FalcónGenerales

Pasajeros deben exigirse en cuanto a bioseguridad

Transportistas de Coro afirman que por bioseguridad exigen el tapabocas a usuarios, pero ven difícil reducir su número porque trabajar dejaría de ser rentable.


En Coro, como en Punto Fijo y las principales capitales, ver las unidades de transporte público full, con pasajeros parados y algunos guindando, se ha vuelto habitual, y desde luego no faltan las críticas respecto al incumplimiento del distanciamiento social como medida de bioseguridad.
En Coro, debido a una flota de transporte mermada sea por unidades con alguna falla mecánica o porque los 70 litros de gasolina a la semana apenas alcanzan para tres vueltas, el ir apretujados resulta ineludible y exige de parte de cada quien, el uso obligado del tapabocas y evitar en lo posible hablar para no emitir gotículas o los bioaerosoles.

15 fiscales revisan en paradas
Fuentes ligadas al Instituto Municipal de Transporte Terrestre (IMTT) dicen contar con 15 fiscales dispuestos a diario en las principales avenidas de Coro para cerciorarse de que los transportistas no se excedan en el uso de pasajeros y exigir el uso del tapabocas.
Humberto Chirinos, chofer de la línea Velita-Centro dice que en su unidad está prohibido subir sin tapabocas, y respecto a la desinfección de la unidad, dice que lo hace antes de salir a la calle y al regresar.
Eduardo Arroyo, de la línea Eugenia-Centro refiere que durante un tiempo las autoridades apoyaban con la desinfección, pero los transportistas no quedaban complacidos puesto que el líquido que vertían no tenía ningún olor, lo que hacía era encharcar la unidad y era solo para sacar fotos.

Menos pasajeros, menos ingresos
Coinciden los transportistas en que, reducir al máximo la cantidad de pasajeros hace que trabajar sea rentable, toda vez que el dinero obtenido en cada vuelta es insuficiente para cubrir los gastos de alimentación de sus familias o cubrir gastos en repuestos, incluso para cancelar las multas de hasta Bs. 24.000.000 que a veces les imponen por alguna falta.
De momento parece que las busetas con pasajeros parados, pareciera inevitable que el uso del tapaboca, así como el hecho de la ventilación a través de ventanas que evita la conceNtración de gotícolas y bioaerosoles, ayudaría en evitar focos de contagio. Refieren expertos epidemiológicos, que el riesgo a contagiarse es mayor en zonas o áreas cerradas, a pesar de la distancia.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar