Especiales

Venta de agua, sustento familiar

Evelio ha convertido una de las principales debilidades que presentan la mayoría de las familias paraguaneras en una fortaleza para su hogar.


Desde hace dos años cada amanecer se convierte en días largos de trabajo duro para Evelio Rafael Díaz Hernández, un padre de familia con siete muchachos a quienes debe llevar el sustento alimenticio a su hogar.

Evelio ha convertido una de las principales debilidades que presentan la mayoría de las familias paraguaneras en una fortaleza para su hogar, familia y vecinos a quienes apoya con el suministro del agua a domicilio.

Este hombre de 48 años de edad camina desde la urbanización Antiguo Aeropuerto hasta la intercomunal Ali Primera en Punto Fijo. Un aproximado de siete kilómetros de ida y vuelta para sumar 14 kilómetros en cada viaje, junto a su única compañera de trabajo, una carrucha de fabricación artesanal y dos pipas.

A las cinco de la mañana comienza el recorrido de Evelio, siendo el primer viaje de dos pipas de agua potable para su casa y posteriormente realiza los encargos que en su mayoría son de sus vecinos, hasta lograr hacer seis durante un día laborar que culmina a las seis de la tarde.

Para él, hay días suaves cuando el clima está fresco, y días intensos cuando el sol está “apretado”, sin embargo las jornadas para Evelio no son fáciles, tiene que hacer mucho esfuerzo para empujar la carrucha cargada.

El solo saber que el agua es el medio para llevar la comida a su hogar saca fuerzas para seguir adelante. El menor de sus hijos tiene dos meses de vida y tiene que luchar por ellos, quienes son sus motivos e inspiraciones.

Evelio Rafael vende la pipa de agua a un dólar y muchos no tienen para pagarlo, y él está consciente de la situación que atraviesan todas las familias. Les deja el vital líquido fiado para que lo cancelen cuando puedan; mientras que hay otros que son conscientes, le dan a cambio entre dos y tres producto ante la falta de efectivo.

Éste padre de familia consiguió en el agua un medio de vida para llevar el sustento a su hogar después de trabajar 15 años como supervisor en la industria petrolera. “El trabajo no ha sido fácil, pero alentador”, aseveró.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar