviesa el país,  han ido avanzando con constancia y dedicación.

Con el slogan de trabajar para la ciudadanía y por Venezuela, Pedro y Mariú se han convertido en unos empresarios ejemplares que en tiempos de crisis han logrado avanzar de manera unida y en equipo.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar