Efemérides

Hoy se cumplen 110 Años del Nacimiento de J. M. Cruxent

“Hay que afrontar las muchas consecuencias de la verdad”. “Lo inimaginable es por ley inconcebible.” J. M. Cruxent


Una definición de diccionario nos dice que exploración es la “acción y efecto de reconocer, examinar o registrar una cosa o un lugar” y que explorar es “reconocer o averiguar con diligencia una cosa.”

José María Félix y Francisco de Paula Cruxent Roure (Sarrià, Barcelona, España, 1911 – Santa Ana de Coro, Ancestral Curiana de los Caquetíos, Venezuela, 2005) fue el nombre con el que lo bautizaron sus padres; llegó a Venezuela en 1939, exiliado de la Guerra Civil Española (1936-1939), en la que combatió en las filas republicanas en el Frente de Teruel. J. M. Cruxent —como firmaba sus obras científicas y artísticas—ha sido por antonomasia y excelencia el explorador moderno de Venezuela.

La exploró en la geografía y en el tiempo, en la memoria encriptada en los objetos y en la memoria viva de los pueblos.

Marcel Roche nos ofrece una estampa definitiva de Cruxent: “En los años
cuarenta llegó pobre. Sin relaciones, sin diplomas universitarios. En 1976, es considerado en el mundo como uno de los máximos expertos en arqueología americana y un gran maestro en su campo. Esto lo obtuvo por medio de su talento innato –yo diría casi su genio–, su voluntad de triunfar, su afán de estudio y su devoción a la investigación…; en sus expediciones ha podido vivir en las peores condiciones por largo tiempo sin inmutarse. Tiene a la vez un candor y una agudeza que lo hacen enormemente atractivo. Como todo hombre original, con un dejo de genio, es polémico, pero su honestidad intelectual es absoluta y muchas veces comprobada. Por ello, y a pesar de ser en gran parte autodidacta, ha podido realizar una carrera brillante en las ciencias de la arqueología y la antropología.”

Cruxent es ampliamente considerado como el fundador de los estudios científicos sistemáticos de la Arqueología en Venezuela. Autor de obras capitales como Arqueología Cronológica de Venezuela (1958-59), Arqueología Venezolana (1963), Arte Prehispánico de Venezuela (1971), An El Jobo Mastodon Kill at Taima-Taima, Venezuela (Science, 1978), Notas Cerámología (1980), Loza Popular Falconiana (1988).

La obra escrita por Cruxent supera ampliamente los doscientos títulos, ya fuese en revistas internacionales especializadas, artículos en revistas científicas nacionales, escritos y entrevistas de divulgación de la ciencia
en la prensa nacional y regional. Alfredo Boulton le llamó “trota patria, trota bosque, trota ríos y trota selva”, queriendo así caracterizar su natural andariego.

J.M. Cruxent
Foto/ Cortesía

J. M. Cruxent está en las raíces fundacionales de numerosas instituciones
científicas y académicas en Venezuela y en América.

En 1953, fue uno de los
fundadores de la Escuela de Sociología y Antropología de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

Fundador y profesor de la Cátedra de Arqueología en la Escuela de Sociología y Antropología de la UCV, en las asignaturas de Introducción a la Arqueología y Arqueología de Venezuela, cargos docentes que desempeñó hasta 1960.

En 1959, por iniciativa de Marcel Roche, funda el Departamento de Antropología del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC).

En 1981, funda el Museo de Cerámica Histórica y Loza Popular de la Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda (UNEFM), en Santa Ana de Coro, y, conjuntamente con varios colegas nacionales y extranjeros, experimentados trabajadores de campo y discípulos, funda el Centro de Investigaciones Antropológicas, Arqueológicas y Paleontológicas (CIAAP), que habría de ser, en términos institucionales, su canto de cisne.

Seguimos una filosofía a la que hemos llamado “cruxentiana”, en términos de una renovación en el seno del pensamiento anarquista, se trata de hacer de la ciencia una herramienta para el cambio social, una ciencia con rostro humano, socialmente solidaria. En alguna ocasión, la Dra. Jacqueline Clarac de Briceño llamó a Cruxent, “el maestro humanista, el arqueólogo amigo” y Pedro Pablo

Linárez le llamó “el arqueólogo proletario”. Cruxent decía de sí mismo que “era un obrero de la ciencia”.

J. M. Cruxent tiene dos nacimientos. El nacimiento biológico en España el 16 de enero de 1911. El nacimiento intelectual en Venezuela que se gesta entre 1939 y 1958, desde su primera publicación hasta cuando publica, en coautoría con Irving Rouse, arqueólogo de la Universidad de Yale, Arqueología Cronológica de Venezuela. Obra capital, clásico de la literatura científica nacional, que no ha sido igualada y menos aún superada hasta el presente.

Siendo un joven estudiante de Historia en la Universidad de Los Andes, alguna vez tuve ocasión de dedicarle un sencillo homenaje en un efímero periódico estudiantil del que muy contados ejemplares sobreviven, sea esta la ocasión, cuando recordamos su Vida y su Obra (así, con mayúsculas) en los 110 años de su nacimiento un 16 de Enero de 1911, en otro mundo tan distinto al nuestro, para citar aquellas páginas:

“La vida y la obra de José María Cruxent Roure transcurren armoniosas, sin disonancias, por un mismo cauce de equilibrio, reflexión, sencillez y refinamiento. Su actitud vital y su postura artística se hermanan en un todo, que no es sino el resultado intencionado de una labor profunda, cuyo fruto ha sido una obra genuina, libertaria. La vivencia ancestral y la modernidad son dos luces que en Cruxent unen sus fulgores para dar nacimiento a una constelación de obras compuestas con la minuciosidad de un orfebre y la pasión de un aeda.”

Etiquetas
Mostrar más

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar