Especiales

Lorena Padilla: «Menos catástrofe, más realidad en positivo»

Es normal sentir miedo en situaciones de riesgo potencial, “por el contrario preocúpese  si no lo ha sentido”, aseguró la psicólogo Lorena Padilla.


Una situación de emergencia de cualquier naturaleza implica un impacto psicológico muy estresante, que requiere de una respuesta que devuelva al individuo su estabilidad emocional. Eso ha sido la pandemia de la COVID-19, declarada hace más de un año.

El saberse propenso a contagiarse del virus y no saber si va a salir de esta prueba y en cuáles condiciones ha llevado a un porcentaje de la población al vivir en pánico o, cuando menos, en ansiedad.

Las personas en cuarentena han estado más propensas al agotamiento, desapego, ansiedad al saber de pacientes contagiados, irritabilidad, insomnio, poca concentración e indecisión, deterioro del desempeño laboral e incremento de gestos de renuncia.

Ante estas condiciones los primeros auxilios psicológicos se focalizan en cuatro principios básicos :

1.-La protección

2.-La conexión

3.-El trato

4.-El cuidado en crisis

salud mental
Psicólogo Lorena Padilla: “Valora el riesgo en su justa medida”. Foto / Cortesía

Así lo expone la psicólogo Lorena Padilla, quien agrega que es normal sentir miedo en situaciones de riesgo potencial, “por el contrario preocúpese  si no lo ha sentido”. Eso sí, indica, lo que tiene es que darse cuenta que el miedo viene a advertirle que necesita entrar en acción.

-¿ Cómo afrontar los miedos al desempleo, a los costos de atención médica y al hecho de padecer patologías previas?

-Me interesa resaltar la necesidad de que surja una postura menos victimizante ante esta situación y más responsable, llegando a ser capaces de promover cambios seguros y sustentables en el tiempo.

» Cambios que van desde nuestra manera de ser, de relacionarnos, de cuidarnos, de generar recursos económicos, de emprender y desarrollar ideas de negocios, que favorezcan el bienestar integral de todos.

Entrar en acción en dirección a:

1. Conservar sus rutinas, costumbres, hábitos, estilos de comportamiento (bajo premisas de cuidado y autocuidado).

2.    Tomar acción para transformar sus rutinas, costumbres, hábitos para de igual manera preservar su salud y la de otros, justo aquí entramos en un ejercicio de corresponsabilidad.

Contextos reales y COVID-19

Padilla expone que uno de los ejercicios básicos que como psicólogos han tenido que hacer para abordar este tipo de situaciones, es colocarse en el contexto real de cada persona que se acerca a solicitar acompañamiento psicológico.

»Si bien la situación del COVID-19 es una realidad de impacto mundial, la forma y el estilo de afrontamiento que sostiene cada persona resulta diferente, sobre todo por el contexto que le rodea y la manera que lo interpreta.

-¿Cómo disminuir las barreras e incrementar la adaptación?

-La capacidad para adaptarnos a nuevas experiencias resulta apremiante, además de la flexibilidad, la posibilidad de manejarnos en espacios y momentos cargados de incertidumbre, afrontando la vida con aquellos recursos personales con los que contamos, tal vez respondiendo a unas cuantas interrogantes (de las más básicas):

 ¿Cómo respondo ante lo que está ocurriendo? ¿Cómo me hago cargo de mi salud? ¿Qué hábitos necesito incorporar a mi día a día para minimizar el riesgo? ¿De qué manera me integro a esta nueva normalidad achicando la posibilidad de riesgo y contagio?

»Lo que surja como respuestas de estas preguntas, ya comenzará a ser un ejercicio personal para disminuir barreras e incrementar la adaptación.

Recomendaciones

  • Instaura hábitos saludables y de autocuidado: cuida tus hábitos de sueño, alimentación, aseo personal, hábitos de trabajo y ejercicio físico.
  • Date permiso para disminuir eventualmente tus ritmos y números de tareas.
  • Apóyate en tus seres queridos (mantén una red de apoyo).
  • Busca apoyo social si fuera necesario. 
  • Cuídate. Descansa, haz ejercicio de manera moderada, utiliza técnicas de relajación fáciles de aplicar.
  • Procura pensar de manera realista y positiva: No anticipes una consecuencia peor. No es saludable anticipar o adivinar que puede aparecer un daño mayor o una catástrofe.
  • Valora el riesgo en su justa medida.
  • Controla el tiempo de exposición a las pantallas.
  • Asegúrate de mantener un equilibrio adecuado con las actividades sin dispositivos electrónicos.
  • Empatiza con otras personas. Ayuda a los demás.
  • Cultiva la fe, vinculada a la acción (esta parte espiritual es un ingrediente de alto valor).
  • Evita la queja, entra en espacios y momentos de gratitud.
  • Busca atención psicológica en línea o presencial, si lo necesitas.
  • Utiliza adecuadamente las redes sociales. 

Coordenadas:

@lorena _ psicoach

 lorenapsicoach23@gmail.com

Perfil:

  • Psicólogo (Universidad Rafael Urdaneta, año 1998)
  • Diplomado Psicoterapia Existencial (Clapcom, año 2009)
  • Magister en Recursos Humanos (Unefa, año 2012)
  • Coach ontológico ( 2017)

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar