Especiales

Aguas residuales pueden potenciar el sector agro

El ingeniero Frank  Zamora expuso que con la utilización de las aguas residuales que se generan en Coro podrían recuperarse unas 200 hectáreas del sector El Cebollal, con lo cual pudiera reactivarse la siembra de los rubros en este sector.


En este momento, cuando las  zonas semiáridas se han visto más afectadas  por la desertificación y la sequía, una de las alternativas desde el punto de vista de desarrollo sustentable es la utilización de aguas servidas para garantizar un sistema agroalimentario. 

En el entendido que el agua es fundamental y prioritario para la producción de alimentos, Frank Zamora exhorta a la utilización de aguas residuales en la producción de alimentos.

En las zonas semiáridas, como el caso del municipio Miranda, donde hay un déficit hídrico muy marcado, las investigaciones realizadas señalan que la utilización de las aguas servidas, previo su proceso de saneamiento en lagunas de oxidación, son aptas para la ganadería y el agro.

Estudio: Las aguas residuales aumentan la fertibilidad del suelo y disminuye el uso de fertilizantes.

Zamora manifiesta que con la utilización de las aguas residuales que se generan en Coro podrían recuperarse unas 200 hectáreas del sector El Cebollal, con lo cual pudiera reactivarse la siembra de los rubros que por tradición se han cosechado en esta zona.

“Con el agua depositada en los caños y lagunas, la cual ya fue evaluada su calidad en laboratorios certificados de Maracay, donde se comprobó  la cadena de culiformes totales y fecales se  pudiera reactivar la zona agrícola de El Cebollal.

¿Cuánta cantidad de comida se pudiera producir?, ¿Cuántos productores incorporar? y ¿Cuánto pudiéramos aportar al mercado nuestro?, son preguntas que se pueden responder en el camino, pero a su juicio, de concretarse esta propuesta, tendrá un gran impacto en la producción de alimentos en la región, recalca el ingeniero agrónomo con doctorado en Agroecología. 

Además, señala la experiencia mostrada por un productor de la zona quien tiene más de cuatro décadas usando las aguas de la laguna de oxidación  para el mantenimiento de grandes pastizales y una extensa ganadería.

Tal planteamiento está sustentado en el trabajo de campo realizado por Zamora junto con Neptalí Rodríguez y Dulio Torres, donde se comprobó que “la aplicación constante de aguas residuales en suelos con pastos incrementa los niveles de materia orgánica a niveles muy superiores a los del suelo virgen”.

Señala, además, que “el incremento de la materia orgánica en el suelo bajo uso permanente de aguas residuales, conlleva a mayor actividad biológica expresada como biomasa microbiana y población total de hongos y bacterias, en comparación con los tratamientos donde se regó en forma intermitente (hortalizas) y sin uso de aguas residuales (suelo virgen)”.

Bondades de las aguas residuales

Según las investigaciones, la utilización de aguas residuales, previamente tratadas en la laguna de oxidación, incrementa cuatro veces el porcentaje de materia orgánica (nitrógeno, fosforo, potasio).


Dato clave

Un productor de la zona tiene más de cuatro décadas  usando las aguas de la laguna de oxidación  para el mantenimiento de grandes pastizales y una extensa ganadería.

Perfil:

Frank Zamora:

  • Ingeniero Agrónomo(Unefm), Magister Cientiarum en Sistemas de Producción Agrícola(Unefm).
  • Doctor en Planificación y Gestión del Desarrollo Regional(LUZ), orientado en Agroecología.
  • Profesor titular de la Unefm.
  • Más de 50 trabajos de investigación publicados en  revistas científicas y arbitradas.
  • Actualmente Investigador adscrito a la Corporación para el Desarrollo Científico y Tecnológico (CODECYT) del Ministerio de Ciencia y Tecnología.
  • Agricultor y campesino de la sierra de Falcón.
Etiquetas

Anailys Vargas

Periodista y Msc. en Gerencia de RRHH. Actualmente, editora de la versión impresa y digital del diario Nuevo Día.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar