FalcónGenerales

Últimos mensajes de José Alberto Medina, tercer sacerdote muerto por COVID

Para Medina, mientras vivamos, hay que se agradecidos por esa bendición de existir que nos da Dios.


La iglesia católica del país está de luto debido a la repentina partida de uno de sus siervos, el número 25 en lo que va de pandemia. La corianidad también está triste. Se marchó el presbítero José Alberto Medina Bernal, se fue al reencuentro con su Creador, un viaje ineludible para todos, aunque demasiado prematuro, pero dado el COVID-19, luce a la vuelta de la esquina, para cualquiera.

Primero fue el párroco de la iglesia Santo Niño, Carlos Arellanes, el 15 de enero, luego el padre Robert Medina, de la iglesia Catedral el 21 de enero, y ahora José Alberto Medina, de la iglesia San Francisco de Asís, también profesor universitario, abogado y orgullosamente venezolano, como bien lo expresara en su biografía de Twitter.

padre alberto medina
Foto / Cortesía

El 11 de marzo, en lo que fue su último mensaje por Twitter, el padre José Alberto expresó: ¡Señor, siempre tengo mi confianza puesta en ti, a pesar de las pruebas y de las situaciones difíciles, estoy seguro que tu voluntad es será siempre lo que más me conviene y que tu gracia y tu amor, me rodean todos los días. Confía en la voluntad de Dios. ¡Animo!”.

Un día antes escribió otro emotivo mensaje que queda para la posteridad como una gran reflexión.

«El amor de Dios es tan grande, que cada mañana te levanta, te motiva, te da fuerza y te transforma, para que luches cada día. Por eso con él todo lo imposible es posible, todo lo puede. Refleja ese amor de Dios en tu vida, para que otros puedan encontrarlo».

Para Medina, mientras vivamos, hay que se agradecidos por esa bendición de existir que nos da Dios.

Foto / Cortesía

“Gracias Señor por el regalo de la vida, gracias por despertarme hoy y sentir que eres tú el que llamas a la vida. Por eso hoy será el mejor día, porque tu estás conmigo y vas de mi lado ayudándome a vencer barreras y mantenerme de pie en el camino de la vida”.


¡Paz a su alma! Imploramos desde la gerencia y todo el equipo de redacción de Nuevo Día.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar