Sucesos

El Pintor Silvestre Alberto Lugo cambió de paisaje

Alberto Lugo Dupuy decidió morir en Mucuy Alta, sector Filito de la parroquia Tabay, del estado Mérida.


El Páramo de Gaviria, a 13 kilómetros de Mucuchíes y al que los merideños consideran un pueblo que está a un paso del cielo, fue el último sitio que quería visitar el artista plástico y poeta de poetas falconiano Alberto Lugo Dupuy.

Eso le dijo el sábado 20 de marzo a la dueña de la cabaña de la familia Castillo en Mucuy Alta, sector Filito de la parroquia Tabay, donde llevaba hospedado cerca de dos semanas.

Este domingo, día de la pensada travesía, Alberto Lugo fue hallado muerto en una habitación. “Mi muerte será gloriosa. Perdónenme por lo que he hecho”, fue parte de lo que se dice que plasmó en unas cartas el artista, dando cuenta que estaba solo, padeciendo un cáncer de próstata y que sus hijos estaban fuera del país. Tenía 65 años de edad.

El pintor silvestre y ecológico

Alberto Lugo Dupuy nació el primero de octubre de 1955, producto de la unión de Iraida Dupuy, una letrada y amante de las artes plástica nativa de Capatárida, municipio Buchivacoa y Félix Lugo, un agricultor descendiente de los indios de Píritu.

A los 15 años se graduó de perito en la escuela técnica granja San Luis y su incursión definitiva por las artes plásticas tuvo su génesis en 1980, aunque fue en 1990 cuando fusionó su creatividad con la experiencia como jardinero convirtiéndose en un artista ecológico al reciclar hojas, flores y materiales de los jardines para hacer sus obras. Esperas al Viento fue una de esas obras con material artesanal.

En 1993 de graduó de Técnico Superior en el entonces Tecnológico Alonso Gamero y en 1998 curso estudios de conservación y restauración de madera policromática, así como introducción a la fotografía y fotografía avanzada.

Motivación y su lanzamiento internacional

Cierto día del 2001 Alberto Lugo Dupuy visitó el taller del artista Nicasio Duno quien para entonces estaba acompañado del también artista Luis “Guiche” Colina quienes viendo su talento, lo motivaron al regalarle unas pinturas y un bastidor.

Alberto Lugo ya era de algún modo reconocido en Falcón y el país, de manera que en el 2002 emprendió un viaje por Europa visitando España, Portugal, Roma y París, travesía que le inspiró al proyecto de arte “Árbol de vida”.

Siempre que tuvo la oportunidad de hacer, y más con la prensa, Alberto Lugo manifestaba que el el mayor artista es el Dios creador, afirmando por otro lado respecto a él que era un eterno enamorado del humanismo y la naturaleza. No es vano se le tuvo como un hombre inspirado en la creación artística tomada de la naturaleza misma y de la permanente e infinita comunicación con Dios.

Las obras de Alberto Lugo están en diferentes instituciones del estado y del país, también se expusieron en diferentes museos de Francia y otros países de Europa, algunas de ellas en la sede de la Organización de Estados Iberoamericanos, en Madrid.

También fue ganador de diferentes premios y galardones, uno de ellos V Salón de Artes de Cementos Caribe con su obra “el Viento”. “Pinto para la honra y gloria de Dios”, expresó en cierta oportunidad el también llamado Pintor Silvestre y el Lord de Borobuno. Qué es paz descanse.   

Etiquetas
Mostrar más

Gerardo Morón Sánchez

Periodista falconiano, a cargo de la fuente de sucesos, policial y judicial, también información general. Becario de la FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra".

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar