Especiales

Mitos sobre cáncer de cabeza y cuello dificultan su prevención

El Instituto #SaludsinBulos, ha elaborado un listado con algunos de los mitos más extendidos sobre este tumor para desmontar falsas creencias.


Cada año se detectan en España 10.000 nuevos casos de cáncer de cabeza y cuello. El consumo de tabaco, el alcohol y el virus del papiloma humano (VPH) son algunos de los principales factores de riesgo.

De hecho, más del 80 % de los pacientes son fumadores y su combinación con el alcohol puede multiplicar de 10 a 20 veces la posibilidad de desarrollarlo.

Infecciones causadas por virus, como el del papiloma humano (VPH) y el de Epstein-Barr (herpes), son factores de riesgo para el cáncer de orofaringe y rinofaringe.

Todos estos factores, insisten los otorrinolaringólogos cirujanos de cabeza y cuello, son evitables, por lo que muchos tumores localizados en la zona de cabeza y cuello se pueden prevenir.

Sin embargo, los mitos que existen acerca de este cáncer pueden dificultar su prevención y diagnóstico.

“Que la gente piense que solo las personas mayores o los fumadores pueden tener cáncer de cabeza y cuello, hace que le quiten importancia para eludir factores de riesgo, cuya eliminación contribuiría a reducir las posibilidades de desarrollo”, sostiene el doctor Pedro Díaz de Cerio, presidente de la Comisión de Cabeza y Cuello y Base de Cráneo de la SEORL-CCC.

“Asimismo, pensar que no les puede pasar a ellos, hace que los posibles signos de alarma resulten desapercibidos, lo que contribuye a que su detección se haga en estadios avanzados y el pronóstico sea peor”, añade el especialista.

Conocer los signos de alarma es fundamental para obtener un diagnóstico precoz

El cáncer de cabeza y cuello se diagnostica en más de un 60 % ya en estadios avanzados de la enfermedad.

La supervivencia global es inferior al 40 % a los 5 años, y existe una probabilidad del 50-60 % de recurrencias locales a los 2 años y un 20-30 % de metástasis a distancia a los 2 años.

“Todo ello hace necesario que el diagnóstico, tratamiento y seguimiento deban ser realizados por un equipo multidisciplinar”, señala el doctor Díaz de Cerio.

Los otorrinolaringólogos cirujanos de cabeza y cuello insisten también en la importancia de conocer los signos de alarma para obtener un dignóstico precoz e iniciar el tratamiento.

“Aquellos síntomas que persisten durante más de tres semanas, como una disfonía, dolor de garganta, lesiones o úlceras en la boca, bultos en el cuello u obstrucción nasal, son susceptibles de ser revisados por un otorrinolaringólogo cirujano de cabeza y cuello, porque pueden ser signos de presencia de un tumor”, afirma el doctor.

Mitos más frecuentes sobre el cáncer de cabeza y cuello

La SEORL-CCC, junto con el Instituto #SaludsinBulos, ha localizado y desmontado algunos de los mitos más extendidos sobre el cáncer de cabeza y cuello, que tienen que ver con las causas o factores de riesgo.

Estos prejuicios pueden hacer que se le quite importancia a la hora de evitar los verdaderos factores de riesgo.

  • El cáncer de cabeza y cuello es cosa de mayores.

Falso. El aumento del tabaquismo está propiciando que se encuentren cada vez más pacientes jóvenes afectados, en relación también a que el hábito de fumar se adquiere en torno a los 14 años y se acumulan muchos años como fumador a edades más tempranas.

La aparición del VPH como factor de riesgo del carcinoma de orofaringe también ha influido en su aparición en jóvenes.

  • El cáncer de cabeza y cuello es contagioso.

Falso. El cáncer no es una enfermedad contagiosa. Sin embargo, en el caso del cáncer de cabeza y cuello existen una serie de virus causantes de infecciones que pueden incrementar el riesgo de padecer determinados tipos.

Es el caso del VPH, que puede incrementar el riesgo de cáncer de orofaringe, y del virus de Epstein-Barr, relacionado con el cáncer de nariz y garganta. Ambos virus son transmisibles, pero no siempre provocan cáncer.

  • Comer comida calentada en microondas puede provocar cáncer de garganta.

Falso. Los microondas emiten radiaciones no ionizantes y, por tanto, no causan ningún daño en el material genético de las células ni modifican la composición de los alimentos.

  • Las radiaciones de los móviles provocan cáncer de cabeza y cuello.

Falso. No hay ninguna evidencia sólida que demuestre que las radiaciones de telefonía móvil están relacionadas con la aparición de tumores de cabeza y cuello.

La radiofrecuencia  que emiten estos dispositivos no produce daño en el ADN de las células ya que transmite una radiación electromagnética no ionizante.

  • El sexo oral podría provocar cáncer de garganta.

Verdadero. El VPH, uno de los factores de riesgo de cáncer orofaríngeo, se puede contraer a través del sexo oral o coital desprotegido en cualquier momento de la vida.

Su detección en cérvix o en orofaringe es indicativa de infección, pero no del desarrollo de un tumor maligno, pues no todos los tipos de VPH tienen capacidad carcinógena.

Por lo general, el cáncer de orofaringe relacionado con el VPH se localiza en la amígdala palatina y/o en la base de la lengua y puede generar síntomas como sensación de cuerpo extraño en la garganta, dolor de garganta u oídos, o aumento de tamaño de los ganglios linfáticos.

Es importante acudir al especialista otorrinolaringólogo ante la presencia de signos de sospecha para que pueda evaluar cada caso y determinar el origen de los mismos.

  • Sólo los fumadores y personas que consumen alcohol pueden desarrollar cáncer de cabeza y cuello.

Falso. El tabaco es el principal factor de riesgo para desarrollar un cáncer de cabeza y cuello. De hecho, la mayor parte de pacientes diagnosticados son fumadores, pero esto no significa que solo estas personas puedan ser candidatas a tener un cáncer de cabeza y  cuello.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar