EspecialesInternacionales

“Despertó una generación cansada de abusos”

De acuerdo con la internacionalista Danitza Araujo, Colombia está sumergida en un espiral de violencia y corrupción que no le permite crecer ni desmontar estructuras adheridas al poder durante años. Por ende, ve importante la proximidad de las elecciones presidenciales para que se evidencie un cambio.


Lejana, así ve la solución a la crisis en Colombia, la profesional en las Relaciones Internacionales, Danitza Araujo Palma. Explica que si bien a un mes del Paro Nacional hay avances en los desbloqueos de varias vías del país, las jornadas de diálogos entre el gobierno nacional y el Comité Nacional del Paro no han concretado acuerdos formales.

“La solución a la crisis está lejana. Es importante resaltar que los jóvenes que se encuentran en las calles no se sienten representados por el Comité Nacional del Paro y un claro ejemplo es que pese al ‘desescalamiento’ de los bloqueos en el país, muchas de las carreteras siguen bloqueadas, entre ellas, la vía panamericana, que es uno de los corredores más importantes del país y continúa cerrada”,     

expuso.

Por otro lado, la internacionalista asegura que la voluntad del gobierno del presidente Iván Duque para encontrar una solución a la crisis a través del dialogo “es nula, sus acciones generan malestar social”, repudió.

A  propósito, Araujo citó el informe de la Organización No Gubernamental (ONG) Temblores, donde hasta este miércoles se contabilizaban 1.133 víctimas de violencia física por parte de la policía colombiana; 43 víctimas de violencia homicida presuntamente por parte de los uniformados; 1.445 detenciones arbitrarias contra los manifestantes; 648 intervenciones violentas por parte de la fuerza pública; 47 víctimas de agresión en los ojos; 175 casos de disparo de arma de fuego y 22 víctimas de violencia sexual por parte de los agentes policiales.

Danitza Araujo: “Estamos en incertidumbre porque el Presidente justifica su actuar en que ‘no lo han dejado gobernar’.

¿Se puede decir que estamos ante hechos como el Bogotazo que precedió el nacimiento de las guerrillas?

—En el marco del paro nacional, se evidencia la creación de grupos ilegales paramilitares, surgen en apoyo al restablecimiento del orden con ayuda de la fuerza pública, a través de actos violentos, por ejemplo: disparar contra la población civil desarmada, como lo hizo el ciudadano Andrés Escobar, quien en un video expresa: “Salimos a defender la propiedad privada de la Comuna 22” después de filtrarse fotos y videos donde dispara contra los manifestantes con ayuda de la Policía Nacional. Por esta razón, la escalada de violencia en medio del paro rompe el hito de negociaciones y abre una brecha social fracturando a la sociedad.

»La población civil que se manifiesta en las calles reconoce que la creación de nuevas guerrillas solo contribuye a más represión por parte del gobierno y no es la solución que tanto se espera para mejorar la situación del país.

¿Cómo queda el Acuerdo de Paz entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (Farc-EP) en toda esta situación?

—El Acuerdo de Paz se vio afectado desde los inicios del gobierno de Iván Duque cuando partidarios expresaron “hacer trizas los acuerdos de paz”, lo que hoy evidenciamos. Según el informe del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), hay casi 250 excombatientes asesinados después de la firma de los acuerdos de paz en 2016. Lo grave de la situación es que la mayoría de los asesinatos están en la impunidad, así como para los grandes empresarios que roban a diario y no hay una respuesta contundente por parte del gobierno para resolver la crisis; las instituciones están al servicio de quien maneja los recursos; hay el fortalecimiento y la financiación para continuar la guerra en zonas rurales y hoy con ayuda del Estado, la guerra es en las ciudades contra el mismo pueblo.

¿Las grandes desigualdades en la sociedad colombiana son un caldo de cultivo para estas protestas?

—Sí, Colombia es uno de los países más desiguales. Según el Índice Gini, parámetro que mide la desigualdad, Colombia pasó de 0,55 a 0,49, lo que la mantiene como uno de los países más desiguales del mundo. En medio de la crisis sanitaria, la desigualdad se agudizó, según cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), el 31,2 % de los hogares colombianos no consume 3 comidas al día, lo que aunado al alza en los productos de bienes y servicios básicos; la quiebra de pequeños y medianos empresarios debido a la pandemia, sin ningún tipo de ayuda del gobierno; la crisis sanitaria más impuestos para los pobres y menos para los ricos; y altos índices de corrupción que empobrecen a la población, todo esto hace parte del estallido social que despertó a una generación cansada de abusos.

¿Qué le exige el pueblo colombiano al gobierno de Duque?

—Que se reconozcan los abusos, las muertes y violaciones a los derechos humanos cometidos a manos de la fuerza pública. Además, que retiren la militarización en las principales ciudades y se reconozca el derecho a la protesta social como lo estipula la Constitución Política de Colombia en el artículo 37: ‘Toda parte del pueblo puede reunirse y manifestarse pública y pacíficamente. Sólo la ley podrá establecer de manera expresa los casos en los cuales se podrá limitar el ejercicio de este derecho’.

»En el marco del paro nacional, en los pliegos de peticiones se exige que se implementen los acuerdos, se garantice la vida de los defensores, excombatientes, indígenas y demás participantes en las negociaciones de paz.

Incertidumbre: Los movimientos, sociales, indígenas y jóvenes llevan más de un mes en protesta en la calle, y aunque el gobierno colombiano ofreció una mesa de diálogo, no se ve una solución cerca.


¿Es significativo para la resolución de este conflicto el hecho que ya están próximas las elecciones presidenciales?

—Sí, es importante y significativo que las elecciones estén cerca, porque la población colombiana espera un cambio a través de las urnas. Después del hecho ocurrido en el Senado y la Cámara de Representantes con la moción de censura contra el Ministro de Defensa Diego Molano Aponte, donde la mayoría de los congresistas hundieron esta iniciativa que pedían los manifestantes, lograron agudizar el desprecio por la clase política que gobierna, se siente la desolación y el abandono por parte de quienes se eligieron a través del voto popular para representar al pueblo. Por lo tanto, el cambio se debe evidenciar en las urnas, es uno de los puntos clave que la ciudadanía tiene presente.

A juicio de Danitza Araujo, el 2021 es un año crucial para evidenciar el empalme de los acuerdos, aunque hasta ahora el gobierno colombiano no ha cumplido lo pactado.


La frase:

La solución a la crisis está lejana.

Danitza Araujo.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar