Especiales

Necesitamos un periodismo que aporte soluciones

Para Jessica Dos Santos, el periodismo de hoy debe indagar en las necesidades de las mayorías, que se arriesgan a mostrar más allá de lo que todos ven.


A propósito de celebrarse hoy,  el Día Nacional del Periodista decidimos entrevistar a Jessica Dos Santos quien a la par de su labor como periodista en el diario Últimas Noticias donde escribe “las últimas noticias del amor” comparte responsabilidades como docente universitaria en el área de Periodismo Interpretativo en la Universidad Católica Santa Rosa.  

—¿Cómo se hace periodismo interpretativo hoy en nuestro país con tantas fuentes silenciadas?

—Bueno, hurgando un poco más. Siempre hay forma de obtener algunas pistas que nos den luces de la ruta a seguir. Finalmente, en eso consiste investigar.

 —¿Cómo ve la motivación de las nuevas generaciones  para estudiar periodismo?

—Quizá tengan el deseo, la pasión, pero el escenario los desmotiva. Para algunos es muy difícil, en materia de precios, movilidad, tiempo, conexión, etc, ver clases, tanto presenciales como virtuales. Otros sacan cuentas y ven que en la Venezuela de hoy puedes ganar más como cajero en un supermercado que en algunos medios de comunicación. Es lo mismo que le ocurre a cientos de colegas que han dejado de ejercer para ganarse la vida de otras formas más rentables.

—¿Qué tipo de periodismo necesitamos para comunicar en un país y un mundo caotizados?

 —Un periodismo que planteé la raíz de ese caos, con todos sus antecedentes y protagonistas, pero que además de plantear los problemas también ubique un abanico de propuestas diversas al respecto, que indague en las necesidades de las mayorías, que se arriesgan a mostrar más allá de lo que todos ven.

—¿Se ha planteado algún proyecto de crónicas pandémicas o pospandémicas?

—Participé recientemente, con una crónica sobre mi experiencia con el covid-19, en un libro titulado «Caracas Pandémica». Pero no me he planteado nada más allá, aunque si tengo algunos textos/desahogos al respecto.

—¿Si tuviera que hacer una crónica del día a día venezolano por dónde arrancaría y donde terminaría?

—Arrancaría por lo complicado que puede ser mantener el buen ánimo, el optimismo, y terminaría mostrando como siempre lo logramos, de la mano de la solidaridad. En Venezuela, cualquier cosita que en otro país tomaría 10 minutos se puede transformar en una odisea. A veces cada día parece de 72 horas y aún así hayamos las maneras de salir a flote y entre todos  ayudarnos, eso es valioso.

—¿La reconciliación de los venezolanos pasa por una crónica de amor y odio que cuesta escribir?

—Sí, creo que sí. Pero una crónica que planteé como la mayoría de los venezolanos, más allá de nuestros amores y nuestros odios, padecemos lo mismo (aunque le atribuyamos orígenes distintos a cada problema), nos parecemos demasiado, y queremos —al menos los buenos—que a todos nos vaya bien.

CONSEJO: Un buen periosdismo debe ser bisagra para aportar soluciones.

“Mantener el buen ánimo, el optimismo a veces nos cuesta, pero siempre lo logramos, de la mano de la solidaridad”.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar