FalcónGenerales

Padre Carlucho: La vida se nos va en un abrir y cerrar de ojos

El párroco Carlos Luis Arellanes Reyes nacido el 15 de junio de 1970, murió este 14 de enero en Coro, a la edad de 50 años, víctima del COVID-19.


El padre Carlucho, como era conocido en la iglesia Santo Niño Jesús, en la hermandad Emaus  y otras parroquias, fue un siervo de Dios, presto a la caridad, amador del prójimo y consciente de que en la vida, hoy estamos y mañana no.

«La vida se nos va en un abrir y cerrar de ojos, por lo tanto debemos aprovechar el tiempo para estar en constante preparación, darle a los demás de aquello que nos da el Señor, para que su paz y su bondad se manifiesten en nosotros, expresó en el 2018 en una entrevista.

“A veces creemos que nunca nos vamos a morir, pero es algo seguro y para lo cual no se hace cola ni hay que madrugar» Foto Luymar Mota/Archivo

Para el párroco era necesario aprovechar el tiempo, pero también cuidar el modo de vivir en tanto también, la forma de actuar.

“Solemos apegarnos a lo material, pero al morir nada nos llevamos, ni siquiera una buena urna”, reflexionó el prelado durante aquella homilía en la iglesia Santo Niño Jesús, en la Ampíes.

Aprovechar el tiempo

“A veces creemos que nunca nos vamos a morir, pero es algo seguro y para lo cual no se hace cola ni hay que madrugar. Hay que vivir, amar a nuestros seres queridos, abrazarlos, tocarlos y compartir con ellos el tiempo de vida que nos regala Dios. Si abrazas a tu hijo, a tu hermano, a un familiar, estás haciendo perdurar en el tiempo y de generación en generación ese gesto de afecto. Creyendo en Dios, veremos al mundo de otra manera y nada nos robará la alegría, la paz, la felicidad y el ser optimistas, que es lo que nos caracteriza como cristianos”

El párroco Carlos Luis Arellanes, murió este 14 de enero en Coro, víctima del COVID-19.
Foto Luymar Mota/Archivo

“Tenemos que revisar nuestras vidas, procurar ser cada día mejores, no perder la fe ni la esperanza, mucho menos la alegría y el gozo que caracteriza a los cristianos. Debemos prepararnos para la venida de nuestro señor Jesucristo, vivir según los mandamientos que nos harán merecedores de la vida eterna», expreso aquella vez.

¡Descansa en paz Carlucho!

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar