Especiales

Análisis | Una invitada inusual, un acercamiento controvertido y la voluntad de diálogo: ¿Los signos de la normalización política en Venezuela?

Esta semana ocurrió la primera visita del gobierno, en los últimos 20 años, a la asamblea anual de Fedecámaras. Un hecho que se da en momentos en que se aprecia cierta estabilización económica.


Dentro de pocos meses, específicamente en abril de 2022, se cumplirán 20 años del golpe de Estado momentáneamente exitoso en contra del entonces presidente Hugo Chávez.

En aquella ocasión, de una manera pública y notoria, la patronal venezolana, llamada Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras), se erigió como el actor principal de la ejecución del golpe y, luego de su consumación, el presidente del ente, quien entonces era Pedro Carmona Estanga, se autojuramentó como Presidente de la República.

Durante las 48 horas que duró el «nuevo gobierno», al empresario le dio tiempo de disolver la Asamblea Nacional y el resto de poderes públicos, e iniciar un proceso de represión y persecución a los sujetos políticos relacionados con el chavismo.

Fracasado el breve gobierno empresarial de Carmona, en los años sucesivos no acabó la confrontación. Los nuevos presidentes de la patronal volvieron a llamar a paros y golpes de Estado, desconocieron cada evento donde era elegido el presidente de la República y mantuvieron una constante actitud abiertamente hostil e insurreccional.

El gobierno también supo devolver el golpe con una andanada de expropiaciones de diversas empresas e industrias privadas, avanzando en políticas de control económico antiempresariales y cercando de diversas formas la actividad del gremio.

Casi dos décadas después de esos hechos, un gobierno chavista sigue en pie. No pudo ser derrocado por el poder económico y los empresarios no han sido extinguidos, su organización sigue siendo la principal de su ramo, a pesar de otros intentos tutelados desde el Gobierno para aglutinar a otros sectores empresariales.

Actualmente, el conjunto de políticas de liberalización económica por parte del gobierno, en cierta forma, da la razón a las críticas que los sectores empresariales plantearon durante varios años y, en paralelo, las expropiaciones fueron borradas del léxico oficial. Del mismo modo, la patronal ha terminado de reconocer al gobierno del presidente Nicolás Maduro, a pesar de la presión internacional para que más bien respaldaran el erosionado interinato de Juan Guaidó.

Ambos parecen estar obligados, debido a sus propios intereses y dada la situación nacional, a volver a trabajar de manera coincidente y generar pasos hacia la normalización política y económica que beneficie al gobierno y los empresarios, en una Venezuela donde ya no hay renta petrolera.

En este marco de entendimiento fue que ocurrió la primera visita del gobierno, en los últimos 20 años, a la 77 asamblea anual de Fedecámaras. El hecho ocurrió el martes pasado, con la presencia de la vicepresidenta ejecutiva y ministra de Economía y Finanzas, Delcy Rodríguez, una asistencia que fue vista, cuando menos,  como un acto de relajación de la diatriba económica y política, en momentos en que se aprecia cierta estabilización económica después de más de un lustro de severa crisis. 

Una reunión y varios gestos 

En la reunión hubo evidentes puntos de acercamiento. Hablamos de los primeros gestos de encuentro después de tan agria historia de confrontaciones. 

Ricardo Cusanno, presidente saliente de Fedecámaras, expresó frente a la vicepresidenta venezolana: «A lo que aspiramos a partir de hoy es que podamos tener una relación fluida y sana. Un espacio donde, con respeto, se encuentren soluciones y se hable de inclusión».

Cusanno: "Fedecámaras no aspira ni espera réditos políticos"
Foto/ Cortesía

Carlos Fernández, nuevo presidente electo por la cúpula empresarial durante la Asamblea, expresó:

Tenemos un apoyo decidido a que se materialicen los esfuerzos de negociación que se están trabajando con la mediación. 

Carlos Fernández es el nuevo presidente de Fedecámaras
Foto/ Cortesía

Son los primeros guiños después de tantos años de choque abierto y crudo, en medio  de intentos actuales de enlodar cualquier posibilidad de diálogo.

La vicepresidenta, por su parte, anunció la instalación de una mesa de trabajo con el sector privado para lograr sustituir productos importados por los nacionales, en los rubros en los que sea posible. 

Son los primeros guiños después de tantos años de choque abierto y crudo, en medio  de intentos actuales de enlodar cualquier posibilidad de diálogo.

Lo cierto es que el evento y la presencia de la alta representante del ejecutivo da cuenta de una atmósfera que se ha venido potabilizando para ambos actores, tanto con medidas de liberalización del Gobierno que reoxigenan a sectores económicos y financieros privados internos a Fedecámaras, como una aproximación de estos mediante el desconocimiento del interinato de Juan Guaidó y en procura del trabajo conjunto con el Ejecutivo. 

Este encuentro ha levantado fuertes críticas contra la directiva de Fedecámaras, sobre todo desde actores políticos en el exilio que han comenzado a catalogar de «entreguista» a la patronal por el simple hecho de haber permitido la presencia de la vicepresidencia en la asamblea anual del ente.

La política de derecha radical María Corina Machado incluso llego a calificar de «vergonzoso» el evento y a denunciar en un largo tuit que «hacer plata en un sistema mafioso, a punta de privilegios, es fácil». «Esos no son empresarios», remató.


Perfil de Ociel Alí López:

Es sociólogo, analista político y profesor de la Universidad Central de Venezuela. Ha sido ganador del premio municipal de Literatura 2015 con su libro Dale más gasolina y del premio Clacso/Asdi para jóvenes investigadores en 2004. Colaborador en diversos medios de Europa, Estados Unidos y América Latina.

Etiquetas

Anailys Vargas

Periodista y Msc. en Gerencia de RRHH. Actualmente, editora de la versión impresa y digital del diario Nuevo Día.

Publicaciones relacionadas

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar