EspecialesFalcón

El buen periodismo se hace de forma responsable

José Enrique Robles inició en el periodismo en el área del espectáculo y la cultura, pero en un cambio de 180º, hoy está en Globovisión desde la fuente de las relaciones internacionales y la geopolítica.


El joven falconiano José Enrique Roble se abrió pasó en el ámbito informativo desde el programa Brújula Internacional, lo que inició como una pasantía para obtener el título en la Universidad del Zulia hoy se ve reflejado en la copresentación del espacio transmitido por Globovisión.

Reconoce que no ha sido un camino fácil, por tener que migrar desde Falcón hacia la ciudad capital lejos de sus familiares, pero la constancia, la determinación y el asumir las oportunidades fue la fórmula que el periodista aplicó para crecer profesionalmente.

SIN MIEDOS: Salió de su cuna natal para proyectarse y lo alcanzó con Globovisión.

“Agradezco el apoyo que le dan a las personas de Falcón, los que estamos fuera y representamos nuestro gentilicio, eso nos motiva a seguir adelante”, expresó muy enfáticamente.

—¿Cómo ha sido entrar en la fuente de la diplomacia en un mundo tan convulsionado?

-—Ha sido un privilegio entender la dinámica internacional de la geopolítica porque la diplomacia genera una oportunidad de cambio, para que en los conflictos las partes negocien, establezcan diálogos y consensos, este es el objetivo de las relaciones internacionales y en tiempos convulsionados representan cambios, encuentro, respeto y coexistencia de las diferentes visiones del mundo.

—¿Cómo es la dinámica en el programa para mostrar las soluciones?

-—Se expone las culturas, las posición políticas, los rasgos sociales, ese es el trabajo y en el programa el embajador Julio César Pineda, ha sido un propulsor de divulgar lo que ocurre en el mundo, comprender los hechos, difundir diferentes versiones para que las personas saquen sus conclusiones, también le damos voz a las embajadas acreditadas para que los representantes extranjeros conozcan a Venezuela y viceversa.

¿Es difícil trabajar del lado de un embajador?

-—El embajador Pineda ha sido una escuela, es una lumbrera, referencia indiscutible en el análisis internacional y la aproximación al mundo, durante estos tres años a su lado he aprendido a manejar situaciones y anticipar los escenarios. Él le da oportunidades a los jóvenes para que crezcan y se superen.

¿Y la experiencia en Globovisión?

-—Es un proceso enriquecedor, mi proyección profesional se la debo a Globovisión, desarrollarme y estar al frente de un programa tan importante como Brújula Internacional que es de referencia para profesionales y afines vinculados con las relaciones internacionales, es todo un honor.

¿Te has preparado para abordar la fuente?

—Me he tomado la tarea de formarme, me capacito a través de la Academia Diplomática para moverme en los hechos del mundo con mayor experticia y ha sido valioso todo lo aprendido, porque hay que valorar muchos aspectos, los orígenes para entender lo que pasa, los aportes, los retrocesos, los intereses, las ventajas y desventajas, pero ha sido una etapa de oportunidades.

¿Qué opinas del periodismo durante la pandemia?

—El buen periodismo se hace de forma responsable sobre todo en estos momentos históricos cuando atravesamos una pandemia que cobra vidas, surgen variantes, donde Latinoamérica es el continente más afectado, nuestro deber es informar pero manejar y administrar la información oportunamente y con fuentes verificables, la gente en sus casas confían en lo difundido por los medios de comunicación social, hay que entender que en estos tiempos se aflora la sensibilidad de la sociedad y somos vehículos entre las autoridades y el colectivo.

¿Cómo fue la transición de la fuente de espectáculos a la diplomática?

-—Fue una transición interesante, porque venía de hacer periodismo de cultural y de espectáculos, muy ligado tanto en Falcón con mi programa de televisión de entretenimiento, como en Maracaibo (mientras estudiaba en la Universidad del Zulia) con mi trabajo en la radio, también vinculado al entretenimiento y el humor, al principio fue un choque, porque desconocía mucho sobre la fuente internacional, no la entendía en muchos casos.

«No fue iniciar desde cero porque ya tenía experiencia en medios de comunicación, pero sí volver a comenzar, porque eso implicó tiempo para relacionarme con otra área del periodismo con mayor rigor, seriedad y compromiso. Ha sido un gran reto, pero siempre he estado dispuesto a escuchar, aprender y a superarme, de eso se trata evolucionar y cambiar«.

APRENDIZAJE VALIOSO: Entrar en la fuente diplomática le permitió conocer otros escenarios de la noticia.

“Fue mi gran oportunidad de crecer profesionalmente y no me arrepiento, ahora veo los frutos del propósito que Dios ha tenido conmigo, es una gran bendición”.

Coordenadas

@jenriquerobles

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar