Especiales

Dulce Marrufo| Carabobo implicó la unidad en torno a la libertad

Carabobo fue pensada con una visión integral de lucha. La elevada  moral y el objetivo de sacar al yugo español del territorio venezolano se sobrepuso  a todos los sacrificios.


La acción bélica del 24 de junio en  Carabobo es el resultado de una campaña histórica mucho más compleja  de lo pensado,  que tuvo su antes, durante y después de 1821.

Fue la síntesis  concreta del acumulado histórico del proceso de lucha del pueblo venezolano  por la liberación,  que se inició mucho antes de 1810.

Así es como ubica este hecho histórico la doctora en Historia Dulce Marrufo, quien hace referencia a los esfuerzos que hizo el General Bolívar desde  distintos proyectos de república que dirigió entre 1810- 1819.

 “Cada uno con aciertos y desaciertos”, comenta. Se refiere al paso que se dio de luchar  inicialmente en 1810 por un proyecto de república reformista, anti popular, excluyente  centrada en la libertad como autonomía única y   exclusiva de  la élite territorial o mantuana como también se conoce,  a  una contiendan militar  para  alcanzar  una república radical popular, inclusiva  y unificadora de todos los sectores sociales, para garantizar  igualdad  y  justicia   social.

 Puntualiza Marrufo:

“Sin esclavizados ni esclavizadas, con moral y luces, en fin, un gobierno que produjera ´la mayor suma de felicidad posible”. Hubo un cambio cualitativo en el pensamiento de Bolívar.

Carabobo, visión integral de lucha

Destaca Marrufo que para El Libertador y las tropas republicanas que le acompañaron el 24 de junio de 1821, la Batalla de Carabobo  implicó grandes esfuerzos desde todo punto de vista: humano, material, espiritual, moral, económico, diplomático, estratégico, táctico, político, militar, internacional, cultural, religioso, familiar,  entre otras dimensiones.

Especifica que Carabobo fue pensada con una visión integral de lucha. La elevada  moral y el objetivo de sacar al yugo español del territorio venezolano se sobrepuso  a todos los sacrificios. “Fue una unidad  en torno a un objetivo común para todas las provincias: ser libres”. 

Proceso estratégico

Fue un proceso estratégico de organización y movilización  permanente iniciado desde mucho antes de Carabobo.

 Bastaron 45 minutos para demoler  a las tropas realistas y coronar el triunfo de los patriotas pensado durante  años,  y una continuidad que fue más allá de 1824.

“A 200 años, la retomamos para consolidar la independencia, ser  libres,  soberanos y anti- imperialistas como en el pasado colonial”, espeta la doctora y docente universitaria.

_¿Piensa que hoy vivimos momentos cruciales en la República?

_Al igual que ayer,  hoy, 200 años después,  se viven momentos cruciales en nuestro país en el contexto de una guerra multidimensional,  implantada desde el gobierno  de los EEUU y sus aliados subalternos. “Es  un solo gobierno planetario que  asume  de forma criminal”,  no admite la autodeterminación de los pueblos sino aumentar  bienes  de las élites y grupos oligárquicos,  quienes  aún odian a líderes de pueblos descendientes de sectores étnicos como nativos originarios caso de Bolivia  y  Perú, gente de pueblo, negros y negras,   y satanizan a gobiernos de corte popular,  inclusivos, no puesto a dedos por quienes se consideran dueños del mundo. 

_ ¿Soberanía e independencia son importantes en medio de una crisis de todo orden?

_Nuevamente estamos en el epicentro de los debates, luchar por mantener el legado  de nuestros libertadores, ser libres y soberanos de relacionarnos y negociar con gobiernos  aliados que respeten los asuntos internos, no injerencia en las  decisiones,   de tener nuestras propias formas de gobierno  y de democracia participativa,  entendida esta como reconocer nuestros derechos humanos como por ejemplo: la  vida, salud y educación,  entre otros. 

»Está en juego defender nuestra independencia y soberanía de todo imperio extranjero. Ayer, en 1821, la confrontación fue entre continuar con más de 300 años de   monarquía  española, o defender la república proyecto alterno de ese momento. Hoy,  siglo XXI, la lucha también se centra entre dos formas de gobierno, democracia liberal burguesa representativa o democracia popular participativa y protagónica. Allí está lo medular del  porqué en  la OEA el gobierno de Venezuela  no tiene  cabida y se nos ataca  a través de sus operadores, subordinados a los designios de la élite de poder del gobierno norteamericano.

-¿Cómo podemos hacer honor a este suceso de nuestra historia sin anclarnos en el pasado?

_Se hace honor reinterpretando  con ética  la Historia y direccionando su enseñanza para conformar y consolidar nuestra identidad nacional y  un pensamiento crítico. Se trata de  vincular, analizar los procesos históricos que acontecieron, aprender de ellos y darle un sentido de  trascendencia y no de anécdota,  que dejaron lecciones como: tener identidad nacional, amor por nuestra nación, develar los juegos de intereses de los dueños de capitales mundiales al despojar, saquear y atentan contra la vida humana de quienes lucharon y aún luchan por la independencia. Unirnos como venezolanas y venezolanas indistintamente de las posiciones partidistas y políticas que se tenga.

»En 1821, todos los habitantes de las distintas provincias se sumaron en unidad: orientales, centrales, corianos, marabinos, llaneros, barquisimetanos, andinos, canarios radicados desde  la colonia, y aliados internacionales de: ingleses, irlandeses, polacos, holandeses, curazoleños, cubanos, brasileros, colombianos, franceses, entre otros.

»Se hace honor, cerrando fila y asumir una posición de unidad en lo diverso, fortalecer la solidaridad, el respeto,  ser profundamente  nacionalista,  antiimperialista. Insisto, no perder lo estratégico, defender a nuestro país ante cualquier amenaza externa e interna.

-¿Cree que debemos inculcar en nuestros niños el amor por la historia?

-Sí, las generaciones de niños, niñas, jóvenes que están y vendrán se les tienen que inculcar valores de amor por su nación, por su territorio local, regional y nacional. Es un papel vital que obliga a padres y representantes a revisar las distintas formas despectivas, descalificadoras  que emiten producto de la guerra  comunicacional mediática que descalifica  nuestra nación venezolana.  Es una desnacionalización mental colectiva que empuja a  algunos  niños,  jóvenes y adultos  a irrespetar los símbolos patrios. Se tiene que revertir por amor a nuestra historia, lo valiente, irreverente y dignos que fueron nuestros héroes patrios y lo que somos hoy día como pueblo. Amor por la patria es transmitir valores: ética, solidaridad, hermandad.

EL PAÍS QUE VE DULCE MARRUFO

¿Cómo se el presente y hacia el futuro?

_     A pesar de  tener una situación difícil, tengo la certeza que la vamos a superar. Hay un  reacomodo de las  fuerzas a lo interno y en el plano internacional. Tenemos que  consensuar, negociar, congelar las diferencias políticas entre sectores del gobierno y la oposición moderada  para aislar y/o neutralizar los sectores violentos. Requerimos de un plan económico integral que contemple un reimpulso de la agroindustria, la agricultura, el turismo, exportar servicios en las áreas de salud, educación, petróleo en donde tenemos fortalezas.

»Tenemos que promover la inversión extranjera conservando nuestras empresas. A ello le agregaría   consolidar   la institucionalidad, fortalecer el Estado nacional, enfrentar la pandemia en medio de las agresiones, fortalecer las alianzas con gobiernos de países aliados sobre la base del respeto a la no injerencia, garantizar el derecho a la educación, salud, vivienda, alimentación como principios humanos e ir en un futuro a corto, mediano y largo plazo  hacia el impulso del aparato económico, no rentista  independiente de ingresos petroleros con otras fuentes de ingresos.

PERFIL:

Dulce Marrufo: Amor por la patria es transmitir valores: ética, solidaridad, hermandad.
  • Pedagogoga, especialista, magister y doctora en Historia, egresada de la Universidad Santa María ( Caracas)
  • Fundadora de estudios de postgrado  en Historia a nivel de Maestría y doctorado en Historia en los estados Falcón y Lara.
  • Docente titular jubilada de la Universidad Lisandro Alvarado ( Lara).
  • Dedicada como historiadora desde hace 31 años al estudio  de la Guerra Federal, inmigraciones, entre otros temas sobre el estado Falcón.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar