Especiales

Exdiputado Enrique Márquez: “La oposición tiene que recuperar la ruta del voto”

El exdiputado de la Asamblea Nacional sostiene que “Venezuela necesita menos ideología y más pragmatismo”, y que “este es un momento de recomposición de las fuerzas opositoras” para recuperar la confianza en el proceso electoral.


El dirigente político y exdiputado de la Asamblea Nacional (AN), Enrique Márquez, sostiene que “el estado de la economía actual no se le debe a la oposición, sino al gobierno de Nicolás Maduro, quien debería estar detrás de los correctivos necesarios pero vemos que no es así, se encuentra paralizado y full de dogmas cuando Venezuela necesita menos ideología y más pragmatismo de la clase política”, repudió.

A su juicio, la postración de la economía tiene que ver principalmente con la ausencia de un acuerdo político para el desarrollo de una economía productiva; “de por supuesto los gravísimos errores del gobierno y de la crisis política que también es origen de una profunda crisis social”, sostuvo.

—Se habla de que no habrá una solución a los problemas del país mientras no haya un acuerdo político…

—Pareciera que hoy en día ese acuerdo político está cada vez más alejado, es decir, todavía no se ve una luz al final del túnel en el cual pueda haber una solución compartida por todos los venezolanos para superar el drama que vivimos. En un momento como este, donde el gobierno se siente vencedor sobre una oposición que ha perdido posición, considero que la negociación pudiera no llegar a un feliz término.

—¿Por qué lo dice?

—Hago esta salvedad porque no todos los momentos son momentos de negociación; hay momentos de recomposición y yo creo que este es un momento de recomposición de las fuerzas opositoras en Venezuela, y en este caso la negociación tiene que ser llevada con mucho cuidado en función de que la comunidad internacional pueda colaborar de la mejor manera con los objetivos nacionales.

»Esto porque por un lado, el gobierno hizo una elección de la AN a troche y moche, sin la participación de buena parte del país y descubrió que no fue una solución política la que se encontró el 6 de diciembre; es verdad que lograron posicionarse con el control de la AN, pero eso no genera una solución frente a la profunda crisis nacional e internacional que tiene Venezuela. Y por otra parte, la oposición también se encuentra confundida frente a los acontecimientos de los últimos tiempos; hemos intentado por todos los medios resolver la crisis política a través de presiones internacionales y otra cantidad de elementos que al final no han logrado tampoco acercarnos a lo que buscamos, que es un cambio político.

Enrique Márquez: “No hay forma de generar prosperidad de una nación y más en un país de valores democráticos como la nuestra, si no es con imperio de la ley y de la voluntad del pueblo”.

—¿Desestima que la Mesa de Diálogo Nacional pueda llegar a ese acuerdo?

—Esa mesa no genera una solución a pesar de los esfuerzos legítimos de muchos compatriotas venezolanos opositores que han estado allí, porque la oposición que se ha sentado allí no tiene la representatividad, el control de la AN ni el acceso a los mecanismos internacionales que actúan en el caso de Venezuela. La última negociación donde había representatividad de ambos sectores para llegar a un acuerdo fue la que fue auspiciada por el reino de Noruega, donde se sentaron los representantes de la oposición que tenían el control del Parlamento en el año 2015, pero desafortunadamente tampoco se lograron los objetivos esperados.

»En el caso de la reciente visita de los representantes de Noruega, tenemos que celebrarla en función de que la única forma de resolver los problemas que tenemos en Venezuela es a través de un entendimiento entre los sectores políticos y este entendimiento tiene que nacer de una evaluación de los intereses de cada sector y que prevalezcan los intereses del país.

—¿Cómo llegar a ese entendimiento?

—Yo creo que la situación política de hoy es muy delicada y obliga a todos los venezolanos, principalmente a la clase política, a dar muestra de una gran capacidad de reflexión, evaluación y autoevaluación para poder encontrar las soluciones que este país requiere. Y el gobierno es quien tiene que abrir cauce a la democracia devolviendo las tarjetas a los partidos y permitiendo su participación igualitaria, pero sigue persiguiendo a los diputados de la anterior AN, lo cual es un muy mal signo e indica que no ha aprendido nada. Yo creo que la principal ocupación del nuevo Parlamento tiene que ser la economía y tenemos que exigir que actúen con celeridad.

—¿Qué opina de la posición de países como Alemania de apoyar a Juan Guaidó, pero ya no reconocerlo como autoproclamado «presidente interino» de Venezuela?

—Yo creo que la posición de la comunidad internacional en términos generales sigue siendo la misma. Venezuela tiene un problema de democracia, no hay instituciones democráticas que defiendan precisamente la voluntad del pueblo, lo cual es aceptado por la mayoría no solamente del mundo occidental, sino de todo el planeta. Tanto Alemania como el resto de los países europeos coinciden en que debe haber una solución al problema político en Venezuela a través de la negociación y en que Maduro ha tocado la línea roja del totalitarismo.

»Si bien el reconocimiento a Guaidó o no como presidente interino es obviamente discutible para muchos de esos países, a mí no me preocupa; lo que sí creo que hay exigirle a la comunidad internacional es que continúe acompañando el proceso de democratización de Venezuela, el cual sin duda alguna debe ser incluyente para el gobierno y la oposición para que se rescaten los valores e instituciones democráticas.

—Para muchos la nueva posición de estos países le resta fuerza a la oposición venezolana… 

—Es cierto que el esfuerzo principal tiene que hacerlo la oposición porque tiene que encontrar la forma de reinventarse para poder presionar adecuadamente y lograr los cambios que el país requiere, pero el actor que tiene propiciar la democratización es quien tiene el poder en Venezuela y ese es Maduro; el principal responsable del estado actual de nuestra democracia es su gobierno. Por supuesto, la oposición tendrá sus responsabilidades parietarias pero en la preservación de la democracia no, porque nosotros precisamente estamos exigiendo un Consejo Nacional Electoral (CNE) que sea transparente y condiciones electorales que permitan participar en condiciones más o menos igualitarias y ellos las niegan. Yo sé que se han cometido muchos errores de nuestro lado al tratar de sacar a Maduro como sea y seguirle el juego a Donald Trump, eso es una locura, me parece que ha sido un gravísimo error y eso hay que reconocerlo; por eso debemos apuntar hacia una recomposición alrededor de la participación electoral.

—Este año hay elecciones regionales, ¿Considera pertinente que la oposición participe?

—Yo no tengo ninguna duda que la oposición tiene que hacer lo imposible por participar en las regionales. Yo me encuentro entre quienes afirmamos que la oposición tiene que recuperar la ruta del voto, porque al gobierno lo acompaña donde vaya más de un 90% de rechazo del pueblo y la oposición precisamente debe aprovechar esa oportunidad para convocar a votar. Yo no tengo ninguna duda de que una oposición medianamente organizada derrota al gobierno en cualquier escenario electoral, empezando por las regionales, así que creo que debemos generar un gran movimiento de la opinión nacional para revitalizar el voto, que la gente descubra que la principal ayuda que podemos darle al país es salir masivamente a votar y expresar nuestra opinión, defenderla y organizarnos cada vez mejor para que el poder totalitario del estado no arrase con la voluntad del pueblo.

—¿Estaría de acuerdo con la realización de unas primarias para elegir a los candidatos opositores?

—Lo que sea necesario, tanta democracia como sea posible en el seno de la oposición. No podemos buscar democracia si nosotros no somos democráticos y en eso caso creo que los partidos de oposición tienen que aprender una lección; tiene que haber opinión dentro de las organizaciones políticas para poder ofrecer la democracia en nuestro país.

—¿Qué piensa del desbloqueo de algunas operaciones portuarias y en aeropuertos por parte de Estados Unidos (EE. UU.)?

—Yo estoy de acuerdo con que la comunidad internacional presione al gobierno y a la oposición venezolana para una solución política, pero no estoy de acuerdo con las sanciones que de alguna manera impiden la operatividad de nuestra economía porque lo estamos pagando también; hay que esperar con qué viene Joe Biden pero saludo cualquier decisión que venga a flexibilizar el comercio y la operación e incluso de nuestra principal industria petrolera, porque de lo contrario corremos el riesgo de seguir en una crisis. No quiero que se le quite la presión al gobierno de Maduro, pero sí quiero prosperidad para nuestro país.


La frase:

“No tengo duda que cualquier flexibilización en la operación relacionada con la economía de nuestro país es un gran avance”.

Etiquetas
Mostrar más

Anailys Vargas

Periodista y Msc. en Gerencia de RRHH. Actualmente, editora de la versión impresa y digital del diario Nuevo Día.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar