Deportes

Hace 11 años del juego casi perfecto de Galarraga

El lanzador venezolano Armando Galarraga, de Los Tigres de Detroit, retiró a los 28 bateadores que enfrentó, aunque el 27, que marcaría el juego perfecto, quedó como infiel hit tras mala apreciación de Jim Joyce.


La pizarra marcaba dos outs en el noveno inning. Los Tigres de Detroit se imponían 3-0 a los Indios de Cleveland el 2 de junio de 2010. Los 17.738 fanáticos en el Comerica Park se encontraban de pie, a la expectativa de lo que podría convertirse en una hazaña memorable. Armando Galarraga había retirado en fila a 26 bateadores y estaba a un out de conseguir un juego perfecto.

El lanzador venezolano estaba sonriente, pero al mismo tiempo concentrado. Se mostraba convencido de que estaba a un paso de convertirse en el lanzador número 21 —segundo latinoamericano— en alcanzar la perfección en la historia de las Grandes Ligas. La algarabía era evidente. Tan solo faltaba despachar al novato Jason Donald para bañarse de gloria. La repetición instantánea fue aprobada en las Grandes Ligas a partir de 2014.

La cuenta indicaba una bola y un strike. Donald conectó un rodado entre la primera y la segunda almohadilla. Miguel Cabrera tomó la decisión —arriesgada— de abandonar la inicial para fildear la bola. Galarraga cubrió su posición y atrapó el disparo de Cabrera mientras pisaba la base.

Todo parecía indicar que la pelota había llegado al guante del serpentinero antes de que el novato tocara la almohadilla. Hubo out. Cabrera y Detroit celebraban, pero solo por unas fracciones de segundo.

Luego de la jugada, el umpire de primera base, Jim Joyce, decretaba safe. No hubo ningún tipo de titubeos por parte del juez. La alegría en el Comerica Park se convirtió en abucheos. Galarraga sonreía incrédulo. Cabrera se colocaba las manos en la cabeza en señal de asombro. Hasta Donald se notaba atónito con lo que estaba pasando.

La repetición televisiva demostraba que hubo out. La cámara lenta indicaba que Galarraga capturó la bola medio paso antes de que el pie de Donald tocara la inicial. Joyce se había equivocado. Cabrera, visiblemente molesto, no paraba de reclamarle al juez de bigotes amarillos, pero ya no había vuelta atrás. El juego perfecto ya no era posible.

Armando Galarraga: 11 años de un juego casi perfecto
Jim Joyce fue uno de los árbitros más reconocidos de las Grandes Ligas, pero aquella noche se equivocó | Foto: AP

El pitcher derecho retiró al siguiente bateador y completó un juego con un solo hit. Detroit se llevó la victoria de manera contundente, pero con el sabor agridulce de que al venezolano le habían robado una hazaña histórica. En ese entonces, la revisión de jugadas no estaba implementada. No había forma de invalidar la acción de Jim Joyce, y así cantar el out 27.

Etiquetas

Gerardo Morón Sánchez

Periodista falconiano, a cargo de la fuente de sucesos, policial y judicial, también información general. Becario de la FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra".

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar