Especiales

La pandemia, una oportunidad para repensar la educación

Según el pedagogo Julián De Zubiría Samper, a pesar del costo emocional que representa el encierro, la pandemia impulsará profundos cambios pedagógicos.


En medio del desconcierto y la falta de un sistema de enseñanza a distancia generalizado, niños y jóvenes latinoamericanos enfrentan un rezago educativo causado por la pandemia.

Pero a pesar de los retos, algunos expertos ven en la crisis una oportunidad para dejar atrás métodos tradicionales y construir una educación más igualitaria impulsada por la tecnología.

Muchas instituciones de educación se encuentran en una encrucijada frente al cuidado y la educación de los niños y jóvenes cuando se abran nuevamente los colegios.

Por un lado, necesitan ingresos económicos para seguir funcionando, pero por el otro tienen la inmensa responsabilidad de cuidar la salud de todos sus alumnos y no pueden controlar en su totalidad los protocolos que siguen los estudiantes en sus casas para evitar contagiarse. Además, tienen que adaptarse a la tecnología.

Pero el mayor problema que va a dejar esta cuarentena en los estudiantes de América Latina es que “va a haber rezago educativo para todos”, explicó Marcelo Cabrol, gerente del sector social del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Y cuando habla de “todos” se refiere tanto a los niños y jóvenes que tienen recursos económicos y han podido atravesar esta pandemia en su casa con buena tecnología y padres que los ayudan, como a aquellos que no han gozado de estas oportunidades.

“Todos los gobiernos están preocupados por los chicos que van a volver a la escuela y van a saber menos de lo que deberían saber y qué van a hacer con ellos”, aseguró Cabrol.

Por lo pronto, la alternativa que están contemplando muchas instituciones es diseñar cursos adicionales para ayudar a los estudiantes a llenar los vacíos que dejaron la cuarentena y en muchos casos la improvisada educación virtual.

Un replanteamiento

Pero los analistas también miran más largo el plazo, allí donde podrían darse grandes cambios en la educación. Cabrol explicó que uno de los cambios que dejará la pandemia en el sistema educativo de América Latina es que será necesario revisar el concepto de la tecnología en la educación.

Durante muchos años se pensó que era un complemento, que era solo un elemento más de la educación, pero esta visión está hoy revaluada, con un papel cada vez más protagónico de la tecnología en la enseñanza.

Y esto trae consigo otro cambio, la forma en la que enseñan los maestros y en la que aprenden los estudiantes. Julián De Zubiría Samper, pedagogo y director del Instituto Alberto Merani en Colombia y quien fue asesor de reformas educativas en Ecuador y República Dominicana, sostiene que se puede prever un impulso sensible a los procesos de transformación pedagógica.

“La escuela volverá a preguntas esenciales sobre su sentido y finalidad. En conjunto, se puede prever una aguda crisis de los modelos tradicionales centrados en la rutina y la mecanización, así como un impulso a modelos que favorezcan el desarrollo de competencias fundamentales para convivir, pensar y comunicarse con los demás”, matizó De Zubiría Samper.

La tecnología, un desafío para evitar una mayor inequidad

Por otro lado, es de esperarse que en el futuro la educación sea híbrida, una combinación entre clases presenciales y virtuales. Esto comenzará a suceder desde ya, porque el distanciamiento físico y la prevención de contagio seguirán siendo una prioridad.

El problema es que en América Latina, de acuerdo con datos del BID, solo el 30% de los hogares vulnerables tiene acceso a un computador para hacer tareas de la escuela, mientras que entre las poblaciones con recursos lo tiene el 90% de los estudiantes.

Hecho que según De Zubiría aumentará la brecha social entre lo más favorecidos y los menos, excepto si los gobiernos realmente buscan que haya una conectividad gratuita para las familias de menos recursos. “Si eso no se logra, será inevitable que la pandemia aumente la desigualdad y disminuya la movilidad social”, afirmó el experto.

Cabrol explicó que, además de la conectividad, también es necesario revisar los contenidos virtuales y producirlos de tal forma que tengan una guía y un orden lógico para los estudiantes. Hoy todo está en YouTube, por ejemplo, pero uno niño de 12 años necesita una guía que lo ayude a moverse en ese mar de información.

Una oportunidad para repensar el modelo

Entre los expertos existe una visión optimista y otra pesimista en cuanto al futuro educativo. Esta última considera que los gobiernos se preocuparán durante un tiempo por las carencias en educación que deja la pandemia, pero consideran que al final estos acabarán menguando sus esfuerzos y no se conseguirán grandes avances.

Por el contrario, una mirada más esperanzadora ve en la crisis una gran oportunidad para repensar el modelo educativo. Según señaló Cabrol, todos los gobiernos de la región se han aproximado al BID en búsqueda de apoyo para poner en marcha una educación híbrida de calidad, por ejemplo.

Para De Zubiría la pandemia es una oportunidad clave para impulsar la transformación del sistema tradicional en América Latina. “Creo que, a pesar del costo emocional que representa el encierro, la pandemia impulsará profundos cambios pedagógicos en las instituciones educativas. En la postpandemia, presupongo que tendremos una educación más articulada con la vida, más pertinente, contextualizada y trascendente. Paradójicamente”, argumentó.

Sin embargo, para ello se necesita un compromiso a largo plazo de los gobiernos de América Latina y que estos destinen mayores partidas de sus presupuestos a detectar las falencias educativas, a investigar las necesidades y las ventajas del aprendizaje en una sociedad en la era informática y a cerrar la brecha tecnológica y educativa entre las distintas clases sociales. 


Dato Clave

Los números del BID indican que en Latinoamérica solo el 30% de los hogares vulnerables tiene acceso a un computador para hacer tareas de la escuela, mientras que entre las poblaciones con recursos lo tiene el 90 % de los estudiantes.


LA FRASE

“En la pospandemia, presupongo que tendremos una educación más articulada con la vida, más pertinente, contextualizada y trascendente. Paradójicamente”. Julián De Zubiría Samper.


Etiquetas
Mostrar más

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar