Especiales

Control metabólico, clave en la prevención del pie diabético

El pie diabético y las complicaciones que este puede acarrear para la salud del paciente, pueden evitarse con cuidados, un calzado adecuado, una buena alimentación y la observación familiar.


A sus 65 años edad, Felícita González padece de una de las complicaciones más severas de la Diabetes: el pie diabético, caracterizado por un engrosamiento o dureza de la piel (callos) conocido como hiperqueratosis, que es causada por una neuropatía, explicó la doctora Brenda Perozo, coordinadora médica del ambulatorio tipo I Andrés Eloy Blanco en Punto Fijo, donde actualmente funciona la Sala de Pie Diabético Dr. Nixon Cokis del municipio Carirubana.

“La neuropatía diabética es cuando el paciente pierde la sensibilidad superficial y profunda, y vienen las lesiones, ya que como también va perdiendo la visión se tropieza con lo que sea, se rompe, se quema, se somete al calor o a la fricción y lo preocupante es que no siente que se hizo daño; se le forman ulceraciones o callos y ni se da cuenta; por lo general es un familiar el que lo nota cuando ve que tiene sangre”, expuso.

Brenda Perozo: “El pie diabético es una complicación de la Diabetes”. FOTO/ LIZ
HERNÁNDEZ

La prevención es clave

Si bien el pie diabético es una de las complicaciones más frecuentes en estos pacientes, Perozo asegura que se puede evitar manteniendo un control metabólico, ya que con una glicemia por encima de los 200 mg/dl “habrá deterioro; primero necrosis y luego lesión de los tejidos circundantes en el pie; de la rodilla hacia abajo el paciente sufre de las lesiones del pie diabético porque la diabetes causa estenosis, dureza y va tapando las arterias, y al no haber flujo sanguíneo se corta la irrigación, la vida del tejido y empieza a morir poco a poco; empieza la necrosis de un dedo, si no lo recuperamos este se va secando, necrosando, pudriendo y de ahí viene la gangrena (gaseosa, líquida y húmeda) que si no atacamos a tiempo lo lleva a una sepsis que puede conllevar a amputar el hueso completo, porque esas lesiones llegan al hueso no se pueden revertir y si desaparecen del Rayos X es porque este ya perdió la vitalidad y hay que amputar”, acotó.

Calzado y alimentación

Asimismo, propiciar hábitos simples como el uso de un calzado adecuado, revisar el interior de los zapatos antes de ponérselos, evitar andar descalzos, vigilar regularmente los pies, mantenerlos limpios, cuidar la piel y las uñas, es clave para prevenir lesiones y amputaciones en pacientes diabéticos, sostiene la Organización Mundial de la Salud (OMS), esto acompañado de una buena alimentación.

“Sabemos que hoy en día por las dificultades económicas que tenemos se les hace muy difícil a estos pacientes seguir una dieta adecuada; ahora consumen más pasta, harinas, porque es lo más asequible, así que lo que hacemos con ellos es ajustarle los medicamentos, aunque muchos han mejorado precisamente por el déficit de grasa y de los factores nocivos como lo son el cigarro y el refresco, ya que por su alto costo muchos se han visto obligados a dejar estos vicios que son mortales para el diabético; mientras que otros están tan bien controlados que más bien se les baja la glicemia”, indicó.

Hiperqueratosis: Los callos son característicos de un pie diabético ocasionado por una neuropatía y actúan como un cuerpo extraño. FOTO/ CORTESÍA

Apoyo familiar

Aunado a esto, la doctora Brenda Perozo destacó la importancia del apoyo familiar considerando que la mayoría de los pacientes diabéticos pierden la visión progresivamente y si no tienen la supervisión de otro adulto, pueden lesionarse con mayor frecuencia, su salud se deteriora “y con pie diabético mucho más, ya que pierden la sensibilidad y cuando sienten dolor es preocupante porque seguro la lesión ya tomó el hueso”, enfatizó.

Perozo reiteró que las lesiones de pie diabético son de mucha observación y control metabólico, de manera que si el paciente no excede los niveles de azúcar en la sangre evita las complicaciones o estas son mínimas y puede llevar una vida tranquilo.

A propósito, en la Sala de Pie Diabético que funciona desde hace un año en el ambulatorio Andrés Eloy Blanco, brindan esta orientación al paciente que es de la comunidad o es referido por otros centros asistenciales del municipio.

“El coordinador encargado de la sala es el doctor Eliomar Córdova y con el apoyo del enfermero cubano Julio Cañadilla, así como de dos podólogos de los Centros de Diagnóstico Integral (CDI) Adolfo Martínez Guzmán, en la avenida Rafael González de Punto Fijo y José Ramón Jatem, en Las Margaritas, recibimos a los pacientes con pie diabético y se les hacen sus curas”, destacó la galena.

Debido a la pandemia, la unidad actualmente presta servicio dos días a la semana (martes y viernes) y atiende entre 28 a 30 pacientes diarios cumpliendo con todas las medidas de bioseguridad para evitar el contagio por COVID-19.


Datos de la OMS:

-Sobre el 50% de todas las amputaciones no traumáticas de miembro inferior, se realizan en diabéticos.

-El 85% de las amputaciones relacionadas con la Diabetes van precedidas de una úlcera en el pie.

-4 de cada 5 úlceras en diabéticos son provocadas por un traumatismo.

-La prevalencia de úlcera de pie es del 4 al 10% en la población diabética.


Un paciente diabético con un buen control metabólico no tiene por qué sufrir de retinopatía, nefropatía ni mucho menos de una neuropatía diabética, que es la que ocasiona el pie diabético.

Etiquetas
Mostrar más

Anailys Vargas

Periodista y Msc. en Gerencia de RRHH. Actualmente, editora de la versión impresa y digital del diario Nuevo Día.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar