Especiales

El agua garantiza calidad de vida

La Unicef advierte que alrededor de 2.200 millones de personas en todo el mundo no cuentan con servicios de agua potable gestionados de manera segura.


El acceso a agua potable es básico y fundamental para evitar centenas de enfermedades gastrointestinales y de otros tipos, como, por ejemplo, dermatológicas.

La higiene personal diaria; lavarse las manos y el cuerpo diariamente es un hábito necesario, para  contar, en lo  más elemental, con calidad de vida.

Por eso los pueblos y ciudades que no cuentan día a día con el suministro de agua para la higiene personal, lavado de los alimentos y limpieza del hogar están más propensos a la propagación  de enfermedades virales o bacterianas.

La Unicef advierte que alrededor de 2.200 millones de personas en todo el mundo no cuentan con servicios de agua potable gestionados de manera segura.

Alerta la Unicef que el simple acceso a estos servicios no es suficiente. “Si el agua no está limpia, no es segura para beber o está lejos, y si el acceso a los retretes no es seguro o está limitado, entonces no estamos cumpliendo con nuestra misión en favor de los niños del mundo”, dijo Kelly Ann Naylor, directora asociada de Agua, Saneamiento e Higiene de Unicef.

Enfermedades prevenibles con agua de calidad

La doctora Daloy González, gastroenteróloga-pediatra, orienta sobre el que tener acceso a agua potable de calidad es básico para reducir el riesgo de diarrea en niños y adultos. También coadyuva a la reducción de la propagación de lombrices intestinales, la esquistosomiasis y reduce la gravedad de las consecuencias de la malnutrición.

Entre otras enfermedades comunes por no acceso a agua potable está la amebiasis, que se contagia cuando el agua supuestamente potable está contaminada con el parásito ameba en fase quística.

Daloy González: “Es importante el control y tratamiento adecuado del agua para evitar enfermedades gastrointestinales”.  

Cuando heces infectadas contaminan el suministro de agua, la amebiasis se puede contagiar rápida y súbitamente a mucha gente. Esta enfermedad ataca preponderantemente a los niños, destaca González.

Otra enfermedad que se vincula con el déficit en la calidad de agua es la hepatitis A: que se contagia por ingerir alimentos o agua contaminados por materia fecal, o por el contacto directo con personas u objetos infectados.

En lo que respecta a la diarrea, la OMS, Unicef y otros aplican un plan de acción mundial para poner fin a las muertes infantiles prevenibles por esta descompostura de aquí a 2025.


Urgente y prioritario

“Las técnicas sencillas de tratamiento del agua en el hogar y la conservación del agua en recipientes seguros podrían salvar una cantidad ingente de vidas cada año”. OMS y Unicef 2005.

Etiquetas
Mostrar más

Anailys Vargas

Periodista y Msc. en Gerencia de RRHH. Actualmente, editora de la versión impresa y digital del diario Nuevo Día.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar