Internacionales

COVID-19| La cepa británica lleva al borde a los portugueses

Todo se ha desbordado en la tercera ola, que ha llevado la ocupación de casi todas sus UCI a más del 90%.


«Hoy es el peor día de la pandemia en Portugal. Otra vez». Así arrancan desde hace más de una semana los informativos lusos una vez reciben los datos diarios del COVID-19, que llevará al país, ya aterrorizado, a cerrarse a partir de la medianoche del domingo.

Todo se ha desbordado en la tercera ola, que ha llevado la ocupación de casi todas sus UCI a más del 90% y, aunque es posible disponer más camas, no hay sanitarios para atenderlas.

Filas de ambulancias llenas de enfermos COVID esperando durante horas para ser atendidos, son la estampa habitual para los portugueses, que día tras día marcan un nuevo récord. Ya han superado las 300 muertes y 16.000 contagios en 24 horas.

Son 10 millones de habitantes; en proporción, es como si España superase las 1.300 muertes y rondara los 70.000 casos en un día.

brasil covid
Foto Cortesía

Es una medida que ha generado algunas dudas, ya que los lusos están confinados desde el 15 de enero y la posibilidad de salir del país ya estaba por tanto restringida a casos de necesidad; también porque se mantiene el tráfico aéreo, a excepción de vuelos de Brasil y el Reino Unido, prohibidos hace días.

Es al final quedarse a medio camino de la opción que ganó fuerza en Lisboa en las últimas horas, un cierre total de la frontera con España como ocurrió en marzo del año pasado, cuando era el vecino quien estaba en verdaderos problemas.

Pero había recelo: desde Bruselas la opción de volver a ver comprometida la circulación en el espacio Schengen no era lo más apetecible.

COVID- 19 PORTUGAL
Foto / Cortesía

Para Portugal —para el primer ministro, el socialista António Costa—, que ostenta la presidencia rotatoria de la Unión Europea, mantener una impecable imagen ante los 27 es esencial.

Empezó en Navidad

“Si hubiésemos tenido conocimiento a tiempo de la existencia de la variante británica, seguramente el cuadro de las medidas que fueron definidas para Navidad habría sido diferente”. La frase es de António Costa esta misma semana, en la que ha reconocido que la gestión “está saliendo muy mal”. 

Sus palabras han generado cierta sorpresa porque, como recuerda la prensa lusa, la variante se conoció antes de Nochebuena.

Días antes. El 20 de diciembre, Portugal anunció que, ante la variante, solo entrarían a su territorio a través de vuelos llegados del Reino Unido portugueses o extranjeros con autorización de residencia en Portugal. Todos tendrían que presentar test negativo.

Era un camino diferente al emprendido por más de 40 países que, esa semana, prohibieron las llegadas de todos los vuelos procedentes del Reino Unido, un país en el que es muy numerosa la presencia de emigrantes lusos.

covid navidades
Foto / Cortesía

Si hubiésemos tenido conocimiento a tiempo de la variante británica, las medidas de Navidad habrían sido diferentes

En este contexto, ¿cuáles eran las medidas de Portugal para la Navidad? Prácticamente ninguna.

Todas las normas se relajaron para las fiestas de Nochebuena y Navidad, en la que estuvo permitido circular por todo el territorio, se suavizaron los toques de queda vigentes y ni siquiera se establecieron límites a las reuniones familiares. El Gobierno aconsejó sentido común y no bajar la guardia.

Nada más. Ya para la Nochevieja, todas las normas se recuperaron y hasta agravaron, una forma de hacer frente, dijo entonces Costa, al aumento de contagios que dio por hecho que vendría a consecuencia de la Nochebuena.

Pero por la ventana de la Navidad entró con fuerza la variante británica, detectada en Madeira el 27 de diciembre —18 casos, de los cuales 17 eran personas procedentes del Reino Unido— y el 3 de enero en Portugal continental.

La variante británica tiene actualmente una prevalencia del 20% en el conjunto del país, pero del 50% en los casos que se están detectando en la región de Lisboa, donde los hospitales ya empiezan a desbordarse.

Problemas de oxígeno

El pasado martes la red de oxígeno del Hospital Amadora-Sintra, el centro que más pacientes covid tiene de todo el país, no pudo más.

Unos 100 enfermos tuvieron que ser trasladados urgentemente desde este centro, en la periferia de Lisboa, a otros hospitales de la zona, pero también del Algarve.

Los avisos que desde semanas lanzaban los médicos portugueses, que aseguran trabajar ya en un escenario de “catástrofe”, se materializaron de golpe, y el miedo se disparó.

hombres coronavirus
Cortesía

El Amadora-Sintra explicó que en enero habían aumentado un 400% los pacientes atendidos; que había avisado; que había instalado una semana antes una torre extra de oxígeno y que, mientras resolvía el problema, no podría recibir más enfermos en lo que restaba de semana.

Varios de sus pacientes se trasladaron al Santa Maria de Lisboa, el hospital más importante de Portugal, donde también la situación es desesperada.

Filas de ambulancias se mantienen desde hace días ante sus puertas: llevan pacientes con síntomas covid que esperan durante horas no ya para ser ingresados, sino para acceder a un primer triaje. Algunos han esperado más de 10 horas.

El problema, insisten sanitarios y autoridades, no es que Portugal no pueda disponer más camas, es que no tiene personal suficiente para este aumento de las necesidades.

Mucho menos personal especializado para las UCI, que solo van a empeorar en las próximas dos semanas.

La cuenta es simple, insisten epidemiólogos en televisión: si hay 14.000 contagios en un día, un 20% de ellos irá a parar a planta en 10 días; de ellos, un porcentaje relevante acabará en cuidados intensivos.

Ayuda internacional

Ante este panorama, el Gobierno se prepara para pedir ayuda internacional. “Lo estamos valorando” es la frase oficial, aunque los contactos han empezado.

Sobre la mesa está la posibilidad de activar el mecanismo europeo de ayuda para, en un primer término, recibir sanitarios internacionales, aunque no se descarta enviar enfermos a otros países.

Esta semana, un grupo de médicos alemanes ha visitado hospitales de Lisboa en lo que se ha denominado una “misión de observación” para ver exactamente qué se necesita.

COVID EN EL MUNDO
Foto / Cortesía

Los rumores apuntan a que Luxemburgo ha ofrecido ayuda y España podría contribuir, aunque nada se sabrá hasta que finalmente Lisboa formalice su pedido de ayuda.

Por el momento, toca resistir. No está claro dónde está el límite. Varios hospitales han derivado ya, en virtud de acuerdos de colaboración, pacientes a centros privados, aunque el Gobierno no los ha intervenido.

No existen explicaciones para ello, aunque desde los hospitales privados se apunta que tampoco les quedan muchas camas libres para ofrecer.

Mientras se espera con miedo el siguiente boletín de datos, los portugueses permanecen confinados, algo que se mantendrá al menos hasta el 14 de febrero.

Los niños, a los que se dieron dos semanas vacaciones forzosas el día 23 por el descontrol de la pandemia, volverán a clases a distancia el día 8. Nadie sabe por cuánto tiempo.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar