Internacionales

Raúl Castro renunció a la presidencia del Partido Comunista de Cuba

El expresidente dice durante el congreso partidario en La Habana que será “un militante de base” hasta su muerte.


El informe central que presentó el viernes Raúl Castro para abrir el VIII Congreso del Partido Comunista de Cuba, en el que dijo que se despedía del poder para dar “el ejemplo”, arrojó algunas claves de futuro. La reforma económica es prioritaria y la apertura al sector privado va adelante, pero con “límites” que no precisó.

“No podemos ser ingenuos”, dijo, “hay límites que no podemos rebasar porque las consecuencias serían irreversibles y conducirían a errores estratégicos y la destrucción misma del socialismo, y por ende de la soberanía de la nación”.

El todavía Primer Secretario del Partido Comunista indicó que reactivar la economía, producir alimentos y hacer eficientes las empresas estatales eran cuestiones estratégicas en estos momentos de aguda crisis económica y cuando el país atraviesa el peor brote de la epidemia de coronavirus.

El Congreso, indicó, avanzará en “la conceptualización y actualización del modelo”, lo que obligatoriamente debe pasar por una economía mixta, con cada vez más participación de los actores no estatales. La cuestión será qué márgenes para operar tengan.

Castro se refirió también en su informe al viejo diferendo con Estados Unidos, y denunció el incremento de la hostilidad y las sanciones con la administración Trump, haciendo un guiño al gobierno de Joe Biden, justo el día en que Washington reiteró que Cuba no es su prioridad en política exterior.

“Cuba ratifica la voluntad de fomentar el diálogo respetuoso con Estados Unidos, sin que se pretenda que para lograrlo se realicen concesiones inherentes a su soberanía e independencia y ceda en el ejercicio de su política exterior y sus ideales”, aseguró Raúl Castro.

Raúl cederá su cargo como Primer Secretario al finalizar el Congreso del Partido a Miguel Día-Canel, a quien el mismo promovió como su sustito en la presidencia en 2018.

El líder comunista aseguró que aunque el no tenía “obligación alguna” de marcharse, lo hará por una cuestión de principios, aunque, dijo, seguirá manteniéndose como “militante de base del partido comunista” hasta su muerte.

“Creo fervientemente en la fuerza y el valor del ejemplo y la comprensión de mis compatriotas, y mientras viva estaré listo con el pie en el estribo para defender a la Patria, la Revolución y el socialismo”, concluyó.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar