FalcónGenerales

La fe no se mide por el conocimiento, va más allá

Al reconocer a un Dios Padre, es saber que somos hijos de ese Dios, que nos da ese amor y misericordia y no nos deja solo.


Este domingo la iglesia católica celebra la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, una celebración que está reflejada en el evangelio de San Mateo, capítulo 28, versículo del 20 al 26.

Y el padre Carlos Reyes, vicario Episcopal de la Pastoral y encargado de la iglesia San Francisco de Asís, dice que hablar de la Santísima Trinidad es para la iglesia un misterio, pero un misterio maravilloso que refleja a un Padre que nos ha acompañado y que ha escogido a profetas para anunciar su mensaje.

AL SERVICIO DE DIOS: El padre Carlos Reyes, encargado de la iglesia San Francisco de Asís, “ese Dios espíritu santo nos permite enteder todas las maravillas y gracia que el Señor quiere manifestarnos a cada uno de nosotros”.

Sin embargo, en el nuevo testamento encuentra a un Dijo hijo, que se manifiesta por amor para entregar su vida por la salvación de todos. Y en estos tiempos, tras del resurrección de nuestro Señor, Jesucristo ha querido dejar al paráclito, a ese espíritu santo consolador, que nos guía y regala los dones.

“Es un solo Dios que se manifiesta en tres personas, pero una sola esencia, un solo sentir, un solo andar y caminar. Es un misterio muy difícil de entender para nosotros, pero no imposible, porque la fe no se mide por el conocimiento, la fe va mucho más allá que el conocimiento”.

RECONOCER A DIOS: El mensaje es reconocer a un Dios padre, es saber que somos hijo de Dios que da amor y misericordia.

Y la palabra santa de este domingo, recuerda que de alguna manera, que al reconocer a un Dios padre, es saber que somos hijos de ese Dios, que nos da ese amor y misericordia y no nos deja solo. “Nos permite siempre, de alguna manera, sentirnos protegidos tras su presencia. Al pensar en el Dios hijo, Jesucristo, nos recuerda que somos hermanos”, dice el padre Reyes, para quien la fraternidad juega un papel muy importante en estos tiempos, donde se puede ser indiferente ante la realidad que es Dios. En ese Dios Espíritu Santo que permite reconocer desde la gracia del bautismo a ese Dios que regala sus dones, y ponernos al servicio de Dios, la iglesia y nuestros hermanos.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar