Opinión

Manaure y la antesala a los quinientos años de Coro

Esta importante y valiosísima obra encierra por coincidencia un sinnúmero de elementos históricos, muy válidos para la ciudad qué muy pronto arriba a 500 años de fundada.


Fue durante el gobierno del Coronel Marcos Pérez Jiménez, qué sé inauguró la estatua de nuestro máximo representante del poblado indígena cuándo es fundada la Ciudad de Coro, el 26 de julio de 1527, junto a dicha obra de arte, se construyó el paseo.

Para 1955, las dos calles emblemáticas que atravesaban la ciudad de este a oeste, eran la calle Falcón y Zamora, allí en el callejón Chevrolet, frente a la Agencias Leyba, uno de los pocos consecionario de vehículos que existían, en pleno Pantano Centro, zona de reconocidas familias de clase media, se inauguró dicho paseo.

El Gobernador Vegas Cárdenas y su familia venían los domingos a contemplar a Manaure y a recorrer el paseo, aún ni remotamente se había pensado en Los Tres Platos, pues el Doctor Pedro Luis Bracho Navarrete, no pensaba ser gobernador del estado.

Coro había crecido sustancialmente hasta allí, los tres platos aún no despertaban el bullicio vehicular de ahora, de tal manera qué dónde fue inaugurada la obra en homenaje de la ciudad a Manaure, era perfecta para mediados del Siglo XX.


Ésta importante y valiosísima obra encierra por coincidencia un sinnúmero de elementos históricos, muy válidos para la ciudad qué muy pronto arriba a 500 años de fundada, ratificando lo qué una vez expresó el ExPresidente de la República e Historiador Ramón J. Velásquez, que «Coro es la raíz de Venezuela».


Ésta coincidencia histórica de elementos que rodean a la estatua de Manaure es la siguiente: El autor de ésta importante obra, es el pintor y escultor Venezolano de reconocida trayectoria en el arte de la escultura venezolana, Alejandro Colina, sobre quién recae una extensa vida de artista, autor de otras estatuas emblemáticas en el país, siendo la más reconocida la escultura de María Lionza, que fue instalada en la Avenida Francisco Fajardo y perteneciente a la Universidad Central de Venezuela.

Ésta obra es reconocida por venezolanos y extranjeros. ¿Quién no ha visto en Caracas, ésta obra? Es difícil negar su popularidad. Alejandro Colina, fue amigo y vecino de José Gregorio Hernández y fue alumno de anatomía en la UCV, del Doctor Luis Razzeti, de allí se dice surgió su fijación por las figuras de sobresaliente musculatura que denotaban nuestros indígenas.


Resulta ser que Alejandro Colina, nació en Caracas, pero su descendencia es Falconiana, era nieto de León Colina, una de las figuras qué participó en la Guerra Federal, junto a Zamora y Falcón.

A 500 años de la fundación de la ciudad, acaso no es válido que Manaure, sea quien reciba a nuestros visitantes?


Trasladar la obra de Alejandro Colina, para que reciba a nuestros visitantes no es una idea descabellada, al contrario es ratificar nuestra descendencia indígena frente a los invasores europeos, que para esa época, no vinieron con las intenciones de trabajar cómo los emigrantes del siglo XX, éstos llegaron a explotar y expoliar nuestra raza indoamericana.

De tal manera qué ésta decisión de los gobiernos regional y local, viene a ratificar nuestra raza y a revivir la imagen de un Indio guerrero, pero educado y honesto, que fué secuestrado junto a su familia, por los invasores. Creo qué más bien dicha estatua debe ir donde existieron los tres platos, cómo el rostro indomito de Manaure, recibiendo a los visitantes.


El escritor Robny Jauregui Alviarez, escribió en una oportunidad, un resumen de la historia de Venezuela, que encierra la estatua de Manaure:

«La escultura del Cacique MANAURE de la ciudad de Coro, del Estado Falcón, recoge la síntesis de la historia de Venezuela.
Desde la época pre-colombina, pasando por la colonia, la independencia, el Federalismo, el liberalismo amarillo y el poder andino. Conozcamos a partir de esta escultura, 400 años de historia venezolana, en un paseo qué nos lleva de 1527 a 1958, un recorrido realmente turístico, por el acontecer histórico venezolano. Un sentimiento labrado en cemento, qué representa lo más profundo de nuestro ser nacional».


Yo, agregaría a partir de esta escultura, estaremos conociendo 500 años de historia venezolana, en un paseo desde 1527 a 2027 y desde la época pre-colombina hasta la Democracia Bolivariana.

Honor y Gloria al Cacique MANAURE.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar