Especiales

Calidad de leche materna depende de nutrientes de la mujer

Una madre desnutrida producirá leche a costa de sus propias reservas, lo que le podría ocasionar un deterioro físico y de su estado de salud.


Es conocido que la leche materna es el mejor alimento para los recién nacidos y lactantes.

El volumen de leche materna varía ampliamente y su demanda plantea necesidades nutricionales especiales, principalmente debido a la pérdida de nutrientes a través de la leche materna.

Durante la etapa de la lactancia, las necesidades nutricionales maternas se ven incrementadas para suplir el esfuerzo metabólico derivado de la producción de leche materna.

Alimentación: Una madre desnutrida producirá leche a costa de sus propias reservas, lo que le podría ocasionar un deterioro físico y de su estado de salud.

“El esfuerzo metabólico se refiere a la síntesis de grasas, proteínas y vitaminas que se encuentran en la leche y que cubrirá los requerimientos nutricionales del niño”, explicó la ginecólogo obstetra Denise Segovia.

Por tal razón, la alimentación de la madre lactante es de gran importancia, dada la influencia que la ingesta de nutrientes tendrá sobre la calidad y cantidad de leche que se produce y sobre su propia salud.

Una madre desnutrida producirá leche a costa de sus propias reservas, lo que le podría ocasionar un deterioro físico y de su estado de salud,

advirtió Segovia.

—¿Cuál es la importancia de controlar el peso antes y después del embarazo?
—Parece ser que las mujeres con sobrepeso y obesidad previa a la gestación presentan niveles inferiores de prolactina en el posparto (hormona encargada de la producción de leche), por lo que puede verse afectada la iniciación y el
mantenimiento de la lactancia.
»Es importante controlar el peso de la mujer antes y durante embarazo, y tras el parto, y deben seguir las recomendaciones específicas para que la lactancia se lleve a cabo con éxito.

—¿Cuáles son los requerimientos nutricionales de la madre durante la lactancia?
—Los requerimientos nutricionales durante la lactancia son más elevados que en el embarazo debido al volumen y valor energético de la leche producida, ya que la secreción de 800 mililitros de leche al día tiene un valor energético aproximado de 550 kilocalorías; por tanto, el consumo calórico materno recomendado durante la lactancia es de 2.300-2.500 calorías al día para alimentar a un hijo y de 2.600-3.000 calorías para la lactancia de gemelos

—¿Cómo evitar un estado de desnutrición materna?

—Los déficits nutricionales durante la lactancia pueden afectar la producción de leche materna y en menor medida, su calidad, pues la composición de la leche depende de las reservas de la madre. Es importante que la madre mantenga un estado de nutrición óptimo para evitar un estado de desnutrición.
»Es fundamental que durante la lactancia la dieta de la mujer sea variada y equilibrada, incluyendo todos los alimentos de la pirámide nutricional. Si la dieta no es equilibrada ni variada, tendrá déficit de nutrientes, y esto va a repercutir en la calidad de la leche materna y en el correcto desarrollo del niño. La desnutrición también afecta algunas reservas de nutrientes pudiendo afectar al estado de salud de la madre.


Recomendaciones para mejorar la lactancia materna:

 Se aconseja hacer al menos cinco tomas de alimentos al día.
 Procurar durante la lactancia una dieta que aporte entre 2.300 y 2.500 kilocalorías por día.
 Para garantizar una correcta producción de leche, se debe asegurar el aporte diario extra de 700 miligramos de calcio, que equivale a 4 a 6 raciones de lácteos.
 Consumir la menor cantidad de alimentos procesados con poco valor nutricional (refrescos, chucherías, azúcar, papas fritas de bolsa, alcohol).
 Consumir alimentos ricos en vitaminas hidrosolubles (frutas, verduras) para que la leche incluya estas sustancias en su composición nutricional.
 Incrementar la ingesta de líquidos para la producción de leche.
 Es aconsejable buscar ambientes relajados para amamantar al bebé.
 Realizar actividad física suave para la recuperación del peso y la silueta de la madre (es aconsejable que la actividad física se realice después de amamantar al niño).
 Practicar algunos ejercicios específicos posparto para rehabilitar la musculatura del suelo pélvico.


Alimentos que modifican el sabor de la leche materna:

Algunos alimentos modifican el sabor o el color de la leche materna. Entre ellos: las cebollas, pimientos, espárragos, alcachofas, nabos, apio, puerro, ajo, coles, legumbres, etcétera.

Es importante controlar la reacción del bebé ante estas modificaciones de sabor, aunque no es necesario eliminar dichos alimentos si el bebé los acepta.


Perfil:

-Dra. Denise Segovia

-Médico cirujano (Unefm)

-Especialista en Ginecología y Obstetricia (Unefm)

-Ecografía Ginecológica (Cedum)


Coordenadas:

@tuginecologa_pf

Etiquetas

Anailys Vargas

Periodista y Msc. en Gerencia de RRHH. Actualmente, editora de la versión impresa y digital del diario Nuevo Día.

Publicaciones relacionadas

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar