Opinión

Parte 1: Cómo escoger el asesor inmobiliarios que te conviene

Tomarse el debido tiempo en esta tarea le reportará beneficios y ahorro de dolores de cabeza. 


La semana pasada conversamos a groso modo acerca de las temáticas en las cuales giraría esta columna. En resumen podemos decir que tratará cuatro grandes aspectos:

a) Los usuarios o clientes y su relación con la calidad del servicio inmobiliario y los responsables de prestar el mismo, es decir, la persona que ejerce la actividad.

b) Tips y recomendaciones para el hogar y espacio de trabajo.

c)Los aspectos legales para mantener al día el inmueble; y por último.

d) Todo lo concerniente a las operaciones inmobiliarias tanto nacionales como foráneas. Aspectos de gran relevancia en estos tiempos cambiantes. Cada semana comentaremos cada uno de ellos. 

Hoy abordaremos el primer gran tema: los usuarios de los servicios inmobiliarios y cómo deben escoger al prestador de  este servicio y el rol idóneo que juegan ambos en una transacción inmobiliaria exitosa. 

Según el «Código de ética del profesional inmobiliario» en su última actualización entrado en vigencia el 29 de septiembre del 2020 realizado por la Cámara Inmobiliaria de Venezuela, las funciones de quien ejerce la actividad inmobiliaria se señalan así «El profesional inmobiliario es la persona que lleva a cabo, asesora, gestiona, aplica, actualiza, negocia y evalúa, actividades en las siguientes áreas: 

a) Promoción de desarrollos inmobiliarios. 

b) Corretaje de terrenos, parcelamientos, conjuntos residenciales, centros comerciales, de oficinas, industriales, educativos, de salud, y en general edificios, viviendas y galpones de cualquier tipo, así como cualquier otro inmueble objeto de lícita negociación. 

c) Arrendamiento de inmuebles. 

d) Estimaciones de valores de bienes inmuebles, avalúos, estudios de mercados inmobiliarios, estudios de factibilidad inmobiliaria. 

e) Administración de inmuebles en general, incluidos condominios residenciales, comerciales, de oficinas y otros usos. 

f) Tramitación, promoción y organización de asociaciones civiles o entidades inmobiliarias similares. 

g) Asesoría en materia inmobiliaria en general. 

h) Otras actividades vinculadas directamente al campo de los bienes raíces.» 

Como observamos, es amplio el abanico de funciones que el corredor inmobiliario puede llegar a prestar al solicitante. La pregunta que cabe hacerse es ¿cómo puedo asegurarme que estoy ante un posible profesional que me ayude a hallar una solución inmobiliaria al tipo de situación que se me está presentando? 

La primera recomendación es verificar si el asesor inmobiliario tiene una buena reputación o está respaldado por otro grupo de profesionales de la actividad que den fe de eso. Para hacerlo, la primera puerta a tocar es la organización donde pudiera estar colegiado o afiliado, es decir, la cámara inmobiliaria de la respectiva zona geográfica donde se encuentra el inmueble o solicitante de algún servicio de los mencionados. En su ciudad es muy probable que ya exista esta institución o que otros órganos que agrupen a otro tipo de profesionales le puedan suministrar la información contactarlos, dado que en la mayoría de las veces existen relaciones institucionales entre los distintos gremios que hacen vida en el lugar. 

La próxima semana continuaremos con la segunda parte de este artículo, describiendo aspectos puntuales a la hora de determinar si se necesita los servicios inmobiliarios de un profesional de esta área y cómo detectar, al escoger, cuál le convendría mejor. 

Vicepresidente de la Cámara Inmobiliaria del Estado Falcón 

Corredor inmobiliario certificado 

Agente inmobiliario internacional certificado 

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar