Ciencia

Estudio: una dosis de la vacuna reduce transmisión del COVID

Los expertos han advertido que, a pesar de los avances en la distribución de la vacuna, Reino Unido «aún no está fuera de peligro», en medio de la preocupación por las nuevas variantes.


Una sola dosis de la vacuna contra la COVID-19 puede reducir la transmisión del coronavirus hasta la mitad, muestra hoy miércoles un estudio de Salud Pública de Inglaterra (PHE, siglas en inglés).

Las personas que se contagiaron al menos tres semanas después tenían entre 38 y 49 por ciento menos de probabilidades de transmitir el virus a las personas que viven en el mismo hogar, en comparación con las que no se han vacunado, de acuerdo con el estudio.

Las personas incluidas en la investigación fueron aquellas que habían recibido una única dosis de las vacunas de Pfizer o AstraZeneca, las dos primeras autorizadas para su uso en Reino Unido.

El Dr. Peter English, consultor en control de enfermedades transmisibles jubilado, dijo a Sky News que los resultados son «sumamente alentadores».

«Ya había pruebas de que la vacunación evita que las personas se contagien. Este estudio demuestra que incluso si las personas vacunadas se contagian, tienen una probabilidad considerablemente menor de ser contagiosas y de transmitir la infección a otras personas», indicó.

 «Se trata de un conjunto de resultados muy alentadores», añadió.

El estudio, que aún no ha sido revisado por pares, incluyó a más de 57.000 personas que vivían en 24.000 hogares relacionados con una persona vacunada. Se compararon con casi un millón de contactos de personas que no se habían vacunado.

Más de 33,8 millones de personas han recibido la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus, de acuerdo con las cifras oficiales más recientes.

Mientras tanto, una cuarta parte de los adultos británicos han sido vacunados completamente, ya que el programa de vacunación de Reino Unido se ha ampliado para incluir a los mayores de 42 años.

El número de muertes relacionadas con la COVID-19 en Inglaterra y Gales en una semana descendió al nivel más bajo de los últimos seis meses, mostraron el martes las nuevas cifras de la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) británica.

Un total de 362 muertes registradas en Inglaterra y Gales en la semana que finalizó el 16 de abril mencionó a la COVID-19 en el certificado de defunción, la cifra más baja desde la semana que finalizó el 2 de octubre del año pasado, señaló la ONS.

Los expertos han advertido que, a pesar de los avances en la distribución de la vacuna, Reino Unido «aún no está fuera de peligro», en medio de la preocupación por las nuevas variantes, en particular las que aparecieron por primera vez en Sudáfrica, Brasil e India, y la tercera ola de la pandemia en el continente europeo.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar