Opinión

Niños y jóvenes: Vamos a hacer teatro

Para Lolimar Suárez Ayala hacer teatro como práctica es una herramienta muy importante para estimular al niño a conocer la lectura.


El teatro es una de las actividades culturales y artísticas más antiguas que conoce la humanidad. Surge de esa necesidad de los seres humanos de contar historias y ha servido desde sus orígenes para la representación de situaciones graciosas, conmovedoras, impactantes que han cumplido también un rol educativo.

Lolimar Suárez Ayala es periodista, actriz y actualmente dirige Teorema Producciones junto con Arnaldo Pirela y Camila Rios.

Ubicados en Maracaibo, estado Zulia, se han adaptado a la realidad generada en el país como consecuencia de la pandemia por el COVID-19 y conscientes de los múltiples beneficios de la práctica teatral en niños, jóvenes y adultos lanzan los talleres de formación de teatro en línea.

“Ha sido una buena experiencia, la participación de los niños ha sido activa, tratamos que el taller sea bien dinámico. Hemos logrado adaptar la metodología en línea para que siga siendo edificante y provechosa”, explicó Suárez.

En progresivo apostamos por esas iniciativas que sirven de hoja de ruta para fomentar el hábito de la lectura en niños y jóvenes, el teatro es sin duda, un camino que nos conducirá a la literatura porque finalmente este arte es la escenificación de una obra escrita y esto requiere
mucho más que tan solo una puesta en escena.
 
La dupla literatura y teatro La literatura y el teatro van de la mano, siendo el teatro un género literario en sí mismo con una capacidad enorme para fomentar la asimilación de historias en los niños.

La Iliada y la Odisea, son dos de las obras fundacionales de lo que hoy llamamos literatura universal y surgen originalmente como poemas cantados.

“Para que haya un producto literario tiene que haber una historia y lo mismo pasa con el teatro, debe existir un mensaje, una historia para contar. Lo que cambia es el modo, la plataforma en la que ambos se expresan. En este caso, la literatura se va a expresar a través de los libros y a través del acto de leer, la experiencia de leer. En el teatro, la literatura, la historia que se va a contar se va a expresar en el escenario”.

El Teatro es una historia escrita para ser representada, un género literario que en prosa, en verso y normalmente dialogado cubre todo lo relativo a la escritura de la obra teatral, la interpretación, los vestuarios, escenarios y la producción, le permiten recrear una o varias historias.

Este arte ha sido cultivado a lo largo de la historia con  fines muy distintos, pero siempre comprendido como una herramienta para comunicar ideas de forma masiva. 

Para Lolimar Suárez Ayala hacer teatro como práctica, la lectura de teatro, de historias para contar teatro es una herramienta muy importante para estimular al niño a conocer el mundo de la lectura.

“Si enseñamos a los niños a leer diálogos por ejemplo, podrán reconocer la intención, la entonación, los matices que tiene la palabra escrita, es una forma de avivar la gramática. De dar vida a los signos de interrogación, de exclamación”.

La directora de Teorema producciones agrega que el teatro es una forma muy motivadora de acercarse al acto de leer, sin que pueda resultar dificultoso o complicado para el niño.

“El niño se va a acercar jugando a la lectura y va a poner en práctica su imaginación, de modo que va a darle vida a una historia en su mente y luego la va a poder expresar en un escenario. Usan un acto lúdico en principio y por ser lúdico va a ser divertido y va a ser estimulante”.

 Explorando la imaginación

La necesidad de comunicarnos nos lleva de alguna forma a la actuación, podemos decir que todos somos alumnos de teatro porque tenemos viva de forma permanente esa necesidad de contar.

En el caso de los niños las actividades teatrales desarrollan la creatividad, la imaginación, la sensibilidad y la capacidad de escucha y también logran una mejor comunicación verbal y corporal en los niños.

En la experiencia de Suárez Ayala ha encontrado interés en los niños hacia el hecho teatral, detalla a En progresivo que “esto debe en principio a que los niños se acercan al teatro por un interés lúdico, porque lo asocian con una forma de juego y eso es muy saludable. Luego ya el niño por un interés natural va a explorar su imaginación, va a reconocer su talante expresivo y luego va a reconocer historias para llevar al escenario. Y ahí es donde se va a encontrar con la literatura”.

Un niño en contacto con el teatro aprende a socializar, a entender su entorno, aumenta su capacidad creadora y mejora su nivel de atención, memoria y observación.

“Yo puedo decir que los beneficios que deja el teatro son para toda la vida, no se quedan en el escenario. Un niño que se acerca al teatro aprende a trabajar en equipo, porque el teatro es un arte colectivo; aprende a socializar, reconoce sus habilidades, aprende a concentrarse, aprende a construir un personaje”, puntualiza la actriz.

De igual forma, el teatro desarrolla competencias lingüísticas, cómo moverse en un espacio, cómo trabajo con otras personas.

“Aprende a disciplinarse a tener autodisciplina, autocontrol además que puede aprender a corregir su dicción , aprender a respirar, va a dominar, a controlar el miedo escénico y todo junto es un paquete de habilidades que va a llevar de por vida”, destaca Suárez Ayala.

Herramientas para la vida

El teatro es un arte con al menos 2 mil 500 años de historia y desde la antigüedad siempre fue amenazado por pestes, guerras, desplazamientos humanos.

En la era moderna el cine, la televisión, el internet se habían considerado amenazas para el teatro, pero el teatro sigue vigente.

“El teatro sigue cautivando a miles de personas, es un arte en libertad por eso creemos que el teatro en los niños es una herramientas fantástica para descubrir nuevas habilidades, para fomentar el hábito de la lectura, para descubrir que son capaces de expresarse, que son capaces de jugar a ser otro y de jugar con otros y de llevar una excelente relación social, una excelente vinculación con su entorno, de conocer su propia historia a través de las tradiciones orales”, asegura la directora de Teorema Producciones.

En cuanto al impacto de la tecnología Lolimar comenta que sin duda es una aliada.

“Tenemos que entender que la tecnología llegó para quedarse y que no podemos divorciar la tecnología de la práctica del arte. Nosotros en Teorema tratamos de que los niños aprovechen la tecnología para conseguir nuevos conocimientos que les puedan servir para su práctica en el mundo del teatro».

“Siempre buscamos con nuestros estudiantes estimular su curiosidad, una vez que el estudiante está activado con el deseo de aprender, de utilizar las herramientas tecnológicas a su favor, va a investigar, va a buscar nuevos datos sobre esa historia que vamos a contar. Si vamos a montar un pequeño cuadro de El Principito o si vamos a montar un cuadro de Romeo y Julieta, el estudiante empieza a activar esa necesidad de leer, de conseguir más información sobre ese personaje que va a interpretar sobre lo que va a ocurrir en escena”, agrega.

A través del teatro los niños pueden llevar aquello que leen en los textos a una realidad de 360 a una realidad tridimensional y es ahí es donde se produce ese binomio, esa simbiosis entre texto y escena.

“Es muy retador para nosotros como docentes poder estimular al estudiante a ubicar y conseguir su propio método de trabajo a través de la lectura para llegar a la escena y para llevar un personaje al escenario”.

Etiquetas
Mostrar más

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar