Especiales

Lorianny Zavala, imagen positiva en Surinam

Lorianny cuenta con dos establecimientos comerciales en Paramaribo, capital de Surinam, donde ofrece la gastronomía venezolana.


Los venezolanos fuera de su país cada vez son más brillantes, talentosos y otros quizás no tan ejemplares. Representan al país y generan para muchos una imagen positiva para  la región que los vio crecer y luchar por sus sueños.

En la península de Paraguaná son muchos los jóvenes que han salido a otros países en busca de mejores condiciones de vida, de sueños, que en el país por causas socioeconómicas  no pudieron concretar.

Este es el caso de Lorianny Zavala Gómez, una joven de 28 años oriunda de Pueblo Nuevo de Paraguaná quien decidió emigrar a Surinam en busca de ese sueño que en su localidad no pudo realizar a pesar de varios intentos.

Pues, desde muy chica a ella le gustaba el comercio e incluso instaló un puesto de comida rápida en su casa que se vio frustrado por la falta de efectivo y la escasez que para esos momentos golpeaba el país.

Lorianny cuenta que sus inicios no fueron tan fácil. Viajó a Surinam por primera vez en el 2014, fecha en la cual conoció a su actual esposo, Mario Setroredjo, quien ha sido una pieza fundamental para salir adelante. 

Luego, Lorianny regresa a Venezuela manteniendo su relación sentimental para volver definitivamente a Surinam en el 2016 y montar su propio negocio en la capital de país, Paramaribo, el 10 de marzo del 2018. En el local comercial de nombre el Sabor de Lori, ofrecían inicialmente comidas típicas venezolanas, como pabellón, empanadas, arepas rellenas, tortas y hallacas en temporadas decembrinas.

La aceptación del establecimiento comercial ha sido tan buena que decidieron ampliar la gastronomía con comidas típicas de Surinam y con el transcurrir de los meses abrir otra sucursal en la capital de este país, ubicado en América del Sur el 24 de noviembre del 2019.

Constancia y perseverancia

Para Lorianny los primeros días de trabajo en Surinam no fueron tan fácil, ella misma compraba los insumos para los alimentos y después prepararlos, y estar hasta nueve horas parada al frente de una plancha para hamburguesas.

Poco a poco el negocio fue creciendo con el apoyo de su esposo en la caja registradora, quien es el que tiene dominio en el idioma holandés y taki taki, lenguajes propio de Paramaribo. Y con el transcurrir del tiempo ha podido dominar la lengua de la región y llevarse con ella su mamá, Laura Gómez; su tía, Carmen Gómez; y tres primos.

Lorianny relata que Surinam es un país multicultural integrada por holandeses, chinos, japoneses, dominicanos, brasileños, cubanos, colombianos y venezolanos, donde han tenido buena aceptación, tanto para ella como para sus familiares venezolanos.

Experiencia necesaria

Para Lorianny Zavala Gómez estar fuera de Venezuela ha sido una experiencia grande, entre lágrimas de alegría y cansancio, acostumbrándose a un país que no tiene nada que ver con la cultura donde se crio. “No ha sido fácil, pero tampoco imposible”, afirmó.

“Siempre hay que perseguir los sueños a pesar los altos y bajos que nos consigamos en el camino. Solo debemos tener presente el lado positivo y luchar por esa meta”, Lorianny Zavala Gómez.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar