Especiales

Aveledo: “Puede ser el comienzo de la reinstitucionalización”

El Exsecretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática, Ramón Guillermo Aveledo sostiene que el nuevo CNE “es el equipo más completo cuantitativa y cualitativamente” que hasta ahora ha tenido la oposición y que “puede ser el primer paso de un recorrido largo, tortuoso, de alto riesgo, donde la vía habrá que construirla”.


Como “un pesimista esperanzado”, citando al cantautor español Joan Manuel Serrat, se cataloga el abogado y político opositor venezolano Ramón Guillermo Aveledo, al ser precisado sobre si la designación del nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE) podrá ser el inicio de la reinstitucionalización de Venezuela.

“Puede ser el comienzo de la reinstitucionalización, debería serlo, pero dependerá de sus miembros porque el trabajo pendiente es grande y enfrentará resistencias, además de dos factores políticos externos a ellos: la decisión de rectificar del grupo en el poder, cuyo control del precario aparato estatal se ha agigantado relativamente; y la inteligencia de los sectores alternativos para captar la más mínima señal de la realidad y aprovecharla”, expuso.

¿Considera que es la mejor representación que hasta ahora ha tenido la oposición ante el CNE? Esto en vista de las personalidades que fueron escogidas… 
—En todos los casos fueron concesiones del poder, si recordamos cómo se tomaron aquellas decisiones. Aunque no toda la oposición participó y en cambio estuvieron más activos sectores de la sociedad civil, esta vez hubo una negociación sin precedente, lo cual puede ser síntoma de realidades a observar con atención. Sin desmerecer a nadie, porque reconozco los méritos de Vicente Díaz y Rondón, por citar a los dos más destacados, este es el equipo más completo. Cuantitativa y cualitativamente.

»Márquez y Picón como principales, conocedores de la realidad electoral por dentro y por fuera, se complementan con suplentes de experiencias variadas y valiosas, como Martínez, Griselda Colina y Arismendi. Recordemos que ellos son minoría y que hay varias importantes asignaturas pendientes en cuanto a los organismos subalternos y la estructura del Poder Electoral.

Ramón Guillermo Aveledo
Aveledo: “Una observación electoral seria, antes, durante y después del voto, no turismo partidista con pretexto comicial, hace mucha falta”. Foto / Cortesía

—¿Cómo este CNE puede hacer para que los venezolanos recuperen la confianza en el voto?
—Una parte le toca al CNE, actuando con fidelidad a la letra y el espíritu constitucional. El venezolano no es un sistema de partido único, declara como elementos constitutivos del Estado, entre otros, los derechos humanos, la ética y el pluralismo político. Hasta ahora, el órgano electoral no ha sido coherente con esas definiciones. Ese es el reto de sus nuevos rectores.
»Otra parte le toca a los actores políticos y sociales. La democracia no es deporte o espectáculo, todos estamos en el terreno de juego. Presentar alternativas creíbles no es labor simple. Requiere ideas, estrategia, organización, acción y mucha, muchísima voluntad de entendimiento. Poner por delante lo importante y lo subalterno, dejarlo para otro día.

A juicio del exsecretario Ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la confianza en el voto radica en su utilidad para el ciudadano “y esta se basa en la confianza que se ganen los que piden mi voto, los que deben respetar el resultado y los que deben cuidarlo”.

—¿Cree importante convocar un nuevo Registro Electoral para esas elecciones?
—Al Registro se le han hecho muchas observaciones y desde hace tiempo le hace falta una auditoría a fondo. Si hay voluntad política puede encontrarse la solución técnica más apropiada para hacerlo transparente y confiable.

—¿Observación o acompañamiento internacional?, ¿Cuál debe ser la modalidad?
—Eso no es un misterio. Hay estándares internacionales para elecciones competitivas libres, limpias y justas. La Organización de Estados Americanos (OEA), la Unión Europea (UE) e incluso la Organización de Naciones Unidas (ONU) tienen experiencia. Aquí, una observación electoral seria, antes, durante y después del voto, no turismo partidista con pretexto comicial, hace mucha falta. Ayudaría a la credibilidad del proceso y a vencer la desconfianza del elector.

—¿Cómo se debe resolver la situación de algunos partidos políticos que no están en manos de sus líderes naturales?
—Devolviéndoselos. El carterismo empezó hace tiempo y se convirtió en vicio del poder. Modo de cambiar las reglas elementales. Si Cardenales, mi equipo, debe jugar una final con las Águilas, suponga, ¿Sería admisible que la directiva de los pájaros rojos escogiera a los jugadores del Zulia? Eso no sería jugar limpio.

—¿Qué piensa de las críticas y la afirmación que han hecho dirigentes opositores, académicos y actores de la sociedad civil acerca de que “no es un CNE equilibrado” como “han querido vender” y que sigue siendo sesgado hacia los intereses del gobierno?
—Equilibrado no es. Tampoco cumple estrictamente las especificaciones constitucionales, pero juzgarlo en condiciones de laboratorio es desconocer la realidad venezolana que tanto y con tan buenas razones se denuncia, fíjense en el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), los órganos del Poder Ciudadano e inclusive las muy cuestionadas elecciones de los órganos Ejecutivo y Legislativo nacionales. En lo político, luchamos por lograr una democracia que hoy no tenemos. Ese es nuestro reto como venezolanos.

—¿Qué opina de la posición de la UE al decir que la designación de este nuevo CNE es «un primer paso» en el camino hacia un proceso electoral «creíble, inclusivo y transparente»?
—Que tienen razón. Puede ser el primer paso de un recorrido largo, tortuoso, de alto riesgo, donde la vía habrá que construirla. Me gusta decir con el verso de un gran europeo, el español Antonio Machado «Caminante, no hay camino, se hace camino al andar».


Aveledo exhorta al órgano electoral a “ser coherente” con aspectos como Derechos Humanos, la ética y el pluralismo político, “ese es el reto de sus nuevos rectores”.


Puntos importantes para el proceso electoral, según Ramón Guillermo Aveledo:

1.- Auditoría a fondo, transparente y confiable del Registro Electoral.

2.- Observación electoral seria, ante, durante y después del voto.

3.- Devolverle los partidos a sus líderes naturales.

Etiquetas

Anailys Vargas

Periodista y Msc. en Gerencia de RRHH. Actualmente, editora de la versión impresa y digital del diario Nuevo Día.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar