Espectáculos

Larissa Vesci: la musa gitana

El conocido pintor Zaafra se inspiró en Larissa para la elaboración de su obra.


Una constante en el trabajo coreográfico y escénico de la bailarina Larissa Vesci en los últimos tiempos, ha sido el acercamiento a mujeres míticas e inspiradoras que han sido musas gitanas de génesis literaria y religiosa en el imaginario colectivo, como  Carmen, Esmeralda, Candela, Tekethusa, Kali, Sarah la Kali y la Virgen del Rocío.

Al ser consultada sobre la razón de esa inspiración, la danzarina oriunda de Aragua hizo una máxima revelación, todo proviene desde que conoció a David González López, conocido artísticamente como Zaafra, que  fue un pintor, artista plástico e ilustrador profesional español, muy ligado al mundo del flamenco, quien alcanzó fama mundial por sus retratos del Rey Juan Carlos de España, Federico García Lorca, Monserrat Caballé,  Paco de Lucía y Camarón de la Isla; y para orgullo venezolano, la  venezolana Vesci fue la última musa de este legendario pintor.

Zaafra fue un artista plástico muy ligado al flamenco.

Zaafra se inspiró en Larissa para la elaboración de su obra:  “Los ojos perciben la belleza, el corazón la siente»,  que le entregó como regalo  cuando ya los efectos de tantos años de trabajo con lo que fue su gran pasión y virtuosismo hacían mella en su salud y apagaban su vida terrenal antes de convertirlo en leyenda de las artes plásticas.

Fue en ese gesto y en lo que sintió cuando Zaafra le entregó el cuadro, cuando Larissa Vesci decidió que pasaría de ser  danzarina  inspiradora a convertirse en artista  inspirada por otras míticas bailarinas, que a partir de allí han sido la materia prima de sus obras de danza teatralizada:  ‘Musas y Duende’, ‘Musas gitanas’ y  “La danza de la vida”, en homenaje a  damas que dejaron profundas huellas en  la danza, tal como lo hace ella que deja en alto el nombre de Venezuela por Europa y Oriente Medio.      

 

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar