Opinión

Comunicando valores | Amor Oblativo

“La medida del Amor es amar sin medida” (San Agustín).


Amar es sinónimo de: Aceptar, comprender, respetar, ayudar, corregir, entre otros. Jesús nos recuerda: “Ámense los unos a los otros como yo los he amado” ( Jn 13, 34). Vivir con este valor nos ayuda a estar con el otro, aceptándolo y fortaleciendo este sentimiento, que a mi modo de ver tiene que ser para toda la vida.

El amor oblativo es capacidad de dar, perdonar, compadecerse y alegrarse no en el recibir sino en el dar. Jesús vivía y practicaba a través de este valor, el amor que daba el Señor no era mezquino sino caritativo. Todos estamos llamados a imitarlo y teniéndolo en nuestro corazón podemos cambiar el mundo.

Dentro de la Iglesia Católica existen congregaciones religiosas que llevan por nombre “Oblatas”. Estos grupos consagrados, sean hombres o mujeres, tienen como regla de comunidad caminar bajo estas enseñanzas del gran Maestro.

El papa Benedicto XVI en su carta Encíclica “Deus Caritas est” (25-12-2005). Habla del amor oblativo.

“Es un amor que tiene capacidad de entregarlo todo, hasta la propia vida. Esta es la perfección en el camino del amor, que comienza por el amor a sí mismo, luego por amar a los otros como nos amamos nosotros y, al fin, amar a todos, también a los enemigos, amar hasta dar la vida”.

Es bueno preguntarnos: ¿Quién estaría dispuesto a dar la vida por Dios y por el hermano por puro amor? ¿Vivirías por completo este amor oblativo? ¿Eres capaz de darte por completo al otro sin esperar nada a cambio?

Quisiera expresar lo que es el Amor Oblativo a través de un poema que escribí en el año 2012 en mi libro Poemas para el Alma y lleva por título: El Amor de Dios.

I

Dios nos ha demostrado lo que es el Amor.

Mirémosle a Él, el gran autor de tan hermoso

y sublime sentimiento, si no lo crees,

te invito a leer el Antiguo y Nuevo Testamento.

II

Palabra tan pequeña, pero con infinito significado

cuatro letras igual que Dios.

Corintios explica que es el más importante

Juan en cambio nos recuerda que Él es Amor.

III

La invitación es a propagarlo a todos los pueblos

que no se quede nadie huérfano de ese Don

y al recibir esta palabra en nuestro corazón,

acogemos confiados el Amor del Señor.

Dios nos enseña dicho Amor Oblativo. Es más que un compartir, va más allá de un agradecimiento y traspasa el límite del querer. Dios es nuestro Padre y como guía de nuestras vidas nos abraza y hace una gran fiesta como la experiencia del pasaje bíblico del hijo pródigo. 

 Finalizo este artículo de prensa con un pensamiento de mi trabajo Comunicando Valores, que suelo enviar diariamente en las redes sociales, dice:

“Haz las cosas con amor. Vemos a diario personas ejerciendo su profesión amargados, tristes y desanimados. Es una señal que no lo hacen con alegría, por vocación, por amor. Si vas hacer algo hazlo bien siempre pensando en tu felicidad y la del otro”.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar