Opinión

El Baúl de Raúl| La novia desconocida

Rick, quien iba a cumplir sus 30 años de edad el 19 de mayo y se preparaba para casarse con Michelle DeCarlo en el mes de octubre.


Esta es la historia de amor más bella y sublime que se conoce en las Grandes Ligas, ocurrió en 1983 en el Yankee Stadium.

Todo comenzó el día inaugural de la temporada de 1983 dos horas antes de la voz de Play Ball, al abrir las puertas al público una de las primeras personas en entrar fue una esbelta, hermosa y joven dama con un ramo de flores en las manos.

Los Yankees practicaban bateo, la muchacha bajo por toda la tribuna hasta el final a nivel del terreno de juego y le pidió a uno de los empleados de seguridad que por favor llamara a Rick Cerone, quien estaba en la práctica.

Cerone era un receptor que había llegado a las Grandes Ligas con los Indios
de Cleveland
en el año 1975, después estuvo con los Blue Jays antes de llegar a los Yankees en 1980.

Y él nunca había visto a aquella visitante hasta esa tarde inaugural de 1983.

En una entrevista que le hicieron a Cerone, relato como fue ese encuentro:

“Todo lo que me dijo esa vez en medio de una agradable sonrisa y la entrega del ramo de flores fue: Espero te guste mi regalo y que tengas suerte. Se fue y yo quede allí con las flores en una mano y el bate en la otra”.

Rick, quien iba a cumplir sus 30 años de edad el 19 de mayo y se preparaba
para casarse con Michelle DeCarlo en el mes de octubre, no pudo explicar a sus compañeros de equipo lo ocurrido.

Así comenzó una asombrosa rutina que se prolongó por toda la temporada.

Cada día durante los 81 juegos de los Yankees en la casa, llegaba la visitante
con sus flores, sonreía, decía lo mismo y dejaba allí a Rick Cerone con el
regalo en una mano y el bate en la otra.

Ya cerca del final de la campaña le preguntaron a Cerone si había averiguado algo de su proveedora floral.

Cerone respondió, “Si, por fin logre oírle más de las nueve palabras de
siempre. Hace unos días le pedí me dijera porque me traía flores y mirando al piso y con la voz muy baja me dijo”

«Porque me siento feliz regalándote flores y porque creo que tu también te sientes muy bien».

El recién casado Cerone permaneció con los Yankees de Nueva York en la
temporada de 1984, pero la misteriosa y hermosa muchacha de las flores no
apareció jamás.

Etiquetas
Mostrar más

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar