Especiales

Isabel Frangie: “No hay guerra, sino una agresión perpetua”

Lo que sucede en el Medio Oriente, de acuerdo con la analista Isabel Frangie, “no tiene nada que ver con una ideología ni doctrina religiosa, sino meramente con unos grupos que crearon un Estado expansionista para sobreponerse en una zona donde yacen más del 70% de los recursos naturales, de las aguas internacionales, del tráfico marítimo internacional y donde es necesario tener un brazo que obedezca a los intereses imperiales”.


A juicio de la abogado internacionalista, doctora Isabel Frangie, “el gran error humano” de la Organización de Naciones Unidas (ONU) al crear la partida de nacimiento de Israel en 1947, a solicitud del gobierno británico que en aquel entonces eran el Protectorado del Medio Oriente, “fue no habérsela concedido también a los autóctonos, a los que son dueños de las tierras, a la Palestina ancestral, se quedó como una autoridad mas no como una denominación de Estado internacional y por eso fueron violentados los derechos de los palestinos árabes”, lamentó.

La analista recordó que en años anteriores, la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) se sentó en una mesa de negociación en Oslo (Noruega), donde accedió a la creación de dos estados para convivir y se acordó que Jerusalén sería la capital de Palestina.

“Pero ni siquiera eso el Estado sionista de Israel ha preservado ni ha respetado; terminó confiscando, masacrando y conduciendo un sistema nuclear que posee en esta zona supuestamente para la defensa, y cometiendo esas barbaridades, atrocidades y asedio diario contra el pueblo palestino. Y aunque todas las guerras y agresiones de crímenes de lesa humanidad están en la Convención de Ginebra y en el Pacto de Roma, esas actuaciones cometidas por Israel se simplifican y siempre han sido respaldadas por el gobierno norteamericano ante el Consejo de Seguridad de la ONU, que le ha dado el apoyo necesario para que sea el brazo aliado de Estados Unidos (EE. UU.) y de otros imperios aliados en la zona”, repudió.

Isabel Frangie: “Israel entró para la convivencia con otro Estado, pero Palestina es un punto geopolítico estratégico muy interesante”. Foto/ Cortesía

Muestra de este “asedio” contra la comunidad palestina, menciona Frangie, es el Muro de Apartheid, la Guerra del 2009, “cuando utilizaron armas no permisadas internacionalmente”, operación que ocasionó la mayor matanza de palestinos en 40 años con más de 1.300 fallecidos (en su mayoría civiles) “y hoy en día estamos viendo la acción destructiva en Gaza; es como una llave de paso que maneja Israel como y cuando le da la gana contra un pueblo despojado de cualquier arsenal. Por eso nosotros decimos que no hay guerra, no es un conflicto, sino una agresión perpetua porque cuando yo peleo algo se puede dirimir a nivel judicial ante los tribunales internacionales, pero aquí de lo que se está hablando es de una agresión grave de primer grado, criminal contra el pueblo palestino”, aseguró.

—¿Por qué justamente se da la creación de Israel en esta zona?

—Entendemos que el trasfondo de ese punto geográfico específico en el mundo es de alcance económico meramente y para dividir dos continentes gigantes que por extensión natural pueden llegar a ser una sola nación con unas potencias y reservas naturales de mucha importancia que en aquel entonces, y todavía, necesita Europa, ya que une el norte de África y Asia, donde yacen más de un 70% de los recursos naturales en el mundo. Después de la retirada del Protectorado inglés-francés y la creación del Estado israelí, este creó doctrinas donde se planteó nuevamente la división del Medio Oriente sobre razas étnicas-religiosas, lo que vimos con la Primavera Árabe y la doctrina Hattington con el choque de las civilizaciones para darle fortaleza a la presencia de un Estado sionista expansionista que entró para terminar confiscando los territorios palestinos y surgió un nuevo mapa que solamente sirve a los intereses capitalistas-sionistas internacionales.

»Fue un proceso político de enfrentamiento, de agenda política-económica internacional que se posicionaba en esta zona donde para unos el centro era Palestina y por el otro lado, la causa principal es posicionarse geopolíticamente y expandirse para la dominación de esta zona. Israel es un Estado expansionista que no tiene límites y para darle veracidad y legitimidad, era necesario crear un enemigo en la zona que podían ser los islámicos y por ende, tildar a Irán, a los chiitas, de rival número uno por apoyar a los movimientos resistentes en contra de este plan hegemónico norteamericano.

—¿Por qué han pasado siglos y las religiones no han podido garantizar la paz?, ¿Dónde queda uno de los 10 Mandamientos que es precisamente No Matar?

—Hay que resaltar algo muy importante y es que dicen que el Judaísmo es una religión que no obedece a unos cuantos metros de territorio, asemejándola al Cristianismo, que es una religión expandida por el mundo, pero el Estado de Israel no representa el ánimo ni el alcance del Judaísmo como religión. El sionismo obedece a los planes geopolíticos, estratégicos, económicos, utilizándose y sirviéndose de la religión como un método de oprimir y de sobrellevar sus planes meramente nefastos capitalistas.

Explicó que una religión no releva a la otra y que todas suman un solo mensaje que es el Teísmo (el reconocimiento de la existencia de un Dios que creó el universo) y el monoteísmo (la creencia de que existe un solo Dios).

“Por ende, decimos que lo que sucede en el Medio Oriente no tiene nada que ver con ideología ni doctrina religiosa, sino meramente con unos grupos que crearon un Estado expansionista para sobreponerse en una zona donde yacen más del 70% de los recursos naturales, de las aguas internacionales, del tráfico marítimo internacional y donde es necesario tener un brazo que obedezca a los intereses imperiales que no permite en ningún momento la unión de una sola extensión geográfica basada sobre un solo idioma que es el árabe y en una sola religión que es el Islam, aunque está el Judaísmo y el Cristianismo, pero estoy hablando de crear una potencia inmensa, brillante, que si se restablece, Europa queda aislada de cualquier riqueza basada en la expropiación de esos recursos naturales tanto de África como de Asia”, sostuvo.

—¿Cómo acabar con esta agresión entonces?, ¿Cuál es la solución?

—La OLP, representada por el gobierno palestino, ha sufrido muchas críticas desde a lo interno por sobrellevar en el tapete el derecho internacional y sublevar el ánimo de negociación, así como de las resoluciones internacionales de dirimir toda esta situación. Pero en todos los eventos, Israel ha demostrado el no respeto a las resoluciones, a las decisiones y negociaciones internacionales en ninguno de esos aspectos. Por ende, después de 75 años de resistencia, el pueblo palestino viendo que cada vez que hay un intento de aproximación de paz Israel vuelve a montar otros asentamientos, confiscaciones de tierras y de casas a los palestinos para robar y tomarlas como pertenencias de los judíos, ejerciendo la limpieza étnica en esa zona territorial y hasta en su apogeo solicitar a Jerusalén como capital de Israel, eleva mucho más el ánimo de que no se puede prosperar en mesas de negociación; solamente apegamos al ánimo de la resistencia en defensa a los territorios del sur representados por Hamás en Gaza, que ha logrado tener mayor efectividad, más que el diálogo con Israel, representado con lo que pasó en el sur del Líbano en el año 2006 con Hezbolá.

»Entonces se ha formado la esperanza a enarbolar la resistencia y prevalecer esta opción a la posición pacífica para poder establecer una relación en cuanto a correlación de fuerzas se refiere, y como siempre, estamos bajo la tipificación de un territorio ocupado, la Convención de Ginebra permite ejercer la resistencia en todos sus aspectos. Lo que pasa es que en el ánimo internacional, auspiciado por EE. UU., posiciona su fuerza a países para declarar a todo acto resistente como un acto terrorista según sus dictámenes para tildar de antisocial a cualquier ejercicio que por derecho internacional es permitido contra cualquier entidad que usurpe, que robe y que ocupe un territorio nacional.


La Frase:

“Israel es un Estado expansionista que no tiene límites”.

Etiquetas

Anailys Vargas

Periodista y Msc. en Gerencia de RRHH. Actualmente, editora de la versión impresa y digital del diario Nuevo Día.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar